Blooper

Joe Biden protagonizó un nuevo blooper y su esposa Jill salió al rescate

El presidente de Estados Unidos, acaba recibir el alta por el coronavirus y sufre otro inconveniente que preocupa a los norteamericanos por sus 79 años.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
Joe Biden tiene que ser asistido por su esposa Jill Biden para poder colocarse su saco por una brisa en el aeropuerto de Kentucky (Foto: C-SPAN)

Joe Biden tiene que ser asistido por su esposa Jill Biden para poder colocarse su saco por una brisa en el aeropuerto de Kentucky (Foto: C-SPAN)

Audio nota
Escuchá la nota completa.
1 1.5 10 10

Powered by Thinkindot Audio

Joe Biden, el presidente de Estados Unidos, acaba de sufrir otro blooper. Esta vez, al bajar del helicóptero presidencial, no podía colocarse su saco por el viento en el lugar. Por suerte, viajó a Kentucky acompañada por su esposa Jill, quien lo ayudó a superar el inconveniente. Pero enseguida, sufrió otro traspié. Se le cayeron los anteojos al piso de la pista. Es un blooper más de los que viene repitiendo y la opinión pública norteamericana sigue con preocupación porque el mandatario tiene ya 79 años y piensa en una posible reelección en 2024. Además, acaba de recibir el alta tras su convalecencia por enfermar de coronavirus.

Embed

Joe Biden con un saco que no "rompió el viento"

El presidente Joe Biden aterrizó en Kentucky en mangas de camisa. Quiso colocarse el saco azul que llevaba, pero el viento le impidió pasarlo por su manga izquierda. Hizo varios intentos hasta que le pidió ayuda a su esposa, Jill, quien lo acompañó en el primer viaje fuera de Washington tras recibir el alta por el coronavirus.

biden y el saco 1.jpg
El blooper de Joe Biden, el viento le impide colocarse el saco sin ayuda (Foto: C-SPAN)

El blooper de Joe Biden, el viento le impide colocarse el saco sin ayuda (Foto: C-SPAN)

Solo con la intervención de Jill Biden, el mandatario norteamericano logró vencer al viento, que no era muy importante, y colocarse el saco en su lugar. Pero la maniobra, que se prolongó más de lo imaginado, le jugó otra mala pasada.

Un par de anteojos rebeldes para Biden

Mientras su esposa trataba de ayudarlo a calzarse la manga izquierda del saco, el presidente bajó un poco la cabeza. Joe Biden tenía puesto, además, un barbijo. En la maniobra por colocarse el saco, Biden no notó que los anteojos se le desplazaron un tanto hacia abajo por su nariz.

En cuanto tuvo el saco colocado, Jill Biden comenzó a caminar delante del presidente de Estados Unidos. El inconveniente parecía superado. Pero en cuanto quiso dar un paso, a Joe Biden, los anteojos terminaron por resbalar de su nariz y precipitarse contra el suelo de la pista del helicóptero.

anteojos mal colocados.jpg
Mientras lo ayudan a colocarse el saco, a Joe Biden se le resbalan los anteojos (Foto: C-SPAN)

Mientras lo ayudan a colocarse el saco, a Joe Biden se le resbalan los anteojos (Foto: C-SPAN)

Esta vez sí, pudo superar este nuevo blooper por sí mismo. Se agachó sin inconvenientes, tomó los anteojos y se los colocó como corresponde.

anteojos.jpg
Por prestar atención a su saco, Joe Biden descuidó los anteojos que viajan rumbo al piso (Foto: C-SPAN)

Por prestar atención a su saco, Joe Biden descuidó los anteojos que viajan rumbo al piso (Foto: C-SPAN)

No es la primera vez que le ocurren estos episodios y otros como olvidos o confusiones curiosas. Antes de este doble blooper al bajar del helicóptero, Biden también pareció olvidar que es el presidente durante un discurso después de regresar del aislamiento de coronavirus.

biden levanta sus anteojos.jpg
Joe Biden, soluciona su segundo blooper al levantar los anteojos del piso (Foto: C-SPAN)

Joe Biden, soluciona su segundo blooper al levantar los anteojos del piso (Foto: C-SPAN)

Hablaba sobre su preocupación por asegurar tres comidas en la mesa de todos los norteamericanos: De pronto dijo: “Ayudar a hacer eso es mi trabajo, también es el trabajo del presidente”. Como si se tratara de dos personas diferentes.

s