historias

Lacalle Pou celebró su victoria en Uruguay: "Necesitamos una región fuerte, pero a los dictadores les vamos a decir dictadores"

Lacalle Pou celebró su victoria en Uruguay: Necesitamos una región fuerte, pero a los dictadores les vamos a decir dictadores

El presidente electo de Uruguay, Luis Lacalle Pou, hizo este sábado un llamado a fortalecer las relaciones entre mandatarios del Mercosur y a denunciar a los "dictadores" en América Latina.

 Embed      

"En el Mercosur vamos a tener la mejor de las relaciones con el presidente argentino, con el presidente brasileño, con el presidente paraguayo para levantar a la región", prometió Lacalle Pou, de 46 años, en un acto de festejo de su triunfo en el balotaje electoral del domingo ante el oficialista Frente Amplio (izquierda).

Ante decenas de miles de personas reunidas frente al Río de la Plata, en la zona sur de Montevideo, Lacalle Pou envió un mensaje hacia otros gobiernos latinoamericanos. "Necesitamos una región fuerte con buenos gobiernos y que se lleven bien entre ellos", dijo quien asumirá el 1° de marzo un mandato de cinco años.

El líder de una coalición de cinco partidos que van desde la derecha hasta la izquierda socialdemócrata lanzó una dura crítica al manejo de la política exterior por parte del Frente Amplio.

"No importa el partido, no importa la ideología. Si nos guiamos por la ideología en las relaciones exteriores no estamos representando a todo el país. Y el interés nuestro es de todos y cada uno de los uruguayos", sostuvo.

"Está claro que en las relaciones exteriores (...) no nos vamos a hacer sentir vergüenza. Está claro lo que vamos a hacer: a los dictadores les vamos a decir dictadores, no le vamos a buscar la vuelta", enfatizó el presidente electo, que durante la campaña dijo que es una "vergüenza nacional" la posición del actual gobierno uruguayo sobre Venezuela.

El exsenador del centroderechista Partido Nacional venció con el 48,8% de los votos a su rival Daniel Martínez, que obtuvo 47,3%, terminado este sábado el escrutinio secundario habitual por parte de la Corte Electoral, que en esta elección fue determinante por la exigua diferencia de unos 35.000 votos entre los dos aspirantes a la presidencia.