Crisis Internacional

Paraguay investiga al avión venezolano: ¿cigarrillos como fachada para operaciones terroristas de Irán?

La Secretaría Anticorrupción de Paraguay cree que la carga de cigarrillos servía para encubrir posibles acciones terroristas en la región, como advirtió Estados Unidos.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
El avión de Emtrasur en el aeropuerto de Ciudad del Este. ¿Exportación de cigarrillos o algo más grave? (Foto: gentileza Aeronáuticapy)

El avión de Emtrasur en el aeropuerto de Ciudad del Este. ¿Exportación de cigarrillos o algo más grave? (Foto: gentileza Aeronáuticapy)

"Creemos que la operación de exportación de cigarrillos es una fachada para otra actividad". La frase reveladora adquiere mucha importancia por quién lo dijo. Se trata de René Fernández, titular del Secretario Nacional Anticorrupción del Paraguay.

Así se manifestó al momento de apoyar la denuncia judicial para que se investigue qué hizo el avión de Emtrasur entre el 13 y el 16 de mayo en Ciudad del Este. Varias áreas del gobierno paraguayo - incluso del Poder Legislativo - sospechan que los vuelos para exportar cigarrillos eran apenas un montaje para disimular algo más grave: posibles episodios de terrorismo.

¿Cigarrillos y algo más?

El avión estuvo sólo tres días en Ciudad del Este. Pero las actuaciones en Buenos Aires, desde que el avión quedó retenido el pasado 14 de junio en Ezeiza, abrieron una serie de pedidos en el Paraguay. Intentan reconstruir cuáles fueron los movimientos de la tripulación en Ciudad del Este.

La tripulación estaba conformada por 11 venezolanos y 7 iraníes, entre ellos su comandante, Gholamreza Ghassemi, sindicado como miembro de las fuerzas Quds iraníes, con fuertes lazos con la organización terrorista Hezbollah.

Todos ellos permanecieron durante tres días en Ciudad del Este. Como no hubo ninguna denuncia sobre sus personas, se desplazaron con total libertad todo ese tiempo. La justicia paraguaya quiere saber - tardíamente - qué hicieron esos tres días.

Pero la declaración del titular de la Secretaría Nacional Anticorrupción causó mucho revuelo. René Fernández aportó datos desconocidos hasta ahora en su denuncia:

  • El avión cargo cigarrillos, pero sólo ocupó la mitad de su capacidad
  • La empresa compradora y vendedora es la misma, propiedad del ex presidente Horacio Cartés
  • El seguro de la aeronave presentado en el Paraguay es de origen iraní
rene fernandez.jpg
René Fernández, el titular de la oficina Anticorrupción del Paraguay cree que la exportación de cigarrillos fue una pantalla para actividades mucho más graves del avión iraní (Foto: Archivo)

René Fernández, el titular de la oficina Anticorrupción del Paraguay cree que la exportación de cigarrillos fue una pantalla para actividades mucho más graves del avión iraní (Foto: Archivo)

Este último elemento seguramente llamará la atención también en la justicia argentina, que ya conoce esa información. El avión de Emtrasur es de origen iraní, pero está al servicio de la empresa venezolana en Conviasa.

Cuando el Boeing 747 aterrizó en Ciudad del Este - el pasado 13 de mayo - Fernández dijo que el seguro obligatorio era de Irán.

factura Tabesa.jpg
La secretaría Anticorrupción de PAraguay aportó un dato significativo. El seguro del avión está emitido en Irán, en una contratación en que el exportador y el importador son la misma persona (Foto: ABC Color)

La secretaría Anticorrupción de PAraguay aportó un dato significativo. El seguro del avión está emitido en Irán, en una contratación en que el exportador y el importador son la misma persona (Foto: ABC Color)

El exportador y el importador, la misma persona

La Secretaría Nacional Anticorrupción aportó como pruebas a la investigación otra documentación interesante. Los recibos de exportación y de importación de los cigarrillos que llevó el avión de Emtrasur.

Allí se ve que la operación es una venta desde la tabacalera TABESA hacia Tabacos USA de Estados Unidos. Ambas tabacaleras, en cada punta de la operación tienen un mismo dueño: Horacio Cartés, el ex presidente paraguayo.

En los documentos aportados se ve claramente que fue Tabesa, la exportadora, quien pagó el seguro de la aeronave - de origen iraní - algo que debe correr por cuenta de la importadora, en este caso, la tabacalera norteamericana. Como el dueño es el mismo, el expresidente Cartés debería explicar la maniobra.

Por extensión, la Dirección Nacional de la Aviación Civil (DINAC) y la Secretaría Nacional de Inteligencia (SNI) deben aclarar a la justicia si tenían o no la información de que tanto Emtrasur como su comandante Ghasemi se encuentran observados por los Estados Unidos.

Mientras tanto, el fiscal Manuel Doldán declaró que viene teniendo un contacto permanente con las autoridades judiciales de la Argentina, para compartir esta información.

Se habló de
s