Conflicto eterno

Polémica por la utilización de un personaje de El Chavo para desalentar la migración ilegal a EE.UU.

La embajada de Estados Unidos en México apeló a un entrañable protagonista para promover que solo se cruce la frontera entre ambos países de manera legal.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
Para intentar frenar la inmigración ilegal

Para intentar frenar la inmigración ilegal, la embajada de EE.UU. en México lanzó una polémica campaña. (Foto: Gentileza LA Times)

"Cruza legal", es la consigna para desalentar el paso de inmigrantes ilegales desde México a Estados Unidos. Es una iniciativa de la embajada norteamericana ante un problema de décadas que no tiene solución entre ambos países. Pero esta vez hay una campaña que despertó polémica: la utilización de un personaje querido en todo el mundo de habla hispana: Quico, el niño de grandes cachetes que acompañó al Chavo en la vecindad ideada por Roberto Gómez Bolaños.

Embed

Quico, contra la inmigración ilegal

A los 79 años, Carlos Villagrán, el actor que le dio vida a ese entrañable personaje, volvió a vestirse como niño para aconsejar a los mexicanos sobre los inconvenientes de intentar cruzar la frontera de manera ilegal.

cruza legal con quico.jpg
"Quico" desaconseja el cruce ilegal de la frontera entre EE.UU. y México (Foto: Captura de TV).

"Quico" desaconseja el cruce ilegal de la frontera entre EE.UU. y México (Foto: Captura de TV).

Como si el tiempo no hubiese pasado para él, el actor retoma al personaje de Quico para dos spots lanzados por la representación diplomática de los Estados Unidos. En el primero, entra en imagen con su clásico: "¡Cállate, cállate, que me desesperas!".

Enseguida advierte que tiene algo importante que decir: "No cruces la frontera de los Estados Unidos". Quico dice que puede ponerse en peligro no solo quien lo hace, sino toda su familia. Y propone el mensaje de la Embajada: "Mejor, cruza legal".

Termina el primer spot con otras expresiones del personaje que todos sabemos de memoria: "Anda, di que sí... Entonces, sí que me simpatizas".

El aviso termina con la recomendación "Cruza legal", los códigos QR para tener toda la información y cómo entrar en contacto con la embajada de los Estados Unidos en México.

Quico, también contra los "coyotes"

Así se denomina a las personas que se ofrecen para facilitar el cruce ilegal por la frontera. Cobran una importante suma de dinero y muchas veces dejan a las personas libradas a su suerte. Además, ante el menor inconveniente -por ejemplo, la llegada de guardias y agentes de migración de Estados Unidos- huyen del lugar. También están armados, pero para protegerse ellos, no se ocupan de aquellos a los que supuestamente "ayudan a emigrar".

De nuevo, Quico tiene un mensaje para estos casos. Aparece jugando con un autito y un camioncito y simula un choque y la llegada de una ambulancia. Ante ese accidente (que sucede camino a la frontera) dice: "La chusma de los coyotes siempre te dejan tirado". Para recomendar no tener contacto con ellos, apela a otra de sus clásicas muletillas: "¡Lárgate, lárgate, lárgate que me desesperas!", dice Quico para alejar a los "coyotes".

Este otro spot también termina con el mensaje de la embajada de "cruza legal a los Estados Unidos".

La campaña tuvo un recibimiento dispar por las redes. Algunos critican que ese personaje se haya utilizado para referirse a un tema que provoca sufrimiento -hay familias que se separan- y en muchos casos terminan con la muerte de quienes quieren cruzar de manera ilegal la frontera.

Le critican a Villagrán el tono del mensaje para referirse a un tema tan grave y de difícil solución. Sin embargo, en la embajada de Estados Unidos tienen otra mirada. El personaje de Quico es "eterno" y muy querido. Entonces, puede ser un elemento clave que por medio de su clásica composición, sus gestos y sus frases, instale la idea central: cruzar ilegalmente es poner en juego la vida de muchas personas.

En lo que va del año, más de 1 millón de personas han sido detenidas tratando de atravesar de ese modo de un país al otro. Los "coyotes", por su parte, cobran cifras cercanas a los US$10.000 por un "asesoramiento" completamente ilegal y sin la menor garantía de éxito ni de seguridad para las personas.

FUENTE: frontera