Inseguridad

Siguen los ataques armados en EE.UU: 2 nuevos tiroteos, 5 muertos y Nueva York estudia declararse en emergencia

Se registraron nuevos incidentes tras la masacre en una escuela de Texas, que dejó 21 muertos, 19 niños y dos docentes. La polémica escala hasta el Congreso estadounidense.
Dos nuevos tiroteos dejaron al menos cinco muertos el jueves en Estados Unidos.

Dos nuevos tiroteos dejaron al menos cinco muertos el jueves en Estados Unidos.

Un nuevo tiroteo en un hospital sorprendió a los Estados Unidos

Tiroteo en un hospital de Estados Unidos.jpg
Dos nuevos tiroteos dejaron al menos cinco muertos el jueves en Estados Unidos.

Dos nuevos tiroteos dejaron al menos cinco muertos el jueves en Estados Unidos.

Uno de los tiroteos se produjo cuando un hombre con un fusil abrió fuego en un campus del centro médico St. Francis, en Tusla, Oklahoma (estado del centro-sur de Estados Unidos) y provocó cinco muertos -incluso él mismo- y varios heridos, informaron autoridades.

"Ahora tenemos cinco muertos, incluido el atacante", publicó la Policía de Tusla en Twitter.

"Es una escena catastrófica", dijo el sargento Richard Meulenberg, según la televisora CNN y la agencia de noticias ANSA, y agregó: "Un sospechoso fue abatido. No sé en este momento si le disparamos o él mismo se disparó".

En tanto, el concejal de Tulsa Jayme Fowler dijo a la emisora local KOTV que el sospechoso se suicidó.

Embed

El segundo tiroteo fue en un supermercado Walmart

A su vez, al menos una persona resultó herida por disparos de arma de fuego cerca de un supermercado Walmart en Luzeme, en el estado oriental Pensilvania, informaron medios estadounidenses.

La policía había comenzado una persecución para hallar al agresor y el principal sospechoso era un afronorteamericano que usaba una remera azul y blanca.

La policía cerró parte de la autopista estatal 315, en los alrededores de Pittston Township, en el condado de Luzeme, para facilitar la búsqueda.

La masacre de Texas y la polémica sobre la tenencia libre de armas

En Uvalde, Texas, sepultaban a Irma García, una de las dos maestras asesinadas la semana pasada en una masacre en una escuela primaria, que dejó 21 muertos (19 niños y dos docentes). A esas víctimas se sumó el esposo de Irma, fallecido a los pocos días de un ataque cardíaco.

Irma García, de 48 años, fue una de las personas asesinada por Salvador Ramos, de 18 años que ingresó con un rifle semiautomático a la primaria Robb Elementary el 24 de mayo y desató la masacre.

Los féretros de García y su esposo, cubiertos de flores, fueron llevados a la Iglesia Católica del Sagrado Corazón de la localidad para una misa a la que asistió el secretario de Educación, Miguel Cardona.

Otras cinco víctimas, entre ellas dos niños, permanecían hospitalizadas hoy en la ciudad de San Antonio, según medios.

Epidemia de ataques armados en Estados Unidos

Esta tragedia, la última de una epidemia de violencia con armas de fuego en Estados Unidos en los últimos años, provocó llamados desesperados de distintos sectores para que el Congreso apruebe leyes más estrictas sobre la venta y la portación de armas de fuego.

El de Uvalde fue segundo ataque más letal contra un centro educativo desde el asesinato de 20 niños y seis adultos en la escuela primaria Sandy Hook, en Newtown, Connecticut, en 2012.

Según el sitio web Gun Violence Archive, hubo al menos 132 muertes y 329 heridos por armas de fuego en todo el país desde el sábado 28 hasta el lunes 30 por la noche.

Nueva York se pone en el alerta por los ataques armados

En este contexto, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, analizaba la posibilidad de declarar el estado de emergencia allí debido a la creciente violencia con armas de fuego, según el diario The New York Times.

Los incidentes con armas de fuego en la ciudad se duplicaron entre 2019 y 2021, de 777 a 1.562, y llegaron al número más alto desde 2006.

Desde que asumiera el cargo, el 1 de enero de este año, Adams reforzó la presencia policial en los subtes y reactivó una división antiarmas que había sido clausurada tiempo atrás. "Esta es la batalla de nuestros tiempos en términos de derechos civiles: debemos afrontar no solo cómo las armas destruyen individuos, sino cómo destruyen la anatomía de nuestras comunidades y de nuestras ciudades", dijo Adams meses atrás.

s