Pandemia y educación

Suba de contagios por Ómicron: ¿qué pasa con las clases presenciales en el mundo y qué se proyecta en la Argentina?

Europa y Estados Unidos debaten qué hacer tras el receso por las fiestas de fin de año. ¿Qué hará la Argentina desde marzo?
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
Las clases presenciales y la variante Ómicron (Foto: Archivo)

Las clases presenciales y la variante Ómicron (Foto: Archivo)

Como con tantas cosas que han sucedido con la pandemia, la educación también tiene en Europa un anticipo de lo que puede suceder en nuestro país. Ante la explosión de contagios por la variante Ómicron, ¿qué se debe hacer con las escuelas?, ¿deben seguir abiertas?

En Europa regresaron las clases luego de la pausa por las fiestas de fin de año, en el peor momento de los casos que se producen a diario por la variante Ómicron. Con récords de infecciones que se baten cada 24 horas. Un solo dato: en todo el mundo, este jueves hubo 2.400.000 contagios. El mayor número registrado para un solo día desde el inicio de la pandemia.

Solo en Francia, hubo 75.000 casos entre docentes y alumnos de contagios y aislamientos en el regreso a las clases presenciales. En Gran Bretaña, la vuelta a las aulas se da con la obligatoriedad reimpuesta del uso de barbijos, para directivos, personal de servicios, docentes y alumnos. En esta ola de contagios por Ómicron, el Reino Unido lleva un promedio de 200.000 contagios diarios.

¿Qué hacer con las escuelas?

Unicef, el organismo de Naciones Unidas para la Infancia, decidió colocarse a la vanguardia sobre este debate mundial. Henrietta H. Holsman Fore, su directora ejecutiva fue muy clara con su apreciación sobre la educación presencial. Reconoció que es un problema a escala planetario.

unicef y las clases.jpg

"Los casos de COVID-19 están aumentando nuevamente en todo el mundo, impulsados, cada vez más por Ómicron, una nueva variante preocupante. En medio de la creciente incertidumbre, muchos gobiernos están sopesando la posibilidad de mantener abiertas las escuelas".

Pero ante esta posibilidad - cerrar las escuelas - el enfoque de Unicef es radicalmente diferente.

las escuelas abiertas.jpg

"Una cosa es segura: otra ola de cierres de escuelas generalizados relacionados con COVID-19 sería desastrosa para los niños. 2022 no puede ser un año más de aprendizaje interrumpido. Debe ser el año en que la educación y el interés superior de los niños tengan prioridad", remarca la directora de Unicef.

En año 2020 estuvo marcado por el cierre global de las clases presenciales. En la Argentina, el cierre de las escuelas fue uno de los más largos del mundo. En todos los niveles. Fue por eso, que en su momento, el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, hizo un dramático diagnóstico de cómo impacta la falta de educación en los niños. Con el aporte invalorable que las clases presenciales suponen para la vida de relación.

Guterres habló de un desastre cultural si no se volvía a que los chicos estén aprendiendo en las aulas.

eswcuela de malawi.jpg
Una maestra da clases en Malawi, uno de los países del sur de África en donde surgió la variante Ómicron (Foto: Unicef)

Una maestra da clases en Malawi, uno de los países del sur de África en donde surgió la variante Ómicron (Foto: Unicef)

Internaciones y falta de personal

La multiplicación de contagios tiene dos consecuencias. Por un lado, los menores internados están aumentando en número en todo el mundo. Es la franja etárea que menos se vacunó hasta el momento y por lo tanto, los "blancos más fáciles" para el coronavirus.

Pero además, los adultos que se contagian, docentes y personal de ayuda o mantenimiento, no pueden ser reemplazados por la espiral de casos que se producen. Esta falta de personal provoca que las escuelas, más allá de las intenciones oficiales de seguir funcionando, tengan que cerrar porque no hay como atender a los alumnos.

En Alemania

Los alumnos debieron pasar testeos diarias en esta primera semana de vuelta a clases. Luego cada niño en edad escolar deberá superar los controles semanales. Pero el nuevo gobierno socialdemócrata, que sucedió a la era Merkel, ya se ha declarado contrario a cerrar las escuelas.

unicef.jpg
Los casos de contagios multiplicados entre el personal docente amenaza el mantenimiento de las clases presenciales (Foto: Unicef)

Los casos de contagios multiplicados entre el personal docente amenaza el mantenimiento de las clases presenciales (Foto: Unicef)

En Estados Unidos

Desde el inicio de la pandemia, el debate por los aislamientos y las clases se dio en todo el país. Especialmente por el carácter federal de ese país, cada estado defendió su autonomía para enfrentar la pandemia.

Además, durante 2020, el negacionismo del presidente Trump en su momento dividió las aguas en la sociedad norteamericana. A lo que se sumó el temor de los padres por enviar a sus hijos a clases presenciales cuando aun no se sabía nada sobre una posible vacuna.

En Nueva York, epicentro de la pandemia en los EE.UU. durante la primera ola, las clases regresaron de manera presencial con la disminución de contagios y la llegada de las vacunas. El año 2021 se cumplió casi con absoluta normalidad, salvo el pico de la segunda ola. Ahora, frente a la variante Ómicron, los estudiantes que den positivo en los testeos, continuarán con la educación a distancia hasta que puedan regresar a la escuela.

Pero siguiendo lo recomendado por Unicef, el Departamento de Educación de EE.UU. instó a los distritos escolares a tomar precauciones de seguridad para garantizar que las aulas estén abiertas para el aprendizaje presencial.

El valor de las vacunas

Las vacunas han demostrado ser efectivas contra todas las mutaciones del coronavirus hasta el momento. Aún con la variante Ómicron. Por eso, ha ido bajando la edad mínima para vacunar a los menores. Ya está fijada en los 5 años, prácticamente el comienzo de la escolarización. Por lo que la vacunación de alumnos es un política de estado difundida en todo el mundo.

El regreso de la teoría del queso suizo

El investigador español Tomás Pueyo contribuyó con dos importantes "teorías" en el inicio de la pandemia. La "danza y el martillo" para graficar períodos alternativos de aperturas y cierres cuando no había vacunas.

Y luego, el modelo del queso suizo para protegernos del virus. ... Hay diferentes barreras ( como el barbijo, el alcohol, la higiene permanente, la distancia social) que se van intercalando contra el coronavirus. Como cada una cumple una función, es difícil que el virus logre pasar todas las capas. Como en un queso suizo, puede pasar algún agujero, pero como no están todos alineados, finalmente las barreras son efectiva.

Desde 2021, las vacunas, constituyen la barrera más importante. En el caso de los chicos en edad escolar, son una capa fundamental en ese "modelo del queso suizo" para frenar al virus, sobre todo a Ómicron.

¿Y en la Argentina?

En nuestro país, el ciclo lectivo 2022 comenzará el 2 de marzo. Con la excepción de la Corrientes y la Ciudad de Buenos Aires que lo harán en febrero. Con la modalidad presencial que recién se recuperó el 2 de agosto de 2021 en la mayoría del país, salvo en la Ciudad que tuvo clases presenciales todo el año.

El ministro de educación de la nación, Jaime Perczyk, dijo: "Vamos a intentar un inicio del ciclo lectivo que sea reparador después de tanto dolor para todos. Está garantizado que comenzará el 2 de marzo y el ciclo lectivo se extenderá hasta el 20 de diciembre en 22 jurisdicciones".

La experiencia de Sudáfrica puede ser clave para saber que puede suceder con las clases en la Argentina. El 24 de noviembre se aisló la variante Ómicron. Creció exponencialmente pero a fin de 2021, los casos bajaron tan rápidamente que se dio por superada la crisis por esa mutación. La OMS advierte que los contagios suben de manera alarmante, pero no así las internaciones o las muertes por esta variante. El día jueves, el país superó los 100.000 contagios, récord de la pandemia.

Pero si el modelo sudafricano es cierto, hay razones para ser optimistas y esperar que en marzo, las clases presenciales comiencen normalmente.

s