Caos en Twitter

Twitter Blue debutó con un caos de verificaciones mientras Elon Musk no descarta la bancarrota de la empresa

El nuevo sistema para verificar las cuentas, por lo que hay que pagar, tuvo enormes fallas y se llenó de usuarios falsos que enviaron mensajes disparatados. George Bush "extraña matar iraníes" y Mario Bros hizo un gesto grosero.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
La verificación paga de cuentas de Twitter debutó con un caos de cuentas falsas (Foto: Archivo)

La verificación paga de cuentas de Twitter debutó con un caos de cuentas falsas (Foto: Archivo)

Audio nota
Escuchá la nota completa.
1 1.5 10 10

Powered by Thinkindot Audio

Elon Musk sumó un nuevo problema para su flamante empresa, Twitter. El debut de su idea de verificar las cuentas mediante el pago de 8 dólares resultó un desastre. En este caso, se trató de una "picardía universal". Twitter Blue fue tomado por miles de usuarios - sobre todo en Estados Unidos - que pagaron 8 dólares para verificar la cuenta. Pero usaron ese recurso para crear cuentas falsas a nombre de personalidades o personajes.

Desde allí publicaron cualquier tipo de mensaje - irónicos, humorísticos o hasta insultos - para dejar en ridículo al hombre más rico del planeta. Elon Musk tomó la decisión de suspender esa verificación hasta mejorar el sistema para detectar las cuentas falsas certificadas como auténticas.

Embed

Las cuentas "verificadas" pero totalmente falsas

Esto hizo que la red social se llenara de cuentas falsas, pero que aparecieron con el tilde de la certificación. Una de ellas, a nombre del expresidente norteamericano George W. Bush apareció recordando la Guerra del Golfo con un mensaje curioso:

bush falso twitter.jpg
Una de las cuentas falsas

Una de las cuentas falsas "verificadas" por Twitter Blue (Foto: cuenta falsa a nombre de George Bush)

"Extraño matar iraquíes", dice el texto, que por supuesto, no pertenece a la cuenta real del verdadero expresidente Bush.

Otra, muestra es el personaje Mario Bros, haciendo con su mano enguantada el tradicional gesta para insultar que desde Estados Unidos se "exportó" a todo el mundo.

mario bros..jpg
El popular personaje Mario Bros. en una cuenta falsa

El popular personaje Mario Bros. en una cuenta falsa "verificada" por Twitter (Foto: Cuenta falsa a nombre de Nintendo)

La cuenta apócrifa, a nombre de la empresa de videojuegos "Nintendo" recibió la "certificación" de Twitter.

Otro, un usuario auténtico reflejó el caos interno de Twitter, subiendo los mensajes de un falso Papa Francisco que incluso tiene un supuesto diálogo con Martín Lutero.

cuenta falsa del papa francisco.jpg
Mensajes verificados de un falso papa Francisco. (Foto: Cuenta de Twitter de Peter Gleick)

Mensajes verificados de un falso papa Francisco. (Foto: Cuenta de Twitter de Peter Gleick)

Twitter: el comprobante azul de certificación

Pinchando sobre el "visto" sobre fondo azul en el perfil de cualquier cuenta que lo luzca, Twitter indica quién es relevante para la plataforma y ahora, quien ha decidido pagar los 7,99 dólares que cuesta ese proceso.

En los países en que esto todavía no está disponible, los usuarios pueden perder esa categoría que certifica la veracidad de su propietario. Pero esta idea de Musk se estrenó muy mal porque se utilizó por los usuarios para crear todas cuentas falsas que fueron verificados.

¿Twitter en bancarrota?

Sobre llovido, mojado. Las malas noticias siguen para Elon Musk. En este caso, el propio magnate dio a conocer una información que sacudirá a la estructura financiera de Twitter. El hombre más rico del planeta invirtió 44.000 millones de dólares para pasar a ser el único dueño de esa red social. Anunció una etapa de grandes transformaciones y comenzó despidiendo al 50% del personal.

Pero eso no es todo. Reconoció que la situación económica de su nueva empresa es tan delicada que "no hay que descarta la posibilidad de la bancarrota".

La empresa ha perdido dinero durante la última década. También sufrió una merma en materia de publicidad en la red, que llegó a representar el 90% de los ingresos de la empresa.

Este duro diagnóstico del empresario provocó de inmediato que surgiera una pregunta elemental en Wall Street: ¿para qué invirtió una suma astronómica en una empresa que puede quebrar?

Se habló de
s