Peligro ambiental

¿Un Chernobyl en Florida? Millones de litros de agua contaminada podrían terminar en 300 casas

Las viviendas están cerca de una mina abandonada, en Florida, Estados Unidos. Trabajan contrarreloj para evitar una catástrofe.
05 de abril de 2021 - 08:46
La balsa de agua contaminada en Florida amenaza 300 viviendas. Trabajan contrarreloj para evitar una catástrofe ambiental. 

La balsa de agua contaminada en Florida amenaza 300 viviendas. Trabajan contrarreloj para evitar una catástrofe ambiental. 

Cerca de 300 casas están en peligro. Además

Cerca de 300 casas están en peligro. Además, los ambientalistas temen por una posible marea roja si descartan el agua en la bahía de Tampa, Florida.

Una represa de agua contaminada con desechos tóxicos amenaza con romperse y verter millones de litros contaminados hacia las casas cercanas y la bahía de Tampa, en Florida, Estados Unidos. Los equipos de emergencia del centro de ese Estado trabajaban este domingo para evitar una catástrofe ambiental.

Más de 300 casas y una planta de fertilización próximas a una mina de fosfato abandonada estaban bajo orden de evacuación, mientras que el gobernador de Florida, Ron DeSantis, declaró el sábado el estado de emergencia para liberar fondos y enfrentar la crisis.

Florida EEUU agua contaminada 2.png
Cerca de 300 casas están en peligro. Además, los ambientalistas temen por una posible marea roja si descartan el agua en la bahía de Tampa, Florida.

Cerca de 300 casas están en peligro. Además, los ambientalistas temen por una posible marea roja si descartan el agua en la bahía de Tampa, Florida.

"Lo que estamos viendo ahora es de prevenir, y responder si es necesario, a una situación de inundación catastrófica real", afirmó DeSantis en conferencia de prensa el domingo, tras visitar la zona en helicóptero.

Según explicó el gobernador, los trabajadores junto con la Guardia Nacional de Florida, bombeaban casi 125.000 metros cúbicos de agua de desechos tóxicos de un depósito que sufre una filtración en su revestimiento plástico. La rotura se agranda con el paso de las horas.

"Según los ingenieros del lugar, fue necesaria una descarga controlada para evitar un fallo catastrófico", indicó DeSantis. Según explicó, el agua con desechos "cumple con los niveles de calidad del agua para las aguas marinas", con la excepción de fósforo y nitrógeno.

Sin embargo, los grupos ambientales temen que una descarga en el océano de miles de miles de litros de estas aguas ricas en nutrientes puedan originar una mortífera "marea roja" o explosión de algas, que acabe con los peces y la vida acuática, además de perjudicar la actividad turística. Es porque las algas marinas crecen muy rápido en esos elementos.

El revestimiento plástico de la balsa, que contiene más de un millón de metros cúbicos de aguas residuales procedentes de dragados o de agua de lluvia, comenzó a filtrarse hace varios días.

Un colapso del depósito también podría hacer que los restos de la producción de fertilizantes, que se consideran radioactivos, contamine el ecosistema local. Se trata de yeso fosforado almacenado cerca de la zona. El mismo contiene isótopos como el radón, así como metales pesados tóxicos como el arsénico, el plomo y el mercurio.

Con información de agencias