El asesinato de Maurizio Gucci

House of Gucci: la vida y la misteriosa muerte del heredero del rey de la moda que ya está en el cine

Maurizio Gucci era el heredero del imperio de la moda y murió al recibir cuatro disparos en una de sus oficinas. Patrizia Reggiani, su exmujer, fue la autora intelectual de un crimen que conmocionó a Italia.
Marcos Marini Rivera
por Marcos Marini Rivera |
La mala relación entre Gucci y Patrizia era de conocimiento público.

La mala relación entre Gucci y Patrizia era de conocimiento público.

Maurizio Gucci fue uno de los grandes nombres de la historia en la industria de la moda. Su caso conmocionó en la década del ´90. Ahora vuelve a estar en la opinión pública gracias al la película House of Gucci, dirigido por Ridley Scott y protagonizado por Lady Gaga.

Embed

El 27 de marzo de 1995, a las 8.30 de la mañana, Maurizio Gucci fue asesinado y la noticia impactó en el mundo.

¿Cómo fue el asesinato a Maurizio Gucci?

Maurizio tenía 46 años. Como todos los días, salía de su casa para irse al trabajo. Sin embargo, lo peor le estaba por suceder. Minutos después, recibiría cuatro disparos en la mismísima puerta de su oficina, situada en uno de los barrios más elegantes de Milán.

Las primeras versiones apuntaban a que un hombre de cabello ondulado lo asesinó, según mencionaron las crónicas policiales. En principio, todo se trataba de un sicario, de acuerdo a las pericias de la policía. Pero había un nombre que Maurizio Gucci conocía bien y era quien estaba detrás del macabro plan: Patrizia Reggiani, su exmujer.

Gucci 1.jpg
El cuerpo sin vida de Maurizio Gucci es trasladado en pleno centro de Milán.

El cuerpo sin vida de Maurizio Gucci es trasladado en pleno centro de Milán.

Giuseppe Onorato era el encargado del edificio y se encontraba barriendo la vereda. Fue testigo de toda la tragedia e incluso también recibió dos balazos en el brazo izquierdo por parte del asesino, que de inmediato se subió a un auto y escapó de manera desesperada por las calles de Milán. Onorato llegó hasta donde se encontraba tendido Gucci y trató de asistirlo.

Ya no había quedaba nada por hacer.

El multimillonario nieto del creador del imperio Gucci moría de esa manera a los 46 años.

El papel de Patrizia Reggiani

Las sospechas sobre la autoría intelectual del asesinato apuntaron a Patrizia Reggiani, quien jamás pudo superar la pérdida de status que significó el divorcio de un Gucci.

Algunos de los adjetivos que la describen, la pintan como una mujer fría, calculadora y con una ambición desmedida de poder. Sin embargo, su vida siempre estuvo llena de altibajos. Ella quería tener un status social bien alto, sin importar las consecuencias que eso le iba a traer. El día que Maurizio Gucci le comunicó que se iba con otra mujer, enseguida se aceleraron en Patrizia sus sentimientos de odio y de venganza.

Gucci 5.jpg
La familia Gucci: Maurizio, Allegra, Alessandra y Patrizia.

La familia Gucci: Maurizio, Allegra, Alessandra y Patrizia.

Años después, se comprobó que Patrizia planificó el crimen de su marido. El caso estaba en todos los medios de comunicación. Un día, la misma Patrizia sorprendió a todos con la frialdad que narraba los hechos. Los periodistas le preguntaban el por qué de la contratación de un sicario y por qué no lo había hecho ella misma: “Mi vista no es tan buena y no quería fallar”, afirmó con crudeza. Una frase que alcanza para describir quién era Patrizia Reggiani.

Una condena de 29 años de prisión

La policía también contaba con pruebas reales de que Patrizia Reggiani había ordenado matar a su exmarido y que por eso había pagado a un sicario la suma de 375.000 mil dólares para que cometan el crimen

Finalmente, en junio de 1998, fue juzgada por un tribunal de Milán y en noviembre de ese mismo año, Patrizia, junto a cuatro cómplices, fue declarada culpable del asesinato de Maurizio Gucci. La condena que recibió fue de 29 años de prisión.

Patrizia había nacido en un pequeño pueblo italiano en las afueras de Milán. Su madre trabajaba como camarera, mientras que a su padre biológico no lo conoció. En sus primeros años, su estilo de vida fue sencillo, sin nada de lujos. Sin embargo, la situación cambió cuando su madre se casó con Ferdinando Reggiani, un empresario dedicado a la industria del transporte. En ese entonces, ella tenía 12 años.

Gucci 9.jpg
Las sospechas sobre la autoría intelectual del asesinato apuntaron a Patrizia Reggiani.

Las sospechas sobre la autoría intelectual del asesinato apuntaron a Patrizia Reggiani.

Con el nuevo matrimonio de su madre, y en un intento de agradar a su hija adoptiva, Reggiani comenzó a llenarla de regalos caros y muy ostentosos. Su estatus social se elevó y ella empezó a relacionarse con la gente de clase alta, incluyendo a los Gucci.

En una de estas fiestas, en 1970, conoció a Maurizio Gucci, con quien tendría una relación que culminaría en matrimonio apenas dos años después. Pero hubo alguien que nunca estuvo de acuerdo con la relación. Era Rodolfo Gucci, padre de Maurizio, que captó de inmediato que en la mirada de Patrizia había algo que no le terminaba de cerrar. Rodolfo Gucci pensaba que solo le interesaba el dinero de la familia. Y no se equivocó.

Gucci 4.jpg
El multimillonario nieto del creador del imperio Gucci murió a los 46 años.

El multimillonario nieto del creador del imperio Gucci murió a los 46 años.

La vida del matrimonio Gucci-Reggiani estaba llena de ostentación, con propiedades en todas partes del mundo, los mejores vehículos, joyas en cantidades y las mejores ropas. De esa unión tuvieron dos hijas: Alessandra y Allegra.

“Nunca trabajé en mi vida y no tengo la intención de empezar ahora”

Cuando llegó el momento del juicio, todo tuvo una enorme repercusión mediática y a Patrizia se la empezó a conocer como la "viuda negra de la moda". Las hijas de Patrizia llegaron a pedir que la sentencia fuera anulada, alegando que su madre había quedado trastocada por un tumor cerebral que había sufrido, y que eso podría haber afectado su personalidad. La sentencia, lejos estuvo de ser anulada. Pero si fue reducida a 26 años. Patrizia intentó suicidarse, pero los guardias de la cárcel lo evitaron.

La mala relación entre Gucci y Patrizia era de conocimiento público. En 1984, Maurizio abandonó a Patrizia para irse a vivir con Paola Franchi, su amante, algo que Patrizia nunca pudo aceptar. A partir de ahí, ella solo se dedicó a amenazar a Maurizio con publicar un libro en el que contaría toda la verdad y la cara más oscura de la familia Gucci.

Gucci 7.jpg
“Prefiero llorar en un Rolls Royce que ser feliz en una bicicleta”, fue la célebre frase que dijo Patrizia en una entrevista televisiva

“Prefiero llorar en un Rolls Royce que ser feliz en una bicicleta”, fue la célebre frase que dijo Patrizia en una entrevista televisiva

En 2011, Patrizia tuvo la oportunidad de salir en libertad condicional. Pero para poder hacerlo, debía encontrar un trabajo. Una frase la pinta de cuerpo entero: “Nunca trabajé en mi vida y no tengo la intención de empezar ahora”, fue una frase que le dijo a su abogado. Lejos de importarle las consecuencias, decidió quedar encerrada otros años más.

En 2014, modificó su manera de pensar y abandonó la cárcel para comenzar un trabajo de media jornada en la joyería Bozart, donde se desempeñó como asesora de estilo. Recién en 2017, Patrizia recuperó su libertad y continuó con algunos problemas legales. En su cabeza aspiraba a seguir recibiendo una compensación anual de casi un millón de dólares que había arreglado al divorciarse de Maurizio. Sus hijas, Alessandra, de 43 años, y Allegra, de 39, que no tienen diálogo con su mamá, se negaron.

Gucci 8.jpg
Tumba de Maurizio Gucci en St. Moritz, Suiza, 1997.

Tumba de Maurizio Gucci en St. Moritz, Suiza, 1997.

Ahora tiene 72 años y nunca ha confesado su culpabilidad públicamente. Una frase define su ambición desaforada: “Prefiero llorar en un Rolls Royce que ser feliz en una bicicleta”. Esa frase célebre la dijo en una entrevista televisiva cuando formaba parte de lo más alto de la élite italiana.

House of Gucci y la mirada de Patrizia Reggiani

La viuda del diseñador italiano cuestionó a Lady Gaga por interpretarla en House of Gucci sin siquiera haberla conocido. Sobre la película, Patrizia llegó a decir: “Estoy bastante molesta por el hecho de que Lady Gaga me esté interpretando en la nueva película de Ridley Scott sin haber tenido la consideración y la sensibilidad para venir a conocerme”. Y finalizó: “No es una cuestión económica, pues no obtendré ni un centavo de la película. Es una cuestión de sentido común y de respeto”.

s