A24

"Miente todo el tiempo, no le creo nada": el duro testimonio contra la embarazada de trillizos

La mujer embarazada, Yésica Cuevas, era buscada intensamente en Berazategui tras desaparecer cuando tenía que asistir a una cesárea programada.

Miente todo el tiempo

"Miente todo el tiempo, no le creo nada": el duro testimonio contra la embarazada de trillizos. (Foto: captura)

Luego de once días de búsqueda, este viernes encontraron a Yesica Cuevas, la mujer embarazada que había desaparecido en Berazategui. La hermana del denunciado, Eduardo Javier Balmaceda, dialogó en exclusiva con A24 y brindó detalles del caso que generó incertidumbre durante semanas: "

"Para decir hay mucho, nos metió en esto. Pasamos de estar esperando a mis tres sobrinos a estar en esta película de terror", comenzó diciendo Liliana Balmaceda.

En ese marco, sostuvo: "Es una mujer siniestra, no se le cae una lágrima. Miente todo el tiempo, no le creo nada. No entiendo de donde saca esta historia, qué mente puede crear todo esto y acompañada de una abogada, que también miente a la par de ella".

La palabra de Yésica Cuevas

Yésica Cuevas, en diálogo con A24, contó su versión de los hechos. La mujer denunció que el 10 de diciembre perdió su embarazado de 34.5 semanas tras los golpes de su marido, que habría tenido el parto en su casa y que cuando despertó, Balmaceda le dijo "que habían muerto, que él se había encargado y que no piense más en eso".

"Él dice que no hay pruebas en el Evita porque era una mentira suya que yo iba a parir ahí, siempre me hizo atender particular en un privado", denunció.

"Yo le decía, ¿qué vas a hacer el 29 de enero cuando supuestamente tenga que tener a los bebés? Él me decía que algo se le iba a ocurrir. Yo creía que me iba a matar, no me deja salir sola a ningún lado, me tenía encerrada. Mi vida era un infierno y no pude denunciar lo que pasó con mis bebés", relató entre lágrimas.

Por último, añadió: "Vivía amenazada que si yo me iba, me iba a buscar y encontrar, me iba a matar. Yo el 10 de diciembre doy a luz a mis bebés en esa casa y me da agua, me da zapatillas y cuando me despierto me dice que él se había encargado y que mis bebés estaban muertos. Mi vida se convirtió en un infierno y yo tenía que seguir fingiendo que estaba embarazada. Yo tuve a mis hijos y perdí mucha sangre".

Se habló de