Inseguridad

Indignación con el Gobierno, disturbios y gases lacrimógenos: todos los detalles de la manifestación en Ramos Mejía

Ayer los vecinos pidieron Justicia por el asesinato de Roberto Sabo y protagonizaron momentos de tensión con la Policía.
Este lunes

Este lunes, desde la tarde, los vecinos pidieron por justicia por Roberto Sabo y la Policía intentó dispersar la protesta con gases lacrimógenos (Foto: Telam).

Momentos de tensión se registraron el lunes por la tarde noche entre los vecinos de Ramos Mejía y la policía, en medio de una protesta de personas reclamaban Justicia y mayor seguridad tras el crimen del kiosquero Roberto Sabo. La protesta generó tal masividad que las fuerzas de seguridad lanzaron gases lacrimógenos para intentar contener la marcha. Hubo corridas y empujones. Al menos un policía resultó herido y un camarógrafo de TV sufrió un corte en la cabeza.

Embed

La masiva protesta en reclamo de justicia y seguridad por el clima de Roberto Sabo había comenzado con algunos forcejeos y empujones. A medida que fueron llegando manifestantes, el refuerzo policial frente a la comisaría, sobre Avenida de Mayo, se hizo más amplio.

En medio de los reclamos de los vecinos y otros familiares de víctimas de la inseguridad volaron algunas botellas y la policía respondió con balas de goma y gases lacrimógenos. Eso desató corridas y más furia de los vecinos que comenzaron a gritar "Que se vayan todos, que no quede ni uno solo".

Habló la pareja del kiosquero muerto en Ramos Mejía: "Nosotros nos vamos a encargar de hacer justicia"

Viuda kiosquero.jpg

Vecinos de la localidad de Ramos Mejía manifestaron contra la inseguridad tras el asesinato de Roberto Sabo, un kiosquero de 45 años cuya vida fue arrebatada por un delincuente que está detenido por la Justicia. En las últimas horas, la viuda del fallecido, Patricia, habló en exclusiva con A24 sobre lo ocurrido y se expresó al respecto. "Lo único que queremos es justicia por las dos personas que hicieron esto", aseguró en diálogo con Viviana Canosa.

En ese sentido, hizo referencia a las declaraciones del principal imputado, Leandro Daniel Suárez, sobre la posibilidad de ser condenado a cadena perpetua. "Que se quede tranquilo que si él sale lo matamos nosotros, tranquilamente. A él y a la mujer que tenía 15, 16 años los que tenga. Si la mina esa no queda adentro, nosotros nos vamos a encargar de hacer justicia", expresó.

"Un pibe buenísimo, no tenía problemas con nadie, no hay una persona en todo Ramos Mejía que no lo quería", aseguró la mujer sobre su pareja. También hizo alusión a un diálogo que mantuvo con el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, en el que le cuestionó la inimputabilidad de la cómplice del autor del crimen. "¿Qué pasa si un familiar o un conocido mío que tenga 15 años va y la mata a ella?", sostuvo.

"Para mí lo que tenemos que hacer en este país es hacer justicia con mano propia. Porque la policía no nos protege, nadie nos protege, no hay un político en toda la Argentina que se focalice en la seguridad", continuó durante la entrevista. Por otro lado, también se refirió al negocio que la familia mantenía y cómo cualquiera de sus integrantes podría haber ocupado el lugar de Roberto. "Si se llegó a llevar 10 mil pesos es mucho", declaró sobre el botín que podrían haberse llevado los delincuentes.

"Lo único que quiero es justicia y que esto se termine de una vez, porque vamos a salir a reventar gente por mano propia. Lo vamos a tener que empezar a hacer", expresó Patricia nuevamente.

"Me quiero morir": declaró el ladrón acusado de matar al kiosquero de Ramos Mejía y pidió que no le den perpetua

ramos mejia.jpg

El acusado de asesinar de al menos seis disparos al kiosquero Roberto Sabo, durante un asalto cometido ayer en la localidad bonaerense de Ramos Mejía, se negó esta tarde a declarar ante el fiscal de la causa, lloró y pidió que por favor no le "pidan prisión perpetua", informaron fuentes judiciales.

Se trata de Leandro Daniel Suárez, de 29 años, que estuvo 6 años preso por un robo y recuperó la libertad en agosto del año pasado y a quien ahora el fiscal Federico Medone, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Homicidios de La Matanza, le imputó el "homicidio calificado" del comerciante, delito que prevé la pena máxima.

"Por favor, no me pidan la prisión perpetua. Me quiero morir", fueron las palabras que utilizó el acusado, según una fuente de la investigación, en su indagatoria ante el fiscal Federico Medone, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Homicidios de La Matanza.

Voceros judiciales informaron que Suárez fue imputado del "homicidio agravado criminis causa, por el uso de arma de fuego" de Sabo y también de "robo calificado -dos hechos-, hurto de vehículo, portación ilegal de arma de fuego de uso civil, portación ilegal de arma de guerra", todo ello agravado por la "participación de un menor de edad".

Tras negarse a declarar, el juez de Garantías 5 de La Matanza, Gustavo Banco, ordenó que el acusado siga formalmente detenido por todos esos delitos mientras se resuelve su situación procesal.

s