icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

Alberto se para en el centro del Frente, dirime peleas internas y no descarta una quita en la deuda

Alberto se para en el centro del Frente, dirime peleas internas y no descarta una quita en la deuda
El Presidente toma el centro de la escena.

Luego de fuertes roces internos recientes, el presidente Alberto Fernández procura quedar parado en el centro del Frente de Todos, administrar y conducir el conflicto permanente entre peronismo y kirchnerismo. Procura restablecer las relaciones con el mundo y apuesta todo a resolver para abril la renegociación de la deuda con el FMI y con los tenedores privados, para los cuales, ahora se admite en la Casa Rosada, no se descarta una importante quita de capital.

Lo que dijo el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz en el Foro Económico de Davos el lunes 20 no estaba lejos de la realidad. “La quita es una posibilidad si no se pueden estirar los plazos o bajar las tasas”, confiaron a A24.com en la Casa Rosada.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, suele comentar que tiene que cumplir dos de tres condiciones: estiramiento de plazos de pago, reducción de tasas o quita de capital. Si se dan las dos primeras, no habrá quita. Si alguna de esas no se cumple, sufrirá el capital.

“Stiglitz habla mucho con Guzmán, pero tampoco es el vocero del ministro y menos del Gobierno. La quita es una posibilidad, pero no un hecho”, señalaron altas fuentes oficiales. “Tiene que haber recortes significativos. Sería una fantasía pensar lo contrario", había dicho Stiglitz.

El Presidente busca dar vuelta la página de las reyertas internas con el kirchnerismo duro. “Quedaron superadas las internas sobre la existencia o no de presos políticos. El que conduce es Alberto y lo más importante es que dijo que no hay presos políticos; ni somos aliados de Irán ni encubrimos el atentado ni la muerte de Nisman”, señaló un funcionario que convive a metros del jefe del Estado.

El ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, y la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, identificados con el kirchnerismo duro, habían denunciados que había aún presos políticos: Milagro Sala, Amado Boudou y Julio De Vido. “Para eso, deberían ser presos a disposición del Poder Ejecutivo y es un disparate”, razonó un ministro albertista. Fin de la discusión.

También la kirchnerista ministra de Seguridad, Sabina Frederic, había planteado que no había que calificar al Hezbollah como organización terrorista y que había que revisar la pericia de Gendarmería en el caso de la muerte del fiscal Alberto Nisman. “Con el viaje a Israel, queda claro que no somos antisemitas y que no vamos a encubrir a nadie”, desautorizan. “Se hace lo que dice Alberto; y Cristina estaba de acuerdo con el viaje por la conmemoración del Holocausto judío”, señalan.

Un desafío importante es la reforma en la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), liderada por la kirchnerista Cristina Caamaño. “Se dedicará a investigar el exterior”, dicen en Balcarce 50. Pero fuertes versiones dicen que volvieron a circular viejos agentes de inteligencia que protagonizaron la guerra de espías contra Antonio “Jaime” Stiuso y hoy aparecen investigados en la causa de la muerte de Nisman en cruces de llamados.

“Esperamos que no haya agentes sospechados. Los que nos espiaban a todos nosotros deben quedar afuera. Caamaño va a hacer un trabajo de limpieza”, aseguran a metros de la oficina de Alberto. “El único objetivo de Alberto es que no haya más grieta”, agregan.

Pero las fisuras están expuestas en los niveles subalternos. La renuncia del jefe del Gabinete del secretario de Energía, Sergio Lanziani, conmovió a la Casa Rosada. Federico Martelli atribuye su salida a que se compitió en las PASO para intendente de La Plata en el Frente de Todos contra Victoria Tolosa Paz y contra Florencia Saintout, de La Cámpora.

Tolosa Paz es directora del Consejo Federal de Políticas Sociales y esposa de Enrique “Pepe” Albistur, amigo del Presidente. Finalmente Saintout le ganó por 700 votos a Tolosa Paz, pero perdió luego contra el candidato de Cambiemos, Julio Garro. Albistur considera que Martelli impidió que el peronismo se quedara con la intendencia de La Plata.

Lanziani responde a Alberto Fernández pero Martelli también es fundador del Grupo Callao. Hay una guerra de albertistas. “Albistur no podía pretender que Martelli no compitiera. Tolosa Paz perdió por Saintout y no por Martelli. Y quién sabe dónde iban esos 700 votos…”, se dijo en la intimidad de la Casa Rosada. “Eso fue una interna muy mal manejada por Lanziani”, sentenciaron en Balcarce 50. Todos perdieron.

En lo político, cobró un papel relevante el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello. Atiende reuniones de embajadores, empresas y productores petroleros extranjeras, norteamericanas, japonesas, chinas o alemanas, que el Presidente no puede atender. Es el alter ego de Alberto Fernández. Casi un jefe de Gabinete en las sombras. Fue quien gestó con la embajadora de Israel, Galit Ronen el viaje del Presidente a ese país, donde ayer se cruzó con varios mandatarios de países centrales.

También Vitobello articuló junto a la Cancillería las visitas de Alberto Fernández al Vaticano, Italia, España, Francia y posiblemente Alemania. En tanto, el canciller Felipe Solá irá el 12 de febrero a Brasil para visitar a su par de ese país, Ernesto Araújo. Será la antesala de la reconciliación con el presidente conservador Jair Bolsonaro. Fernández quiere recomponer el Mercosur, la relación con Brasil y resolver la deuda.

El 31 de marzo, la renegociación de la deuda con el FMI y los tenedores privados tiene que estar medianamente encaminada. Mientras tanto, se apunta a calmar la macroeconomía, desacelerar la inflación, lograr superávit comercial, un dólar competitivo y una reducción del déficit y una apreciable reactivación del consumo para mejorar las inversiones.

La mayor parte de los vencimientos de 37.000 millones de dólares de este año son en el segundo semestre. “Por eso es clave encaminarlo en marzo”, señalan en el Palacio de Hacienda.

Hay vencimientos menores del FMI para este año. El grueso de los repagos de los 44 mil millones tomados del Fondo es en 2021 y 2022. Pero el acuerdo con el FMI encamina la deuda con los privados. No arriesgan qué porción de aceptación seria interpretada como un éxito para el Gobierno.

El Presidente también apuesta a resolver la ecuación fiscal. Luego del “impuestazo” a la clase media, al campo y algunos sectores empresarios, ahora la directora de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, prepara un plan para ampliar la base tributaria. Salir a cazar fuera del zoológico. Se preparan nuevas medidas para combatir la evasión en distintos impuestos y se anunciará la moratoria a las pymes la semana que viene, que en conjunto tienen una deuda impositiva de 600 mil millones de pesos. No alcanza con cobrar más impuestos, sino encontrar más contribuyentes.

por Mariano Obarrio
SUBIR

NWS

Ovación

Show