Encendido discurso

Alberto Fernández, en Tucumán: disculpas a Bolivia, críticas a Macri y ¿un mensaje a Máximo Kirchner?

En el acto central por el Día de la Independencia, el presidente hizo referencia a la denuncia del gobierno de ese país contra Mauricio Macri.
Alberto Fernández

Alberto Fernández, junto al gobernador Juan Manzur y sus respectivas parejas (Foto: Télam).

Embed

"Pido disculpas al pueblo de Bolivia porque un gobierno argentino haya mandado armamentos para parar la protesta de un pueblo que se levantaba contra un golpe militar", expresó Fernández.

El presidente, además, cuestionó a quienes "hicieron una enorme campaña para hacer creer que la vacuna era veneno" y agregó que, de ese modo, "hicieron daño y postergaron el proceso de vacunación" contra el coronavirus.

"Todos los días peleo contra los que quieren ver la Argentina arrodillada", dijo el mandatario al encabezar un acto por el 9 de julio en Tucumán, donde agregó, emocionado: "Mi modelo no está en los mandan balas de goma a Bolivia. Nunca esperen que firme algo que arruine la vida de los argentinos, o que claudique ante los acreedores o los laboratorios".

Alberto Fernández defendió el cepo a los vuelos

Por otro lado, Fernández hizo una encendida defensa de la medida que restringe a 600 personas el ingreso de argentinos al país, aunque en las próximas horas se analiza flexibilizar esa norma.

Tras cuestionar a los que "se enojan cuando cuidamos el ingreso de los argentinos al país" para retrasar la llegada de las nuevas variantes del virus, Alberto manifestó: "Es un virus perverso, que no para de mutar. Algunos se enojan cuando cuidamos el ingreso de los que llegan a la Argentina. Cuidamos que el virus que muta no ingrese y nos complique otra vez la situación, cuando estamos logrando avanzar rápidamente en el proceso de vacunación".

¿Una respuesta a Máximo Kirchner?

En otro de los pasajes más destacados del discurso, Alberto Fernández pareció responder a los dichos de Máximo Kirchner, quien este jueves, durante una sesión en el Congreso, había afirmado que no quiere "un país que tenga que ceder a los caprichos de los laboratorios extranjeros”.

Nunca esperen de mí que firme algo que arruine la vida del pueblo argentino, nunca. Espero que me entiendan, porque si alguien espera que yo claudique ante acreedores o laboratorios se equivoca. No lo voy a hacer. Antes, me voy a mi casa. No tendría cara para entrar a esa sala (en alusión a la Casa de Tucumán) si hiciera algo semejante”, afirmó.

s