Coronavirus

Alberto Fernández no quiere más restricciones: busca que el costo político lo paguen gobernadores e intendentes

Espera que el Congreso sancione la "Ley Pandemia". Busca la sintonía fina con las provincias. Dudas de algunos aliados y expectativa en el AMBA.
Nicolás Poggi
por Nicolás Poggi |
Alberto Fernández convocó a gobernadores para analizar la situación epidemiológica. (Foto: archivo)

Alberto Fernández convocó a gobernadores para analizar la situación epidemiológica. (Foto: archivo)

Un trámite para el que se necesita sintonía fina con las provincias. De aprobarse el proyecto, que ya cuenta con media sanción del Senado, el Presidente se evitaría firmar otro DNU -el actual vence el 11 de junio- para prorrogar un confinamiento que ni las propias provincias controlan, aunque el estallido de contagios en muchos de esos distritos obligue a la Casa Rosada al reproche fácil.

“Estamos trabajando, vamos a intentar sancionar la ley el jueves”, le dijo a A24.com un diputado del Frente de Todos que responde a un gobernador del norte. Si se hace, la sesión tendrá la dinámica “ajustada” que es norma cada vez que Juntos por el Cambio no acompaña al peronismo. “Tendremos que conseguir el quórum con los aliados”, calcula el legislador del PJ, que hasta ahora sólo puede dar fe del dictamen que se firmará ese día por la mañana.

schiaretti-Alberto-horiz
Alberto Fernández y Juan Schiaretti. (Foto: archivo)

Alberto Fernández y Juan Schiaretti. (Foto: archivo)

La situación no es apta para minucias. La moderación y el diálogo deberían asomar como un camino. Pero no es el caso. Un sector de la oposición entiende que el proyecto Covid implica “superpoderes” para el Presidente y eso es un motivo suficiente para el rechazo. Es el caso de los cuatro diputados peronistas que responden al gobernador cordobés Juan Schiaretti y que votarán en contra, según pudo saber A24.com.

En el poroteo previo se especulaba que este sector podría tener la llave para destrabar la sanción de la ley. Por ahora no será así. Aunque, fieles a la tradición cordobesista, el bloque colaborará con el quórum. Hasta ahí llegan.

Puntos del mapa

De las dos provincias aliadas más importantes, que son Buenos Aires y Santa Fe, la que parece tener algunas dudas es la última. De hecho, el gobernador Omar Perotti se había presentado el mes pasado en la Casa Rosada para reclamar la modificación del estatus de “alarma” sanitaria de dos departamentos, San Lorenzo y Rosario, de modo tal de restablecer las clases presenciales en esas ciudades.

Era otro escenario: hoy la ocupación de camas de terapia intensiva en la provincia está en un 98% y hubo que cerrar todo, clases incluidas. Por lo demás, en Santa Fe reina el silencio sobre la discusión en el Congreso y en Balcarce 50 mastican la bronca.

Omar Perotti.jpg
Perotti se mantiene en silencio. (Foto: archivo)

Perotti se mantiene en silencio. (Foto: archivo)

Otro gobernador cercano a la Casa Rosada que hizo un reclamo similar fue el fueguino Gustavo Melella, de base radical (K) en FORJA. El mandatario del sur reclamó que no se considerara a su provincia en el estatus de “alto” riesgo y apeló al argumento de que la población del distrito se duplicó desde 2010, cuando se hizo el último censo nacional, lo que hoy arrojaría una menor incidencia de casos por habitantes según el semáforo establecido por el Gobierno.

Como sea, Tierra del Fuego ocupa hoy los últimos lugares en los reportes de casos diarios de coronavirus y ya se vio lo suficientemente afectada en su industria turística como para soportar más cierres.

La búsqueda de acuerdo

Los ministros Eduardo “Wado” De Pedro y Carla Vizzotti, de Interior y Salud, respectivamente, dialogaron el lunes por videoconferencia con los gobernadores sobre el plan de vacunación y la realidad de cada distrito. Además de los ya mencionados Schiaretti, Perorri y Melella, estuvieron todos: Axel Kicillof (Buenos Aires); Raúl Jalil (Catamarca); Jorge Capitanich (Chaco); Mariano Arcioni (Chubut); Gustavo Valdés (Corrientes) y María Laura Stratta, la vicegobernadora de Entre Ríos -el mandatario Gustavo Bordet se recupera de un cuadro de Covid-19-.

También se conectaron Gildo Insfrán (Formosa); Sergio Ziliotto (La Pampa); Ricardo Quintela (La Rioja); Gerardo Morales (Jujuy); Rodolfo Suárez (Mendoza); Oscar Herrera Ahuad (Misiones); Omar Gutiérrez (Neuquén); Arabela Carreras (Río Negro); Gustavo Sáenz (Salta); Sergio Uñac (San Juan); Alicia Kirchner (Santa Cruz); Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Juan Manzur (Tucumán), además del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Como para ratificar el apoyo, el subsecretario de Salud de La Pampa, Gustavo Vera, sostuvo que las restricciones "son necesarias" y "adecuadas", aunque advirtió en declaraciones a Télam que el “tema es que la población las cumpla porque está comprobado que, a menor circulación, menos contagio, y de ahí la necesidad que las medidas continúen”.

¿Y el Conurbano?

El Gran Buenos Aires se mantendrá, por ahora, igual. “Las restricciones continúan porque seguimos con números altos”, confían a este medio desde una de las ciudades más populosas del AMBA. Axel Kicillof, como aliado clave de Alberto, se plegará tanto al semáforo epidemiológico como a un eventual nuevo DNU, lo que salga primero.

Axel Kicillof y Alberto Fernández
Alberto Fernández se reúne con Axel Kicillof para evaluar la situación sanitaria de la provincia de Buenos Aires

Alberto Fernández se reúne con Axel Kicillof para evaluar la situación sanitaria de la provincia de Buenos Aires

Por ahora en el primer cordón pueden garantizar que se mantendrán algunos controles y también restricciones a la circulación, con una dinámica similar al último confinamiento de 9 días. Pero todo quedará condicionado al anuncio que Kicillof haga el viernes, una vez que se resuelva el interrogante de la negociación en el Congreso.

El DNU vigente, que el Gobierno aspira a convertir en ley este jueves, establece cuatro estatus epidemiológicos que determinan qué medidas deben tomarse en cada jurisdicción: "bajo", "mediano", "alto" y "alarma". A este último se llega cuando los casos superan los 500 cada 100 mil habitantes (y queda reservado, en general, para los grandes centros urbanos). A mayor riesgo, mayores restricciones. Hay que pasar el invierno.