Segunda ola

Lejos del fallo de la Corte, los gobernadores se plantan y mantienen las clases presenciales en sus provincias

En muchas jurisdicciones miran la pulseada del AMBA con aire extrañado. La rebeldía de la Ciudad de Buenos Aires y Mendoza. El pedido de Perotti.
por Nicolás Poggi | 04 de mayo de 2021 - 21:56
Reunión de Alberto Fernández con gobernadores (Foto: archivo Casa Rosada).

Reunión de Alberto Fernández con gobernadores (Foto: archivo Casa Rosada).

Lejos del cimbronazo por el fallo de la Corte Suprema de Justicia sobre las clases en la Ciudad de Buenos Aires, las provincias se organizan para seguir, a su manera, con la actividad escolar. Algunas combinan presencialidad y virtualidad, otras restringen la asistencia en departamentos determinados, pero ninguna tiene los colegios cerrados como en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), la zona con más casos de coronavirus y, también, el ringside elegido por la política para dar comienzo el año electoral.

Para replicar esas restricciones en el resto de las jurisdicciones con alto nivel de contagio, el gobierno de Alberto Fernández estableció en el último Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) una división del país en cuatro áreas sanitarias: las de bajo riesgo, las de riesgo medio, las de alto riesgo y las que están bajo “alerta epidemiológica”. El criterio establecido fue la progresión de contagios de coronavirus y la disponibilidad de camas de terapia intensiva. Las regiones en “alerta” son las que no deben tener presencialidad en las escuelas.

Pero en la reunión del Consejo Federal de Educación de este martes quedó ratificado que tanto la Ciudad de Buenos Aires como la provincia de Mendoza, que están en “alerta epidemiológica”, no van a acatar la suspensión de la presencialidad escolar, para frustración del ministro de Educación, Nicolás Trotta.

Conferencia de Axel Kicillof.jpeg
Gobernador bonaerense, Axel Kicillof. (Foto: Gobernación)

Gobernador bonaerense, Axel Kicillof. (Foto: Gobernación)

Quedan aislados, así, Alberto Fernández y el gobernador bonaerense Axel Kicillof, los principales exponentes de las políticas de restricción de circulación y suspensión de escolaridad para evitar el colapso sanitario.

En términos generales, ni Córdoba, Santa Fe o Mendoza, que están entre las jurisdicciones más grandes del país, cerrarán las escuelas como recomienda el Gobierno para las zonas de alto riesgo. Cuando a mediados de abril el Presidente invitó a que cada provincia se sumara a las restricciones si lo consideraba necesario, las únicas que entonces se plegaron a la suspensión de clases presenciales fueron Catamarca, La Rioja, Formosa y Santa Cruz, aunque estas dos últimas ya venían con esa modalidad desde comienzos de año.

Según lo que se definió en el Consejo Federal de Educación, que es el ámbito que reúne a todos los ministros de Educación del país, cada provincia adoptará el dictado de clases que establezca su nivel epidemiológico. Los únicos dos distritos que no adhirieron fueron la Ciudad y Mendoza.

Zona centro

En Santa Fe, el gobernador peronista Omar Perotti anunció el domingo la suspensión de la presencialidad de las clases por 7 días en Rosario y San Lorenzo, los dos departamentos que se ubican en la situación de “alarma” sanitaria, según los términos del DNU nacional.

En el gobierno provincial no creen que esa situación se expanda a otros distritos, según pudo saber A24.com. “Sería un conflicto restringir la presencialidad en otros lugares”, acotaron. Pero el diputado del PRO Federico Angelini presentó un recurso de amparo para declarar la inconstitucionalidad de la medida que suspende las clases presenciales en Rosario y San Lorenzo.

Mientras tanto, Perotti pidió este martes “revisar” el criterio epidemiológico que se usa para catalogar a una zona bajo el estado de “alarma”. “Rever un indicador no quiere decir que eso nos cambie sanitariamente de la noche a la mañana, o que ya podamos relajar, sino cambiar un indicador para poder seguir tomando medidas en conjunto”, declaró el gobernador. Aduce que la ocupación de camas de terapia de Rosario no responde a una problemática local, sino a que allá van a parar los enfermos graves de todo el sur de la Provincia. Por eso le formuló el pedido al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para que revea los indicadores. Todavía no tiene respuesta.

perotti hecho.jpg
Omar Perotti. (Foto: archivo)

Omar Perotti. (Foto: archivo)

Córdoba sigue en la misma línea. Si bien el mandatario Juan Schiaretti indicó que el nivel de contagios es “alto”, llamó a la responsabilidad social para poder cuidar la “presencialidad” en las escuelas. En Mendoza, donde gobierna el radical Rodolfo Suárez, tampoco se suspenderá la apertura de las aulas, pese a que los distritos de Godoy Cruz, Guaymallén, Las Heras, Luján de Cuyo, Maipú y la capital provincial están en “alerta”.

El ministro de Gobierno de Mendoza, Víctor Ibáñez, había dicho que la administración provincial cumplió con el DNU nacional para las restricciones a la circulación, pero que se apeló al “análisis territorial” para definir la situación de la escolaridad. Conclusión: la provincia cuyana también mantendrá las escuelas abiertas.

El interior “profundo”

El resto del país también sostiene la presencialidad en las aulas y mira la disputa entre la Nación y la Ciudad con aire extrañado. “No nos afecta en absoluto”, indicaron ante este portal desde una de las provincias peronistas del norte. En la zona de cuyo tienen el mismo dictamen: “Nosotros tenemos clases presenciales plenas”.

El distrito del litoral que sí anuló las clases presenciales por 7 días -igual que Santa Fe- fue Entre Ríos, donde el gobernador peronista Gustavo Bordet dispuso el lunes último la suspensión en nueve ciudades, con Paraná a la cabeza, seguida por San Benito, Colonia Avellaneda, Oro Verde, Concordia, Concepción del Uruguay, Gualeguaychú, Colón y San José. “En teoría, después de esa semana vuelven todos”, indicaron a A24.com desde la administración provincial. Pero no suenan muy seguros.

En ambos extremos del país, Chaco y Tierra del Fuego son dos distritos que combinan presencialidad y virtualidad. En Tierra del Fuego, los alumnos alternan entre el aula y el Zoom; en la provincia comandada por Jorge Capitanich, los estudiantes se dividen en mitades en las aulas para establecer burbujas sanitarias.

Alberto Fernández y Jorge Capitanich
Alberto Fernández y Jorge Capitanich. (Foto: archivo)

Alberto Fernández y Jorge Capitanich. (Foto: archivo)

Hay sólo dos departamentos chaqueños, Comandante Fernández y Mayor Luis Fontana, que no tienen clases presenciales por el alto número de casos. ¿Va a hacer algo más la provincia después del fallo de la Corte? “No nos afecta ni tangencialmente”, respondieron cerca de Capitanich.

Lo mismo aplica para San Juan, otra provincia “aliada” de Alberto donde manda el peronista Sergio Uñac. “Tenemos clases presenciales sin ningún inconveniente en todo el territorio”, indicaron cerca del mandatario provincial ante la consulta de A24.com.

Otro gobernador cercano al Presidente que también apuesta por la presencialidad en las aulas es el pampeano Sergio Ziliotto, pese a que los gremios locales le reclaman cerrar las escuelas y vacunar al personal docente. La Pampa ni siquiera tiene segmentación entre clases presenciales y virtuales.

"Esta es la expresión de todo el sistema educativo: priorizar la educación en el caso de que la situación epidemiológica lo permita y suspender la presencialidad manteniendo las escuelas abiertas para distintas actividades en el caso de los niños que están más rezagados", exaltó Trotta este martes, al referirse al consenso entre el Poder Ejecutivo nacional y las provincias. Todas las jurisdicciones dictarán sus clases según los parámetros epidemiológicos de la Nación, mientras la disputa sigue cocinándose en el AMBA. Un mapa multicolor.

Se habló de

Lo Último de Show