icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

Alberto y el regreso a la Fase 1: un anuncio cerrado para evitar errores en la última bala de plata para contener la pandemia

Alberto y el regreso a la Fase 1: un anuncio cerrado para evitar errores en la última bala de plata para contener la pandemia
El presidente Alberto Fernández anunció la nueva cuarentena junto a Rodríguez Larreta y Axel Kicillof con un video filmado en el Quincho de la Residencia de Olivos

Alberto está convencido de que la primera fase de la cuarentena absoluta, como él mismo la definió en un reportaje, fue un éxito y permitió aplanar la curva al inicio de los contagios para fortalecer el sistema sanitario, y ganar tiempo para cuando llegue el pico de la pandemia.

El pico, después de 100 días de extensa y flexibilizada cuarentena ya llegó y hace temer lo peor.

El Presidente sabe que en esta nueva etapa de aislamiento se juega, tal vez, la única bala de plata que le queda para intentar contener la crisis sanitaria, pero a la vez, crece la amenaza de la profundización de la crisis económica por la estrepitosa caída de la actividad.

Por eso, ordenó acelerar un viraje hacia un Estado Total, conteniendo y financiando a todos los sectores para evitar un eventual estallido social como el de 2001.

El cambio de la estrategia de comunicación

El anuncio no podía tener errores, como sucedió en datos que mostró el propio Presidente en conferencia de prensas anteriores para anunciar las sucesivas etapas de flexibilización de la cuarentena.

Por eso, esta vez el entorno del Presidente prefirió un anuncio cerrado, sin preguntas de los periodistas, con la intención de enfocar el mensaje de las medidas concretas sin intermediarios para evitar la dispersión o errores como ya pasó en anuncios de anteriores fases de la cuarentena en las que el Presidente terminó el anuncio sin dejar en claro la fecha de finalización del aislamiento obligatorio, o mostró cuadros estadísticos de la pandemia con errores de datos que derivaron en polémicas diplomáticas con otros países, como Chile o Suecia.

Tampoco hubo preguntas de periodistas acreditados relacionadas a la flexibilización de las actividades económicas y sociales: esta vez el mensaje, evaluaron en el Gobierno, no iba a ser bien recibido por la opinión pública, o mejor dicho, por buena parte de la población afectada en sus ingresos por la extensa cuarentena.

En el medio, hubo también duras discusiones y diferencias sobre las medidas a implementarse entre los gobiernos porteño de Rodríguez Larreta y el bonaerense de Kicillof. Uno pujaba por cerrar todo urgente; el otro, se mostraba más cauteloso.

La mediación de Alberto teminó derivando finalmente, en un acuerdo forzado entre oficialismo y el principal gobernador de la oposición ante la necesidad de los tres gobiernos de sostener la gobernabilidad y la legitimidad política en el peor momento de la pandemia.

Por eso, el anuncio de la cuarentena recargada lo siguieron 5 días de plazo -todo el fin de semana hasta el miércoles 1 de julio que empezará a regir oficialmente- para que la gente tenga tiempo de acomodarse a la cuarentena más estricta.

En esa misma línea conceptual, acordaron poner una fecha límite al cierre total de las actividades para intentar dar al menos un poco de certidumbre a la sociedad sobre lo que va a venir y cómo reorganizar sus vidas de encierro.

¿Cerca del Estado de Sitio?

En las calles, el panorama será igual o peor que en la fase 1. La orden del Presidente es “saturación de efectivos policiales, gendarmes y prefectura, con fuertes operativos en los ingresos y límites de cada ciudad y municipio, en los trenes, colectivos, con el regreso de fuertes multas, secuestro de vehículos a quienes circulen por las calles sin certificado único emitido por el Gobierno.

El uso de la app Cuidar para mostrar el certificado de circulación en los celulares se convierte en obligatorio para los trabajadores esenciales, los únicos que podrán circular más allá de sus barrios o comercios esenciales de cercanía, y servirá en esta etapa de pasaporte sanitario, como certificado de no tener síntomas pero también para detectar o rastrear contactos cercanos de pacientes que den positivo.

El cercamiento de barrios enteros donde se detecten casos de transmisión comunitaria, como ya vimos en la Villa 31 de Retiro o en Villa Azul de Avellaneda, podría repetirse en distintos distritos de CABA y el Conurbano, pero también en otras provincias donde esta semana se sumaron a la definición de áreas de circulación comunitaria del virus: Chaco, Neuquén, Río Negro y Córdoba.

El cronograma de cierre progresivo de actividades será entre este lunes 29 cuando vence la actual fase de la cuarentena flexibilizada y el miércoles 1 de julio cuando está previsto el cierre total, a modo de martillo para frenar la curva de contagios.

Todos adentro de su casa para no transmitir el virus, mientras en los próximos 17 días el sistema sanitario intenta contener a los ya contagiados y con esa estrategia, intenta evitar que se siga multiplicando, como sucedió en las dos últimas semanas en el AMBA.

Mas de 70 mil comercios y pymes no esenciales volverán a cerrar en el Área Metropolitana. Las calles vacías volverán a ser la postal a la que apuesta el Gobierno ante el temor de que los contagios sigan disparándose sin control.

¿Nuevo paquete económico?

El Gobierno comenzó a anunciar desde este viernes una batería de medidas para aliviar el impacto de la larga cuarentena, que sin embargo, desde pymes y comercios denuncian no alcanzan.

IFE, ATP y créditos a tasa cero para monotributistas, suspensiones de embargos de la AFIP, prórroga de suspensión de desalojos de inquilinos, son algunas de las medidas que ratificó el Gabinete Económico encabezado por Cafiero, que se reunió este viernes en Olivos con ministros de las distintas provincias.

Paralelamente a los anuncios difundidos desde Olivos, los ministros del Interior, Wado De Pedro y de Economía, Martín Guzmán, continuaron con el plan de asistencia financiera a las provincias que vieron caer sus recaudaciones por la cuarentena y corren el riesgo de no poder pagar ni los sueldos a estatales.

De Pedro y Guzmán firmaron con el gobernador de Mendoza, Rodolfo Suárez, un acuerdo para otorgar una ayuda financiera de 3.000 millones de pesos, en el marco del Programa para la Emergencia Financiera Provincial por la pandemia de coronavirus.

Esta semana se verán en la práctica los efectos de las políticas diseñadas en la última semana en Olivos por Alberto, Larreta y Kicillof, para contener no solo la pandemia, sino también el creciente descontento social, a 100 días de cuarentena y a 6 meses de gestión peronista.

Los tres gobiernos saben que en los próximos 17 días se juegan buena parte de la imagen y de legitimidad de su autoridad, para intentar volver a ver una luz al final del túnel, sin fecha previsible. ¿Resistiremos a la pandemia?

por Stella Gárnica
SUBIR

NWS

Ovación

Show