Casa Rosada

Anuncio de inflación de octubre: el Gobierno analiza alternativas para contener la caída de ingresos de la clase media

En la Casa Rosada esperan resignados el índice de inflación de octubre, clave para calcular el universo y alcance de un bono de fin de año, que anunciará Alberto Fernández para trabajadores registrados.
Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
Alberto Fernández y Sergio Massa Indonesia donde participan de la cumbre del G20. Regresan el viernes 18. (Foto: Telam).

Alberto Fernández y Sergio Massa Indonesia donde participan de la cumbre del G20. Regresan el viernes 18. (Foto: Telam).

El Gobierno esperó casi resignado la difusión del índice de inflación de octubre. En medio de la pelea con el kirchnerismo por el otorgamiento de un bono o una suma fija para recomponer la pérdida de poder adquisitivo de los salarios, el presidente Alberto Fernández ya decidió que decretará "un bono de fin de año" para los trabajadores en relación de dependencia del sector privado que integren la franja de clases medias y medias bajas.

Según anticiparon fuentes oficiales a A24.com, el presidente lo anunciará esta semana. Puede ser antes, durante o después del discurso de la vicepresidenta Cristina Kirchner, convocado para este viernes 17, por el Día de la militancia peronista en La Plata. Resta definir por estas horas el alcance, el monto y el universo de trabajadores a los que alcanzará la suma que tendrán que pagar los empleadores privados, pero que podría tener alguna ayuda del Estado.

En la Casa Rosada coinciden con el diagnóstico formulado por la vicepresidenta en el anterior acto frente a la UOM que reclamó que el presidente firme una recomposición salarial a trabajadores del sector privado, porque "con las paritarias solas no alcanzaron" a recuperar el poder adquisitivo perdido por la inflación. Aunque no hay acuerdo con la solución al conflicto.

Bono o suma fija remunerativa es el dilema

Pero las diferencias entre el presidente y la vice son las formas que adoptará la medida.

Desde su gira internacional, que lo llevó a París y posteriormente a Indonesia, para terminar el viernes en España, Alberto Fernández ya confirmó que está decidido a firmar un decreto para obligar a las empresas privadas a pagar un "bono de fin de año" a los trabajadores que quedaron por debajo de la inflación anual.

Se trataría de una suma no remunerativa, a pagarse por única vez a cargo de los empresarios o empleadores.

En tanto, el presidente rechazó de plano el reclamo de sectores del kirchnerismo que impulsaban el pago de una suma fija por decreto, por 3 meses, lo que significaría que se transforme en "remunerativa" y con el tiempo pase a integrar el salario formal, o como anticipo de futuras paritarias, alcanzando a otros ítems para el cálculo de horas extras, vacaciones, o aguinaldos.

"Si fuera suma fija pasaría a formar parte de ahora y para siempre del salario. Por eso lo descartan", reconocen fuentes oficiales que forman parte de las negociaciones a A24.com.

El bono "va a salir del sector privado (es decir, empresarios), pero la duda es si va a haber ayuda del Estado. Una posibilidad es que el gobierno les permita prorratear el pago del bono por impuestos de los próximos meses.

El ministro de Economía, Sergio Massa, y el presidente terminarán de definir el anuncio, posiblemente antes de su regreso a Buenos Aires, este viernes 18.

Ministra de TRabajo, Kelly Olmos, se reunió con la CGT oficial en la sede de UPCN..jfif

Ahora, Alberto Fernández, Massa y la ministra Kelly Olmos, quien en la última semana se reunió con distintas centrales gremiales, desde la CGT, la CTA, ATE, el Frente Sindical que conduce Pablo Moyano, "están definiendo bien el universo" de trabajadores a los que alcanzará y si pondrán un tope a salarios que los recibirán.

En las últimas horas, trascendió que el gobierno está pensando en poner un tope para que reciban el bono de fin de año los salarios hasta 100.000 pesos, pero esperaban la difusión del índice de inflación de octubre y el precio de la canasta básica que difundirá el INDEC este martes, para terminar de definir esos puntos.

En ese caso, resta definir, por ejemplo, qué pasaría con los trabajadores que cobran entre $100.000 y $130.000 siguen por debajo de la línea de pobreza calculado por el propio INDEC.

Entre las medidas que anunciaría en los próximos días el Gobierno figura la suba del piso de las asignaciones familiares, medida que se sumará a la reciente suba del piso del impuesto a las ganancias que pagan los empleados en relación de dependencia.

Ministra Kelly Olmos con jefe del sindicato de Camioneros y del Frente Sindical, Pablo Moyano.jpeg

A partir de reclamos del Frente Sindical que conduce Pablo Moyano, ANSES resolvió incrementar el piso de asignaciones familiares por hijo de $158.000 actuales pasará a $280.000 en noviembre y diciembre de este año, para llegar en enero de 2023 a $330.000.

Desde el Ministerio de Trabajo aclaran que "hay muchos sectores del sector privado que ya acordaron un bono en las últimas renegociaciones paritarias", tales son los casos de los gremios de Camioneros, estatales, bancarios, Neumáticos, por mencionar algunos.

Cabe recordar que durante el mes de octubre, el gobierno ya anunció el pago de bonos para empleados estatales por $30.000 a fin de año, y la semana pasada hizo lo propio para jubilados, a través de la ANSES.

El índice de inflación de octubre es clave para calcular el universo y alcance del decreto que anunciará Alberto Fernández en los próximos días.

Por otro lado, la UOM lanzó una campaña para pedir que el medio aguinaldo de diciembre no pague ganancias.

s