fuerza

Coronavirus: con asesoramiento de la OMS, el Gobierno prepara medidas extremas y podría declarar el "estado de alarma" si avanza la pandemia

Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
Coronavirus: con asesoramiento de la OMS, el Gobierno prepara medidas extremas y podría declarar el estado de alarma si avanza la pandemia

Con la emergencia sanitaria nacional decretada este viernes por el presidente Alberto Fernández, el Gobierno evalúa adoptar en un futuro cercano medidas extremas en caso de que se extienda la pandemia de coronavirus en el país: incluyen la posibilidad de “limitar la circulación” de personas en las calles, la prohibición de concentrarse en grupo tanto en lugares públicos como privados, como el tránsito entre distintas jurisdicciones, lo que podría funcionar como un virtual "estado de sitio", mirando la evolución de la pandemia en países como España e Italia.

Esa posibilidad, y el rol y función que tendrá cada ministerio del Gobierno en la aplicación de medidas de contención de la pandemia en el país, es lo que analizó este viernes el Presidente con el comité de especialistas, infectólogos, ministros y los gobernadores en videoconferencia.

Aunque nadie en Casa Rosada quiere hablar de estado de sitio: utilizado por los militares en la dictadura, todavía hay un mal recuerdo sobre ese concepto en el imaginario colectivo. Y la última vez que se aplicó fue el 19 de diciembre de 2001, previo a la caída del gobierno de Fernando de la Rúa. La realidad sanitaria mundial lleva a los especialistas de la OMS a recomendar y consensuar ese tipo de medidas con todos los gobiernos de países afectados si finalmente, con el correr del tiempo, avanza la pandemia.

En esa línea está pensando Alberto Fernández, admitieron fuentes de la Casa Rosada a A24.com, que prefieren hablar de "estado de excepción", como el decretado por el presidente Pedro Sánchez en España, pero -aclaran- por causas sanitarias, no políticas.

Ese tipo de medidas comenzó en China en enero, cuando todo el mundo se sorprendía viendo por televisión a polícías y militares -casi- cazando gente que no usaba barbijos en las calles. Luego, continuó en países de Europa, más precisamente en Italia y España, donde el virus se masificó y en apenas dos semanas se vaciaron las calles y solo salen a comprar alimentos a supermercados y remedios a farmacias quienes no están infectados.

A los aislamientos de ciudades enteras y del país mediante el cierre de los aeropuertos acaba de sumarse Estados Unidos y Argentina va en ese camino, con el anuncio de Fernández de prohibir los vuelos desde las zonas donde circula el virus a partir del próximo martes 17.

El mismo decreto firmado el jueves y publicado el viernes en el Boletín Oficial abre las puertas al Poder Ejecutivo Nacional para declarar el estado de excepción, sin autorización previa del Congreso, que por ahora permanecerá virtualmente cerrado.

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y varias provincias como Buenos Aires, ya ordenaron paralelamente la suspensión no solo de eventos masivos, sino el cierre de boliches bailables, teatros y la evaluación de ordenar la suspensión de clases comenzó en algunas provincias como Chaco y Jujuy.

A nivel nacional, el ministro Nicolás Trotta quiere evitar presionar el botón rojo que dé la orden de suspensión generalizada de clases en todo el país. El Gobierno evalúa que el pico de la pandemia podría producirse recién en el mes de abril, aunque no hay certezas y todas las evaluaciones de los infectólogos son día a día.

Por eso, nadie se anima a descartar un anuncio en ese sentido para dentro de 24, 48, 72 horas o la próxima semana si la situación se agrava con un eventual salto cuantitativo de casos de coronavirus en el país.

El rol de cada ministerio

Cerca del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, explicaron que cada ministerio va a tener un rol especial en las políticas de diagnóstico y contención de la eventual epidemia. Aclaran que aún eso no llegó, pero por las dudas se preparan para cuando llegue. Por recomendación de los especialistas de la OMS y los antecedentes de China, España e Italia, en Casa Rosada están casi seguros que Argentina no será la excepción.

Por eso, tras el decreto de emergencia sanitaria nacional, este viernes en cadena se conocieron nuevas medidas de los ministerios de Salud, Transporte, Interior, Educación, Turismo, Seguridad y Defensa, quienes a su vez están coordinando las acciones con los ministros de cada área de cada provincia.

  • Interior coordina con los gobiernos provinciales los controles en las fronteras.
  • Transporte, los traslados de extranjeros.
  • Cancillería, la repatriación de argentinos que quedaron varados en el exterior, en países donde circula el virus en forma generalizada y ya no pueden regresar porque los vuelos están prohibidos.
  • Aerolíneas Argentinas será la única empresa que podrá repatriar a los argentinos al menos en los próximos 30 días, en operativos que el Gobierno está preparando con extremos controles coordinados entre las distintas áreas para contener a posibles contagios.
  • Entrarán en acción los ministerios de Seguridad y Defensa. En este punto podría considerarse el estado de excepción: el decreto habilita a limitar la circulación de personas entre una y otra provincia o distrito, en caso de que se extienda la pandemia en el país y en las fronteras con países limítrofes.
  • El mismo decreto también establece poder controlar los ingresos en las fronteras, la circulación de personas en las calles y apelar a los militares para dar apoyo logístico con tecnología, armando eventualmente hospitales de campaña.

"Esto cambió la agenda del mundo, no solo nuestra agenda política. No es que retrasamos el debate del aborto en el Congreso por nuestra conveniencia, sino porque no hay Congreso. Está cerrado todo el mes de marzo", admiten fuentes de Casa Rosada a A24.com.

La pregunta de fondo que se hacen especialistas que asesoran al Gobierno, el propio Presidente y el mundo entero es cuánto va a durar.

"Por eso, nadie dice que hay que suspender las clases porque si ordenás esa medida también tenés que cerrar bares, universidades y todo tipo de reunión… incluso la circulación de personas en las calles".

La frase se escuchó de un funcionario en los pasillos de la Casa Rosada en medio de las frenéticas reuniones de esta semana en las que el Presidente se puso al frente de la coordinación de una mezcla de decisiones sanitarias y administrativas del Estado, inclusive a nivel presupuestario.

"A los 1700 millones de pesos que ya fueron girados por el Tesoro nacional al ministerio de Salud que administra González García, se sumarán otros 35 millones de dólares de un préstamo del Banco Mundial para usar en la investigación local para creación de retrovirus, vacunas, equipamientos para hospitales, el pago de horas extras a todo el personal afectado a los operativos que vendrán y lo que sea necesario", informaron a A24.com fuentes de Casa de Gobierno.

En tanto, el Ministerio de Defensa puso a disposición hospitales de campaña, trajes especiales de aislamiento, equipos técnicos y operativos.

La intervención eventual de militares no es un tema de seguridad interior, aclaran en Casa Rosada, justificando la posible participación en operativos futuros de acompañamiento a las autoridades de salud e Interior en los controles en fronteras, aeropuertos y, eventualmente, en calles y supermercados para denunciar delitos por incumplimiento de la cuarentena.

Ponen como ejemplo el caso de un hombre que volvió de Italia y un vecino lo ve comprando alimentos en un almacén. El decreto de Alberto Fernández establece la obligación a todos los ciudadanos a denunciar a quien quiebra la cuarentena como si estuviera robando un auto.

La clave en la que está concentrado en mirar el Gobierno argentino es "la velocidad de la crisis mundial".

Qué pasará en las próximas 72 horas nadie lo puede anticipar. Pero a esta altura, las medidas de aislamiento que en escala están tomando todos los países son por recomendación de la Organización Mundial de la Salud.

Y amenazan con paralizar la economía mundial sin plazos conocidos, pero también la economía de cada país, la de cada provincia, municipio y de cada familia.

s