Peronismo vs. peronismo

Con el aval de Cristina y Massa, los sindicatos piden paritarias del 45%: ¿Un nuevo dolor de cabeza para el Gobierno?

Recelo entre los gremios por la disparada salarial que habilitaron Cristina y Massa en el Parlamento. Alberto Fernández se sube al acuerdo de La Bancaria.
Nicolás Poggi
por Nicolás Poggi |
Alberto y Trotta

Alberto y Trotta, reunidos con gremios docentes. (Foto: archivo)

Con un índice de inflación de 21,5% en lo que va del año, los gremios le torcieron el brazo al Gobierno para convalidar acuerdos salariales en torno al 40% y generaron un efecto en cadena. En pocos meses hay elecciones y nadie en el Frente de Todos quiere tener enojados a los trabajadores formales. Por eso el puntapié inicial lo dieron los propios empleados del Congreso, a quienes Cristina Kirchner y Sergio Massa les avalaron una paritaria del 40%.

Ahora ya hay una fila de sindicatos cerrando en esos montos. “Puede ser que hayamos perforado el techo, pero fue más por los ítems del convenio que por el aumento en sí”, reconocen en Camioneros. Se sabe: el salario de los transportistas tiene muchos puntos por desarraigo y pernocte fuera del domicilio, entre otros.

En rigor, el acuerdo salarial del gremio con las cámaras empresarias es de un 20% en julio, un 12,5% en noviembre y la misma cifra para marzo de 2022, con una cláusula de revisión un mes antes, en febrero. El aumento de los ítems, dentro de ese convenio, otorga un combo portentoso.

¿Hay malestar con el Gobierno por haber desatado esta ola?, preguntó A24.com en el moyanismo. “La única bronca que nos preocupa es la de los trabajadores”, respondieron desde las filas camioneras. La primera piedra fue arrojada en el Congreso. Pero incluso ya hay operadores que advierten que esa famosa paritaria de los trabajadores legislativos quedó “chica”.

Repaso

El propio conductor de la CGT, Héctor Daer, advirtió que la paritaria de su gremio, el de Sanidad, deberá rondar los 40 puntos. Las clínicas y las prepagas tienen que aumentar sus aranceles para hacer frente a esa demanda, pero el Gobierno les impide afectar el bolsillo de los afiliados en un momento tan complejo. En ese dilema se mueve la mesa económica del Gobierno.

"El Congreso firmó un 46% y eso da una pauta”, admitió Daer sobre el acuerdo de los trabajadores legislativos que fue seguido con atención por todo el sindicalismo. Una crítica explícita a la negociación que propiciaron Cristina y Massa.

Sergio Massa se reunió con representantes de los gremios para analizar modificaciones en el proyecto para cambiar el Impuesto a las Ganancias
Massa, reunido con los gremios por el Impuesto a las Ganancias. (Foto: archivo)

Massa, reunido con los gremios por el Impuesto a las Ganancias. (Foto: archivo)

El jefe del Gabinete, Santiago Cafiero, había reiterado en los últimos días que el objetivo es que lo salarios “le ganen a la inflación”, convalidando los pedidos en torno al 40% y muy lejos de los 29 puntos de inflación que el ministro Martín Guzmán tenía previsto en el presupuesto de este año.

Pero el resto de los aumentos están en marcha: la Unión del Personal de la Seguridad Privada (UPSRA) cerró un 45,4%, del mismo modo que los gremios de la Anses y el PAMI, que hicieron lo propio en la misma cifra. Los encargados de edificio del Suterh, al mando de Víctor Santa María, abrieron una revisión del primer acuerdo, que era del 32%, y pasaron al número clave de 45, casi la contraseña de estos tiempos para la paz gremial. ¿El Sindicato Prensa? Bien, gracias. La Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTBA) cerró un 30% en tres tramos, con la primera cuota en septiembre.

Ese 32% de los porteros, que se había firmado en marzo, estaba en línea con los 29 puntos de inflación que calculaba el Ministerio de Economía. Santa María, dirigente de peso del PJ porteño, se mueve en tándem con el Gobierno: no hubo mayor aceptación que esa de que las pautas habían cambiado.

La otra novedad la dio, en las últimas horas, el gremio de La Bancaria, que había firmado sus paritarias por un 29% en febrero pasado y ahora formalizó una actualización por el 45% de aumento.

La revisión del acuerdo se hizo este martes a través de una videoconferencia entre el secretario general del gremio, Sergio Palazzo, y las cuatro cámaras del sector, monitoreada por el Ministerio de Trabajo a través de las funcionarias Gabriela Marcello y Micaela Cimarelli.

Sergio Palazzo, titular de La Bancaria (Foto: archivo).
Sergio Palazzo, titular de La Bancaria. (Foto: archivo)

Sergio Palazzo, titular de La Bancaria. (Foto: archivo)

Pero eso no es todo. La Bancaria formalizará el nuevo acuerdo este miércoles en el Congreso Nacional del gremio que se hará en su sede del microcentro porteño, hasta donde llegará el propio Alberto Fernández, según pudo saber A24.com. El encuentro, que será transmitido por videoconferencia para el resto de los representantes seccionales, empezará a las 10 y la presencia del Presidente está prevista para 11.30.

El resto de los sindicatos que firmaron paritarias por debajo de los índices actuales de inflación -y que podrían seguir un camino similar a los bancarios- son Comercio (32%), Aceiteros (25%), UPCN (35%), la UOM (35,2%) y la Uocra (35,8%), entre otros.

En las filas de Comercio, el gremio con más afiliados del país y que conduce el poderoso Armando Cavalieri, también estiman que las partes tendrán que volver a sentarse para rediscutir ese 32% firmado en abril. “La inflación se aceleró mucho en estos meses”, avisan ante la consulta de este portal.

El jefe de ATE, Hugo “Cachorro” Godoy, que había firmado el 35% junto a UPCN, ya pidió también que se adelante la revisión paritaria que estaba prevista para noviembre. Para el dirigente gremial hay que recalcular los montos porque “la especulación y los formadores de precios continúan actuando y operando". También reclamó que "se activen desde lo público mayores niveles de control para impedir que esos sectores impongan un nivel de inflación irreal". Teléfono para la Secretaría de Comercio Interior.

¿Lo imitarán algunos de los gremios considerados “aliados” ante la escalada inflacionaria y la presión de las bases? Un equilibrio complejo tanto para los sindicatos como para el propio Gobierno a la hora de fijas las pautas. El camino a las elecciones está lleno de buenas intenciones.