Casa Rosada

Día de la Militancia: la intimidad del Presidente en La Rosada después del acto en Plaza de Mayo y los mensajes ocultos del discurso

El detrás de escena del acto por el Día de la Militancia: los pedidos a la oposición y los planteos para la interna del Frente de Todos.
Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
El presidente Alberto Fernández fue el único orador en el acto por el Día de la Militancia peronista. ¿Qué dijo de la oposición y de las PASO 2023?
El presidente Alberto Fernández fue el único orador en el acto por el Día de la Militancia peronista. ¿Qué dijo de la oposición y de las PASO 2023?
Alberto Fernández fue el único orador en el multitudinario acto por el Día de la Lealtad peronista

Alberto Fernández fue el único orador en el multitudinario acto por el Día de la Lealtad peronista, en el que relanzó el Gobierno mirando al 2023. Foto: Presidencia

Puntual como nunca, a las 5 de la tarde -la hora convocada- Alberto Fernández salió por la puerta principal de la Casa Rosada que da a la calle Balcarce 50. Caminó rodeado de sus colaboradores más cercanos: Santiago Cafiero, Julio Vitobello, Guztavo Beliz y Marcelo Martín, los 50 metros que lo separaban del escenario.

Afuera lo esperaba desde temprano al ritmo de cumbia, en una tarde soleada y una Plaza de Mayo colmada y distribuida en espacios por columnas bien diferenciadas, para evitar eventuales cruces por los lugares y banderas.

La CGT y las columnas de gremios como la de camioneros, entraron por Diagonal Sur y se instalaron al lado derecho del escenario, emplazado a espaldas de la Casa Rosada.

Los movimientos sociales ingresaron por Avenida de Mayo y se ubicaron en el centro de la Plaza, mientras que los militantes movilizados por intendentes y algunos gobernadores del PJ más ortodoxo ingresaron por la izquierda, por avenida Diagonal Norte.

Movilización a Plaza de Mayo en apoyo a Alberto Fernández.jpg

Alberto Fernández se mostró solo acompañado en el escenario por sus colaboradores más cercanos. La columna de La Cámpora encabezada por Máximo kirchner y Andrés Larroque llegó a la Plaza de Mayo cuando terminó el discurso de 19 minutos del Presidente.

Pegados al escenario estaban los ministros. El de Interior, Wado De Pedro, fue el último en llegar, cuando promediaba el discurso. También estuvieron el presidente de la Cámara de Diputados y tercera pata de la coalición, Sergio Massa; el diputado y ex gobernador de San juan, José Luis Gioja y el gobernador Axel Kicillof.

Entre los popes de la CGT se pudo ver a Héctor Daer, Pablo Moyano, Carlos Acuña. Mientras que por el lado de los movimientos sociales se vio a los líderes del Evita, Fernando Chino Navarro, y Daniel Menéndez mezclados entre los militantes. Minutos antes del discurso, el presidente ordenó retirar las 720 sillas que los organizadores del acto habían colocado abajo frente del escenario.

Embed

"Saquen las sillas quiero hablarles a los militantes de cerca", dijo Alberto Fernández al jefe de la Casa Militar, que tuvo que cambiar de improviso todo el operativo montado y vallado frente al escenario, donde el lema que se podía ver en las pantallas gigantes no era del PJ ni de ninguna agrupación en especial. Sólo decía: "Todos unidos triunfaremos", el slogan mirando al 2023.

Llamó la atención que los últimos en llegar, cuando ya había terminado su discurso, fueron los militantes de La Cámpora, encabezados por el hijo de la vicepresidenta y titular del bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner.

Otro que se vio mezclado entre la multitud, como un militante más fue el ex secretario de Comunicación, Juan Pablo Biondi, uno de los albertistas más puros. Tuvo que dejar su cargo en medio de la dura interna desatada con el kirchnerismo tras la derrota en las PASO.

Embed

Cuando todo había terminado y la locutora despidió con la marcha peronista, el presidente entró a la Casa Rosada como había salido a paso rápido, de buen humor, acompañado por un puñado de funcionarios a los que se sumó el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta:

Embed

¿Qué significa esta segunda etapa de gobierno?

Alberto Fernández con periodistas en Casa Rosada al término del acto del Día de la Militancia.jpg

Ya adentro de la Casa Rosada, en el patio donde custodiadas, quedaron depositadas algunas de las piedras que recuerdan a las víctimas por COVID-19, los periodistas acreditados le preguntaron al paso, Alberto se detuvo, y explicó:

"Es empezar otra etapa del Gobierno donde podamos consignar todos nuestros esfuerzos en terminar de recuperar la economía, que ya se está recuperando mucho".

El presidente insistió en que su objetivo de acá al 2023 estará centrado en poner todo el esfuerzo en "garantizar que el empleo genuino se cree, ir terminando con los planes (sociales) para que empiece la gente a tener empleo genuino" y agregó: "No olvidarnos de la importancia que tiene en el tiempo que vivimos la educación pública, la salud pública, la ciencia y la tecnología”.

Ante la pregunta sobre si la segunda etapa que se inicia, tras la derrota electoral del 14N tiene más albertismo o más kirchnerismo, Alberto Fernández respondió, tajante: Tiene mucho más frentetodismo”.

En medio del acto que tuvo como objetivo revivir la mitología peronista, con miles de manifestantes movilizados al ritmo de bombos, redoblantes, globos aeroestáticos, banderas partidarias y sectoriales y cánticos de la histórica JP recordando a los desaparecidos, que él mismo mencionó en el discurso, Alberto rescató las figuras de Juan Domingo Perón, de Néstor Kirchner y dijo que él como la vicepresidenta -ausente con aviso- Cristina Fernández de Kirchner, trabajan para la unidad en esta segunda etapa de Gobierno.

La convocatoria al diálogo con la oposición será en el Congreso, ratificó Alberto Fernández

Como anunció el domingo tras conocerse el resultado de las elecciones legislativas, Alberto Fernández reiteró su pedido a la oposición a apoyar no sólo el programa económico plurianual que negocia con el FMI para reestructurar la deuda, sino también las "5 o 6 leyes importantes para reactivar la economía" que ya fueron enviadas por el Ejecutivo al Congreso.

Y mencionó entre ellas a “la ley de hidrocarburos, la ley agroindustrial, la ley de compre argentino, la ley de electro movilidad y la ley de fomento de la industria automotriz”.

“Todo eso es algo que nosotros estamos esperando para poder movilizar la economía mucho más”, reafirmó el Presidente en diálogo con periodistas en la Casa Rosada.

Embed

Sin embargo, evitó dar precisiones sobre el proyecto que contempla un plan económico plurianual que está negociando el Gobierno en el marco de la reestructuración de la deuda con el FMI: “Eso está trabajando Martín”, se limitó a señalar en referencia al ministro de Economía, Martín Guzmán.

Según pudo confirmar A24.com, Guzmán presentará ese proyecto del FMI al Congreso, en la primera semana de diciembre y el Gobierno espera apoyo de la oposición, justamente para conseguir el apoyo del Fondo al plan económico que se extendería por lo menos 3 años.

Alberto y un llamado para dirimir la interna en las PASO para 2023

Fernández dejó sentado que pese a la derrota electoral, busca fortalecer al Gobierno de cara a los dos últimos años de mandato y que como presidente del PJ nacional reclamará para definir al candidato a su sucesor en 2023, que el candidato lo elijan todos en el Frente de Todos.

Pero aunque evitó pronunciar la palabra PASO, dejó planteada la iniciativa el lunes después de la derrota electoral cuando analizó en la Casa Rosada con el jefe de Gabinete, Juan Manzur, distintos gobernadores e intendentes del PJ y el titular del Frente Renovador, Sergio Massa.

Un reclamo indirecto al método de elección de candidatos a “dedo” como suele usar la vicepresidenta Cristina Kirchner hasta ahora como jefa indiscutida de la coalición, que le llevaron entre lunes y martes algunos gobernadores e intendentes del PJ que pusieron al hombro el último tramo de la campaña territorial que permitió remontar la derrota en la provincia de Buenos Aires.

Así lo dejaron entrever al menos el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, los intendentes Alberto Descalzo (Ituzaingó) y el diputado y ex intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra, cuando pasaron el martes por la Casa Rosada.

Alberto, entre el festejo de la derrota y la esperanza por el 2023

discurso de Alberto Fernández en Plaza de Mayo.jpg

Como lo hizo en el discurso ante una Plaza de Mayo colmada, lo repitió después en declaraciones a la prensa en Casa Rosada, al responder a las críticas a los festejos del oficialismo, pese a la derrota nacional.

Alberto envió un mensaje interno a la militancia peronista para redoblar los esfuerzos para retener el gobierno en 2023. Con el traje casi puesto de candidato a la reelección, arremetió: “No es vencedor el que gana, es vencedor el que no baja los brazos”.

El Presidente terminó el día de la militancia saludando a la multitud que se retiraba de la Plaza, con la vista extensa desde la terraza de la Casa Rosada. Una postal que ya había visto el día que llegó al poder, el 10 de diciembre de 2019 junto a Cristina Kirchner, pero esta vez, no estuvo ella.

Después del acto, Alberto hizo una cena en Olivos. Estaban los intendentes del conurbano bonaerense y Axel Kicillof. Hablaron de gestión, y metas para los próximos dos años. El clima era bien distinto al que se vivió tras la conmoción de las PASO.

s