La mentirita

Para evitar la crisis económica, Alberto ensaya un giro a la moderación con Vicentin, la oposición y la cuarentena

por Mariano Obarrio | 14 de jul de 2020 - 06:13
Para evitar la crisis económica, Alberto ensaya un giro a la moderación con Vicentin, la oposición y la cuarentena

El iceberg de la economía está en sus narices. Por eso, el presidente Alberto Fernández decidió flexibilizar algunas rigideces de su Gobierno y entablar un diálogo civilizado con la oposición, aunque le pasó facturas y recibió quejas. También por eso decidió que el viernes 17 aflojará la cuarentena del coronavirus y por otro lado admitió que se equivocó con la expropiación del Grupo Vicentin y se declaró “muy respetuoso de la propiedad privada”.

Según pudo saber A24.com, fue un mensaje al sector privado, a la sociedad crispada, a los sectores financieros y a los países que deben ayudarlo con la renegociación de la deuda, como los Estados Unidos.

Alberto bajó los decibeles, bajó cuatro cambios, pero no bajó las banderas”, resumió un miembro de su entorno a A24.com. Todas esas decisiones siguen un patrón político. Fernández sabe que deberá lidiar con una crisis económica mayúscula y que no podía seguir alimentando el conflicto con la sociedad que gritó “basta” con un banderazo el 9 de julio último.

“Después de las peleas con la oposición, miró encuestas y le dieron una caída profunda en su imagen. Se dio cuenta de que puede perder el voto moderado que lo llevó a ser Presidente en 2019”, dijo a A24.com una alta fuente oficial. La vicepresidenta Cristina Kirchner avala, por ahora, esta vuelta a la cordura.

El voto moderado fue tan importante como ella para ganar en octubre.

Cristina en realidad está más preocupada por zafar de todo lo suyo en la Justicia y de su familia. Y por meter gente suya en cargos”, reseñó una fuente de la Casa Rosada. Confía en los acuerdos de la mesa chica de los martes que conforman Alberto, Santiago Cafiero, Máximo Kirchner, Eduardo de Pedro y Sergio Massa. La nueva impronta allí es volver a cierta moderación.

“Por ello hay decisión de abrir la cuarentena pese a que deberíamos seguir cerrados si es por los contagios”, se sinceró otro funcionario. Otro asesor del Presidente fue terminante: “El iceberg de la economía está en frente”. No hay margen para más provocaciones y quiere un cauce más racional.

En ese contexto, después del viernes se flexibilizará la cuarentena en la Ciudad y en la provincia de Buenos Aires, más por urgencias económicas que condiciones sanitarias.

Todo volverá a la fase 3 ampliada. Reabrirán industrias, comercios de cercanía, centros comerciales, actividades físicas y paseos, sin transporte público para no esenciales y con protocolos. Luego se irán relajando otras actividades.

Bajó los decibeles en la confrontación política y convocó a los bloques parlamentarios de Juntos por el Cambio para acordar los términos de un nuevo diálogo. Hizo un sorpresivo mea culpa por la expropiación de Vicentin.

Sobre el caso Vicentin

En declaraciones a FM La Patriada, Fernández dijo ayer: "Yo me equivoqué con el tema Vicentin porque pensé que todos iban a salir a festejar". Agregó: “Yo no soy un loco suelto, no ando con una chequera de expropiaciones".

Todo está relacionado. Según pudo saber A24.com, en los próximos días el Presidente podría concretar un anuncio respecto del futuro de la empresa agroindustrial, que iría en línea con las propuestas del gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, y de un diputado que a través de Leandro Santoro comenzó a hablar con Alberto con frecuencia, el socialista santafecino Luis Contigiani.

 Embed      
Planta de Vicentin en la provincia de Santa Fe (Foto: Sebastián Granata / Télam)
Planta de Vicentin en la provincia de Santa Fe (Foto: Sebastián Granata / Télam)

Se acompañará el concurso de acreedores en la Justicia, se reclamará la intervención de Santa Fe en la empresa denegada por el juez ante la Cámara de segunda instancia, pero al mismo tiempo se avanzará en la conformación de una sociedad mixta, publico privada, con los Vicentin adentro, en la que participen acreedores e inversores privados que capitalizarán deuda.

Reunión con Juntos por el Cambio

El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, fue clave para retomar el diálogo con los bloques opositores tras dos semanas de confrontación: Fernández calificó como “miserable y canallesco” el comunicado de Juntos por el Cambio que reclamó investigar el asesinato de Fabián Gutiérrez y lo consideró “de gravedad institucional” por ser ex secretario de Cristina Kirchner y haber declarado como arrepentido en contra de ella.

En una primera convocatoria, Juntos por el Cambio se negó a compartir el encuentro con los bloques legislativos menos representativos. Luego del enfrentamiento generalizado entre oficialistas y dirigentes de esa coalición reclamaron que la reunión sea exclusiva, y lo consiguieron.

Pero la Coalición Cívica liderada por Elisa Carrió se negó a participar por entender que Alberto no tiene vocación real de diálogo y que es el jefe del Gabinete, Santiago Cafiero, el que tiene que rendir cuentas ante la Cámara de Diputados.

 Embed      
Massa, Alberto y Máximo Kirchner en la videoconferencia de ayer con referentes de Juntos por el Cambio (Foto: Presidencia)
Massa, Alberto y Máximo Kirchner en la videoconferencia de ayer con referentes de Juntos por el Cambio (Foto: Presidencia)

Fernández los necesita para reclamar amplio apoyo para las leyes de moratoria fiscal, ampliación del presupuesto y para darle a la deuda soberana bajo legislación local el mismo trato que la que rige con ley de Nueva York.

El Presidente buscó tomar distancia de una posible venezuelización de su gobierno. Las constantes referencias a los “odiadores seriales” y al “odio”, la semana última, hicieron temer en la oposición que el Gobierno quiera sancionar una ley de “delito de odio”.

El régimen chavista de Nicolás Maduro la usa para perseguir y encarcelar opositores. “Eso nunca va a pasar acá, Alberto nunca permitiría eso”, dijo un funcionario.

En la videoconferencia con los opositores, Alberto les recriminó el comunicado por Fabián Gutierrez. “Nos retó. El comunicado le dolió mucho y tiene una fuerte interna con el kirchnerismo”, dijo uno de los legisladores que hablaron con Fernández, que puso de relieve que los recibía por tercera vez en siete meses de gestión.

“Les propongo que dialoguemos en serio para levantar a la Argentina, no para sacarnos ventaja”, les dijo el Presidente, junto a Massa, el jefe del bloque de senadores del Frente de Todos del Senado, José Mayans; el de Diputados, Máximo Kirchner; y la senadora Anabel Fernández Sagasti. Máximo y Sagasti representaban al ala kirchnerista en ese acuerdo de paz.

Por Juntos por el Cambio estuvieron el jefe del bloque de diputados de la UCR, Mario Negri; el vice tercero de la Cámara baja, Alfredo Cornejo, (también titular de la UCR); el jefe del bloque del PRO, Cristian Ritondo; Alvaro González (PRO); el jefe del bloque radical del Senado, Luis Naidenoff; el senador Martín Lousteau (UCR); el jefe del bloque de senadores de PRO, Humberto Schiavoni; y Laura Rodríguez Machado (PRO), vice del Senado.

Según pudo saber A24.com, los opositores manifestaron su apoyo a la renegociación de la deuda pública y no objetarán la ampliación del presupuesto, pero presentaron una lista de reclamos a Fernández:

  • Que haga cesar el destrato que reciben de Cristina Kirchner en el Senado, que les apagó los micrófonos cuando objetaron la sanción de la comisión bicameral de Vicentin. Exigieron “libertad de expresión”.
  • Que la moratoria fiscal contemple beneficios para los que cumplen con sus impuestos, como transformar intereses pagados por crédito fiscal.
  • Que Cafiero se presente en Diputados, cosa que finalmente hará el 30 de julio.
  • Que la Nación no discrimine a las provincias de Cambiemos, como Mendoza y la Ciudad, en el giro de ATN.
  • Renegociar deudas de provincias con la Nación.
  • Que se atiendan proyectos de reactivación tras la pandemia para Pymes.

Mientras esto ocurría, el ex presidente Mauricio Macri, atacado por todo el Gobierno y el kirchnerismo, hasta por el vocero presidencial Juan Pablo Biondi, puso en valor su gira relámpago a Paraguay para visitar al ex presidente Horacio Cartes y reunirse con el presidente Mario Abdo.

Con ambos dialogó sobre la importancia de la integración regional y de consolidar el Mercosur y su relación con la Unión Europea. Buscó así dejar el mensaje de que sigue vigente, que habla con otros presidentes de la región de centroderecha, y opacar la reunión de Olivos. Un mensaje a Alberto y también a los propios que dialogan con el Presidente.

 Embed      
Mauricio Macri junto a Horacio Cartes, en Paraguay (Fuente: captura de TV)
Mauricio Macri junto a Horacio Cartes, en Paraguay (Fuente: captura de TV)

En ese encuentro, el Presidente les recriminó a los integrantes de Juntos por el Cambio que los recibe con frecuencia, cosa que no hacía Macri, pero estos le reprocharon que los diputados K no daban quórum en las sesiones.

El pase de facturas de Alberto fue cuando dijo se lamentó por el comunicado por el crimen de Fabián Gutiérrez: “No se puede confiar si alguien muere y en un momento se convierte en una víctima de mi vicepresidenta. Es difícil construir confianza desde allí. Y una mañana me levanto y me atribuyen estas cosas. Se construye sin hipocresías y honestamente. Me dolió vivir eso esa semana. Respetémonos”, les reprochó. “En política no todo vale”, enfatizó.

“Quiero recuperar la confianza. Nunca pasé yo esos límites. Y es necesario que lo hablemos porque quiero pensar en el mañana y recuperar el futuro”, dijo Fernández.

Según la visión de Cambiemos, los acuerdos fueron “generalidades” y se planteó el futuro legislativo. “Más allá de las formalidades hubo bastante incomodidad”, señaló un diputado.

“La idea, básicamente, es lograr que ellos nos respeten como primera minoría”, señaló otro.

Ritondo planteó que “el diálogo es el camino” y al salir evalúo ante A24.com que “se trató construir un diálogo con respeto, es un puntapié inicial y hay que ver cómo sigue”.