Las negociaciones con el FMI

Guzmán bajó la cumbre con la oposición y dejó un tendal de heridos en Juntos por el Cambio

La oposición dice que el Gobierno no tenía precisiones para mostrar de las negociaciones con el organismo y el Gobierno la acusó de no poder resolver sus peleas internas
Mariano Obarrio
por Mariano Obarrio |
El ministro de Economía

El ministro de Economía, Martín Guzmán, y el canciller, Santiago Cafiero. (Foto: MECON)

La decisión del gobierno de Alberto Fernández de suspender la reunión con Juntos por el Cambio por el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) abrió un nuevo capítulo en la “grieta”: la Casa Rosada acusó a la oposición de no resolver sus internas políticas, mientras que ésta aseguró que le pidieron “precisiones” al ministro de Economía, Martín Guzmán, en cuanto al “sendero” del ajuste fiscal y que éste “no pudo brindarlas”.

Según pudo saber A24.com de altas fuentes oficiales, Alberto Fernández le ordenó a Guzmán suspender el encuentro que se anunciaba para este martes porque los líderes de Juntos por el Cambio no se pusieron de acuerdo en aceptar la invitación de Guzmán al Salón Belgrano del Ministerio de Economía.

Una parte de ellos quería llevar al ministro al Congreso. El gobernador de Jujuy y presidente de la UCR, Gerardo Morales, y otros “dialoguistas”, dicen en Balcarce 50, aceptaban ir al ministerio; pero la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, y los “halcones” se plantaron de que debía ser en el Congreso.

En cambio, desde Juntos por el Cambio aseguraron en forma unánime a A24.com que en los diálogos previos le reclamaron a Guzmán que diera precisiones sobre el “sendero” del recorte fiscal y que “el ministro no pudo brindarlas”. "Si querían precisiones debían ir a la reunión. No sabían qué diría Guzmán", contestaron en el Gobierno.

Sin embargo, en la Casa Rosada admitieron que el "sendero" es uno de los principales puntos de negociación con el Fondo para cerrar un acuerdo de facilidades extendidas para el repago a diez años de la deuda de 44.000 millones de dólares.

El FMI exige equilibrio fiscal en 2024 o 2025

El FMI exige llegar al equilibrio fiscal en 2024 o 2025, mientras que Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner quieren que el déficit cero se produzca en cinco años, es decir en 2027. “El sendero fiscal debe buscar un equilibrio en cinco años, progresivo, para no arriesgar recuperación económica”, dijo a A24.com un alto funcionario de la Presidencia.

“Además, hay otras propuestas que hace la Argentina y que el FMI todavía debe responder”, agregó la alta fuente.

En medio de todo, también faltaba resolver otro aspecto clave que generaba incertidumbre: la reunión este martes entre el canciller, Santiago Cafiero, y el secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, y con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, muy cercana al presidente norteamericano Joe Biden.

Cafiero, junto al embajador Jorge Argüello, pedirá apoyo de la Casa Blanca para el acuerdo. Pero en la charla se colarán algunos asuntos geopolíticos que no terminan de cerrar en Washington.

Posibles reclamos de los Estados Unidos por el FMI

El gobierno de los Estados Unidos quiere saber si la Argentina será un aliado confiable. La presencia del alto funcionario iraní Moshen Rezai en la reasunción de Daniel Ortega en Nicaragua abrió una fisura en la relación; el embajador argentino Daniel Capitanich había participado del evento sin informar al Gobierno de esa situación.

El Departamento de Estado criticó ese gesto iraní en Managua. Rezaí tiene pedido de captura internacional en Interpol como acusado por el atentado a la AMIA y Capitanich debió pedir la captura en el momento y no lo hizo. Cafiero, según las fuentes, dirá que luego la Argentina pidió la captura a Interpol y que Capitanich no conocía su presencia en Managua.

La reunión caerá, además, en una fecha emblemática. Este martes se cumplen siete años de la muerte del fiscal de la AMIA Alberto Nisman, aún no esclarecids.

Rezai era uno de los acusados señalados por Nisman, que apareció muerto luego de denunciar un supuesto encubrimiento del ex gobierno de Cristina Kirchner que firmó un memorándum con Irán para que los acusados pudieran declarar en Teherán ante una comisión de la verdad y no ser enviados a la Argentina.

China y Rusia, en la agenda bilateral

También la Casa Blanca mira con recelo las reuniones que Alberto Fernández tendrá el 3 y el 4 de febrero con los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y de China, Xi Jinpin, dos países que interfieren en los intereses norteamericanos. Además, no gustó en Washington la asunción de Alberto Fernández como presidente protémpore del Consejo de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), un foro enfrentado con los EE. UU.

“La Argentina defiende el multilateralismo y todos hablan con todos. Muchos países tienen relación con China y también con los EE. UU.”, dijo a A24.com un funcionario oficial. Esto le repetirá Cafiero a su anfitrión norteamericano. El gobierno de Fernández tiene una agenda común con los EE. UU.: el cambio climático, los derechos humanos y la no proliferación nuclear.

"No querían darnos precisiones", dicen en Juntos por el Cambio

Cerca de Patricia Bullirch, la presidenta del PRO, aseguraron a A24.com que “Juntos por el Cambio pidió más precisiones y no las querían dar”. Además, señalaron: “Para nosotros mejor, la haremos en el Congreso y no nos quedamos embadurnados”, dijeron.

De la oposición surgió la versión, además, de que Guzmán haría una presentación pública del acuerdo con el FMI este miércoles, pero esto fue desmentido por la Casa Rosada. “Es un delirio, el acuerdo no está todavía. Ojalá se pudiera”, dijeron a A24.com.

La misma línea argumental se escuchó en el entorno del jefe del bloque de diputados de la UCR, Mario Negri. “El Gobierno pidió la reunión pero nosotros le pedimos precisiones y como el ministro no estaba en condiciones de darlas y no le dábamos argumentos para romper, la cancelaron”, dijeron.

El titular de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, dijo a A24.com que se suspendió porque “no había mucho más de lo que ya anunció el ministro, y el ministro está en enfocado en otros aspectos del acuerdo”. La oposición asegura que Guzmán solo repetiría lo que les dijo a los gobernadores del peronismo en un encuentro de la semana pasada.

El Gobierno acusa a las "palomas" y los "halcones"

En la Casa Rosada y en Economía aseguraron que la reunión “nunca tuvo una fecha confirmada”. Y que Gerardo Morales había conversado con Guzmán el lunes y con el Presidente el martes último y que no tenía reparos en asistir al Salón Belgrano de Economía, al igual que Negri y el jefe del bloque de diputados del PRO, Cristian Ritondo.

Pero no pudieron convencer a Patricia Bullrich y a otros “halcones” del PRO. Consignaron que el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, había conversado también con Morales, Negri y Ritondo y que todo parecía encaminado a hacerla en Economía. Según el Gobierno, las "palomas" eran dialoguistas.

“Morales había dicho que sería el martes a las 18 pero esa fecha nunca estuvo firme”, agregaron fuentes oficiales. .

Nuevamente, aparece el bendito Plan Plurianual

En este contexto, el Gobierno anunció que convocará a las sesiones extraordinarias a partir del 24 de enero y que en caso de que avance un acuerdo con el FMI podría enviar el Plan Plurianual demorado desde diciembre.

“A esta altura el Plan Plurianual se enviará si hay acuerdo con el Fondo, ya es parte de lo mismo: el acuerdo con el staff y la carta de intención. Si llegamos, se enviará. Y no creemos que haya motivo para que no haya acuerdo”, dijo un vocero oficial. En la Casa Rosada descuentan que las negociaciones llegarán a buen puerto más allá de que admiten de que está demorado.

Por lo pronto, el temario incluido para extraordinarias ordenará el debate parlamentario sobre los proyectos de ley de Consenso Fiscal, Consejo de la Magistratura, Electromovilidad, HIV, cannabis, ley agroindustrial, automotriz e hidrocarburos.

La Casa Rosada le prende velas a que Cafiero consiga hoy un visto bueno de Antony Blinken y así retomar el diálogo con la oposición, en otro contexto, y llevar buenas noticias a la tropa propia. “Creemos que habrá un acuerdo, pero queremos un buen acuerdo”, dijo uno de los voceros principales del Presidente.

s