Peronismo vs. peronismo

La CGT evalúa hacer una gran marcha contra la inflación en "caso de que sea necesario"

Después de las marchas de los piqueteros, sería el turno de la CGT. Aunque todavía no definen la modalidad. El curioso silencio del moyanismo.
Nicolás Poggi
por Nicolás Poggi |
La CGT monitorea la situación y evalúa los pasos a seguir. (Foto: archivo)

La CGT "monitorea" la situación y evalúa los pasos a seguir. (Foto: archivo)

De este modo se reactivó la central obrera, que venía de una situación de “monitoreo” de los guarismos económicos y de acompañamiento al Gobierno –al presidente Alberto Fernández y sus ministros más cercanos– ante el embate del kirchnerismo por el acuerdo con el FMI.

La conducción cegetista, donde conviven tres jefes de distintas procedencias como Héctor Daer (Sanidad), Carlos Acuña (estaciones de servicio) y Pablo Moyano (Camioneros), había efectuado la semana pasada una defensa abierta de los ministros Martín Guzmán (Economía) y Claudio Moroni (Trabajo), dos de los nombres apuntados por La Cámpora, en una reafirmación de la alianza que mantienen con la Casa Rosada.

alberto-fernandez-la-cgt.webp
Buenas migas. Alberto mantiene buena relación con la CGT desde que asumió. (Foto: archivo)

Buenas migas. Alberto mantiene buena relación con la CGT desde que asumió. (Foto: archivo)

Esa sinergia, que se despliega en el diálogo tripartito de la central con el Gobierno y la Unión Industrial Argentina (UIA), es la que hace sin embargo que desde el grueso de los “Gordos” -como se conoce a los gremios de servicios- intenten bajar los decibeles. Aunque la chance está.

“Como medida, la CGT siempre tiene la potestad del reclamo en la calle cuando no se responda a las necesidades que planteemos”, señalaron a A24.com desde la mesa chica de la central, donde por ahora prefieren inclinarse por el “diálogo permanente con el Ministerio de Economía y los empresarios” antes que en la posibilidad de protestas.

Sí reconocieron en la CGT que hay un reclamo firme por la inflación desde dos parámetros: porque “no sólo que es imprevisible, lo que complica resolverla en las paritarias”, sino que también obliga a los gremios a trazar estrategias de “acuerdos salariales cortos”, a pocos meses.

La posibilidad de una marcha

uocra c.jpg
Secretario general de la Uocra, Gerardo Martínez. (Foto: prensa)

Secretario general de la Uocra, Gerardo Martínez. (Foto: prensa)

Había sido el jefe de la Uocra, Gerardo Martínez, el que sorprendió con el anuncio de que la central estaba analizando alguna medida de protesta contra la inflación, en un reclamo dirigido al sector empresario pero que también tendrá como destinatario, indefectiblemente, al Gobierno y el equipo económico.

Para Martínez -que es uno de los dirigentes de peso del sindicalismo- la intervención que analiza la CGT podría ser una “medida contra todos aquellos que, de una manera sectorial o corporativa, tienen una intención de ir generando este proceso inflacionario remarcando”, según dijo a Infobae.

Pero el llamado de atención también será para la política por “ir generando este nivel de desconfianza y de descrédito”, dijo el jefe de la Uocra. Fuentes sindicales adviertieron que la marcha tendría dos destinatarios. Por un lado, los sectores económicos; por el otro, la interna oficialista. Para quienes comandan la CGT, los ruidos internos terminan siendo un tiro en el pie en un momento de tantas necesidades. ¿La CGT como furgón de cola de la "marcha federal" de los piqueteros?

Marcha federal piquetera.jpg
La última

La última "marcha federal" del Polo Obrero.

Desde la conducción de la central señalaron ante A24.com que el reclamo para el Gobierno es que “encuentre un plan económico que empiece a bajar la inflación y se recupere el poder adquisitivo, que se ve afectado porque el índice medio de inflación siempre es inferior al índice en que se consume la mayoría del salario, que es en alimentos e indumentaria”.

El propio Acuña, del consejo directiva cegetista, también se había expresado en la misma línea que el jefe de la Uocra. Después de decir que los empresarios son los “principales responsables” de la inflación y que el Gobierno “debería controlar los precios”, el dirigente no descartó que se tome alguna medida de fuerza contra el sector privado “en caso de que sea necesario”.

"Los empresarios se comprometen y después no hacen nada. Y los malos de la película somos nosotros", se defendió el sindicalista en declaraciones a El Destape Radio.

Pero de nuevo pusieron paños fríos sus compañeros de conducción: “Todavía tenemos lugares donde golpear la puerta, y nos escuchan; tomamos las calles cuando eso no sucede, pero hoy está sucediendo”, aclararon.

La posición de los "duros"

Alberto Fernández Hugo Moyano.jpg
Aliados. El Presidente suele definir como

Aliados. El Presidente suele definir como "ejemplar" a Hugo Moyano. (Foto: archivo)

Sorprendió que la amenaza haya sido lanzada por los “Gordos”, aliados del Presidente y oficialistas por tradición en todos los ciclos políticos; en cambio, se mantuvo en silencio el sector duro que representa el moyanismo y gremios de la Corriente Federal como La Bancaria, que también integran la nueva CGT.

Desde el moyanismo, admitieron ante A24.com que todavía no hubo “bajada de línea” al respecto, por lo que las bases están a la espera de definiciones. Esto significa que las cúpulas pueden no tomar ninguna postura o bien decidir la acción directa y eso determinará el comportamiento de gremios combativos como Camioneros.

Sin embargo, hay un atenuante para la posibilidad de tomar la calle: “Hugo Moyano apoya 100 por ciento a Alberto”, reconocen ante este portal voceros del ala dura de la CGT.

Algunos recuerdan incluso que cuando Pablo Moyano, cercano al kirchnerismo y hoy enfrentado con su padre, fue a la Casa Rosada hace algunas semanas para almorzar con el Presidente, se habló de la posibilidad de hacer una marcha el 1° de Mayo por el Día del Trabajador. Aunque finalmente se desactivó.

La puja por Ganancias

Guzman en AMCHAM 02.png
Guzmán recibió el pedido de Massa para actualizar Ganancias. (Foto: oficial)

Guzmán recibió el pedido de Massa para actualizar Ganancias. (Foto: oficial)

Mientras tanto, la CGT apoyó el pedido que el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, le hizo a Guzmán para que actualice el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias, que actualmente está en 225 mil pesos y que quedó atrasado ante el alza inflacionaria.

El Ministerio de Economía respondió rápidamente y confirmó que se modificará el tope de ese impuesto, uno de los caballitos de batalla del sindicalismo desde los tiempos en que Hugo Moyano desafiaba al gobierno de Cristina Kirchner.

“Venimos trabajando para que los salarios conseguidos en las mesas de negociación no se vean afectados por la incidencia del tributo y se actualicen los valores sobre los cuales los trabajadores tributan”, sostuvo la CGT en un documento donde advirtió que modificar el esquema actual de Ganancias es un “acto de estricta justicia social”. Ahora falta que el Gobierno confirme los nuevos montos.

Se habló de
s