Tras los cambios en el gabinete

La interna por Soria: Alberto prioriza el consenso con Cristina y ratifica el distanciamiento de provincias aliadas

El primero en encender la mecha fue el senador rionegrino Alberto Weretilneck. La lista de reproches de los gobernadores.
por Nicolás Poggi | 16 de marzo de 2021 - 21:41
El Gobierno

El Gobierno, en comunicación con gobernadores durante la pandemia (Foto: archivo Presidencia).

Atrás quedaron los tiempos del “presidente y los 24 gobernadores”. Las últimas crisis del Gobierno obligaron a Alberto Fernández a reforzar el consenso con el ala dura de la coalición, representada por el kirchnerismo, lo que a su vez generó el descuido de la relación con las provincias aliadas. Un aspecto en el que, justamente, el presidente esperaba diferenciarse de sus antecesores en el cargo.

El primero en encender la mecha fue Alberto Weretilneck, exgobernador de Río Negro por Juntos -un partido provincial- y actual senador aliado del oficialismo. “Nada bueno puede surgir para la Justicia con Soria ministro: no tiene condiciones para desempeñar el cargo. Viviremos una de las etapas más oscuras de la relación interpoderes. Debemos estar atentos a la persecución a dirigentes opositores, periodistas y quienes pensamos distinto”, alertó desde sus redes sociales.

https://api.scraperapi.com/?api_key=1e0f56943452409b556fd540b2fa059c&premium=true&url=https%3A%2F%2Fpublish.twitter.com%2Foembed%3Furl%3Dhttps%3A%2F%2Ftwitter.com%2FWeretilneck%2Fstatus%2F1371809791551606786

No conforme con esas críticas, el exmandatario -que conoce a Soria del pago chico-, calificó al designado ministro de Justicia como “violento, agresivo e incapaz de generar un diálogo positivo que permita resolver un problema”. “Desde el punto de vista profesional no tiene ninguna capacidad para desempeñarse en un cargo tan importante”, insistió en declaraciones a radio Rivadavia.

Weretilneck parece olvidar, sin embargo, que como vice de Río Negro fue aliado de la familia: de hecho, asumió la gobernación de manera interina tras la muerte de Carlos Soria -padre del ahora ministro-, quien fue asesinado por su esposa el 1 de enero de 2012 cuando aún no llevaba un mes en el cargo. En 2015, el actual senador obtuvo la reelección de la mano del Frente Juntos -ya sin el PJ- y luego intentó, sin éxito, volver a postularse en 2019, hasta que la Corte Suprema tumbó sus aspiraciones. Entonces designó en su lugar a Arabela Carreras.

pjimage (3).jpg
Soria, el nuevo ministro. (Foto: archivo)

Soria, el nuevo ministro. (Foto: archivo)

La propia Carreras, de buena relación con la Casa Rosada, también expresó públicamente su rechazo a la designación de Soria. “Tiene ciertas dificultades para un diálogo razonable o un diálogo pacífico", dijo después de un acto en su provincia. Si bien manifestó “respeto” por la decisión del Presidente, admitió que "los niveles de violencia” del designado ministro en su trato “generan preocupación".

El diputado rionegrino Luis Di Giácomo, que fue ministro de Gobierno de Weretilneck, contribuyó con esa masa crítica y advirtió que la “designación de Soria, sin formación ni experiencia en la materia judicial, denunciador serial sin fundamentos, pendenciero y confrontativo, aparece como más acorde a intenciones de interferir y presionar a toda la Justicia en beneficio de un sector que a llegar a las reformas para beneficio del conjunto”. Un rechazo en bloque.

En algunas provincias peronistas prefieren ser más cautos. “Conozco a Soria de cuando era intendente de General Roca, y tengo buen diálogo con él”, se limitó a decir el entrerriano Gustavo Bordet cuando fue consultado. Otros dicen no tener inconvenientes, pero evitan las manifestaciones públicas sobre un movimiento que interpretan como un triunfo de Cristina Kirchner.

Sensación térmica

Como sea, el malestar de algunos aliados con este cambio en el gabinete se suma a una larga la lista de desencuentros de Alberto con los gobernadores del PJ:

  • El tucumano Juan Manzur, que fue una figura clave en la campaña electoral, quería ser jefe de Gabinete del gobierno del Frente de Todos. No se lo dieron.

  • El gobernador de San Juan, Sergio Uñac, fue el primero que habló el año pasado -en representación de los intereses de la Rosada- para pedir la suspensión de las PASO. El Gobierno no intervino y este martes la Cámara Nacional Electoral confirmó el calendario, con las primarias para el 8 de agosto y las elecciones generales para el 24 de octubre.

  • Al chubutense Mariano Arcioni lo critican abiertamente por los episodios de violencia contra la comitiva presidencial el fin de semana pasado. "No fueron lo suficientemente activos para evitarlo”, se quejó Alberto en una entrevista con Canal 9. El ministro de Seguridad provincial, Federico Massoni, dijo que el operativo dependía de Presidencia y apuntó contra el intendente de Puerto Lago, Augusto Sánchez, por las modificaciones en la recorrida. "Wado" de Pedro les recriminó que la provincia acumula “problemas sin solución”.

https://api.scraperapi.com/?api_key=1e0f56943452409b556fd540b2fa059c&premium=true&url=https%3A%2F%2Fpublish.twitter.com%2Foembed%3Furl%3Dhttps%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fwadodecorrido%2Fstatus%2F1371513525429006338

  • Manzur atraviesa, en estos momentos, una rebelión de un sector del peronismo que responde al vicegobernador Osvaldo Jaldo, y que partió el bloque del justicialismo en la Legislatura. Más allá de los gestos de voluntad, la Casa Rosada tampoco pudo hacer nada para evitarlo.

Se habló de