Casa Rosada

La última de los Avengers: los vengadores de Cristina, Alberto y los posibles daños colaterales

En la pelea interna por la economía, el ministro Martín Guzmán, enfrenta su principal examen: lograr un acuerdo sin ajuste, como pide Cristina.
por Stella Gárnica |
Avengers: La foto de la unidad del Frente de Todos con Alberto Fernández y Cristina Kirchner en el centro de la disputa política por la economía. (Foto: Presidencia)

Avengers: La foto de la "unidad" del Frente de Todos con Alberto Fernández y Cristina Kirchner en el centro de la disputa política por la economía. (Foto: Presidencia)

Alberto Fernández lleva a su ministro de Economía, Martín Guzmán, a una extensa gira por Europa en la que ambos buscarán apoyos de los influyentes gobiernos de España, Italia y Portugal, como del Vaticano, para conseguir un acuerdo por la restructuración de las deudas con el FMI y el Club de París, en línea con los reclamos de la vicepresidenta Cristina Kirchner, confirmada "conductora" de la coalición de gobierno.

Cristina reclama a Guzmán que negocie la postergación o directamente la condonación de pagos a los organismos internacionales de crédito y que no aplique un ajuste en la economía interna, antes de las elecciones legislativas de este año, en las que el Frente de Todos buscará, como objetivo mínimo, mantener la mayoría parlamentaria, como paso previo a retener la sucesión presidencial en 2023.

La ya famosa foto de la "unidad" del Frente de Todos sacada el miércoles en Ensenada puede compararse con una imagen de la serie de películas de ficción más famosa de la productora cinematográfica Marvel: Avengers.

Los discursos belicosos pronunciados por algunos de los protagonistas, declarando la "guerra" no solo al virus COVID-19, sino a la Corte Suprema de Justicia a la que todos vincularon con la oposición de Juntos por el Cambio y a los "poderes económicos" que operan contra las medidas de control económico y las restricciones por la pandemia, decretadas por el Presidente.

https://twitter.com/CFKArgentina/status/1389614744194191362

Un golpe de estado blando, denunciaron en el acto con discursos encendidos en Ensenada, que mostró el regreso de Cristina como conductora del oficialismo y volvió a marcar el rumbo económico y político esta semana.

La foto de todos en línea preparados para el ataque se asemeja, salvando las diferencias de la realidad argentina, a los superhéroes de Marvel: como en la ficción, Alberto Fernández aparece zigzagueante, en el centro de la escena como Capitán América, dirigiendo la batalla por su experiencia; pero la estratega del plan es Cristina, como la líder de cabello colorado y poderes terrenales basados en su inteligencia y empatía. Natasha Romanof (Viuda Negra) en la película de Marvel.

image.png

Los siguen el resto de los superhéroes en línea de guerra:

Sergio Massa podría cumplir el rol de Iron Man. El influyente empresario Tony Stark (morocho de edad media, experimentado) aporta sus contactos e influencias con la embajada de Estados Unidos y en el establishment de ese país. Esta semana, desde el entorno del presidente de la Cámara de Diputados dejaron trascender pedidos de congresistas demócratas norteamericanos para que Joe Biden ordene al FMI no cobrar la deuda a la Argentina y salir en auxilio económico excepcional frente a la crisis por la pandemia.

Axel Kicillof puede mimetizarse con Spiderman por ser el más joven -pese a sus 50- impulsivo y leal a la jefa en la foto. En el acto en Ensenada, Kicillof expresó el apoyo del kirchnerismo a las medidas adoptadas por el Presidente, declaró la "guerra" al virus y acusó a la Corte de estar detrás de intentos de una nueva "devaluación" por influencia de los factores de poder económicos y el neoloberalismo encarnado en el expresidente, Mauricio Macri, y la exgobernadora, María Eugenia Vidal.

Volvió a denunciar "lawfare" y vinculó la actual crisis política a la decisión de la Corte a la causa que enfrentaron él y Cristina por el dólar futuro. "Buscan modificar las decisiones de un gobierno democráticamente elegido", dijo y acusó a la oposición de acudir a la Justicia "buscando forzar decisiones por fuera del marco democrático".

Acompañaron en la foto de la "unidad" la vicegobernadora y poderosa dirigente de La Matanza, Verónica Magario, podría parecerse al personaje de la Bruja Escarlata, y el ex intendente de Avellaneda y ministro de Hábitat, Jorge Ferraresi, a un personaje secundario de Marvel como Falcon.

No queda claro quiénes podrían ocupar los roles de Thor y de Hulk, aunque quizás puedan ser interpretados por dirigentes fallecidos en algún capítulo anterior.

image.png

Podríamos seguir, pero por ahora completamos los héroes de esta guerra declarada a la Corte y a la oposición, en vísperas del comienzo de la campaña electoral.

Eso mostró la foto del jueves en Ensenada en respuesta al fallo de la Corte Suprema de Justicia, pero la pregunta es: ¿Alguien mide los daños colaterales de la declaración de una guerra, como la que en la ficción terminó dividiendo por años a los Avengers luego de destrucción masiva en Beirut?.

Alberto parece por momentos, volver a la moderación, tomando la enseñanza de la película de Marvel, y podría querer dar la pelea interna para intentar mantener cierto equilibrio para gobernar por la unidad del país, pero su triunfo o fracaso se comprobará esta semana en la gira europea. El principal examen será el que deberá afrontar el ministro de Economía, Martín Guzmán, que no estuvo en la foto de los héroes de la Patria. El lugar estelar lo tuvo Kicillof, que hoy aparece como su principal rival interno en su rol de principal asesor económico de Cristina.

Alberto dejó antes de partir al Viejo Continente una batería de medidas de ayuda social, que sin llegar a la generalización del IFE al que se oponía Guzmán, intentó dejar conforme a los reclamos del kirchnerismo. El anuncio lo hizo en una fecha especial para el peronismo: el 7 de mayo es el cumpleaños de Evita, la abanderada de los humildes.

¿Qué papel tendrá a Guzmán en la foto de esta guerra contra el virus? ¿Qué margen de acción tendrá para imponer sus políticas en medio de la guerra electoral, con la que el Gobierno buscará mantener la mayoría parlamentaria y la gobernabilidad en un año de pandemia cada vez más complicado?.

Si Guzmán pasa el primer examen y logra traer un fuerte apoyo a las negociaciones desde Europa y EE.UU. podría sumarse a la foto de los héroes rompiendo el maleficio y la división de los Avengers. Algo así pasó en la última película: deben afrontar a un enemigo mucho más poderoso que los termina matando a todos y para sobrellevar la derrota, deben retroceder en el tiempo para cambiar el futuro.

Pero si no trae resultados para la economía, el comando de campaña de Avengers podría "flotarlo" (como dicen en la miniserie “Los 100”) y convocar a otro superhéroe. Según dejaron trascender desde el campamento cristinista de Kicillof, ya le buscan reemplazante.

Mientras, desde la Casa Rosada aducen que “hay empate técnico” en la interna por el aumento de tarifas y Guzmán sigue en carrera, apoyado por el Presidente. Capitana Marvel (Cecilia Todesca, vicejefa de Gabinete de Alberto que se ocupa de todas las variables económicas locales), o Ant-man o el Hombre Hormiga (Augusto Costa, ministro de Industria bonaerense) serían los elegidos para una emergencia.

De todos modos, la pregunta es si logrará Guzmán enderezar el rumbo de la economía de pandemia con superpoderes emanados del FMI (Kristalina Georgieva) y del Papa Francisco. Antes de partir a Europa el Presidente leyó el proyecto que el lunes se presentará en el Congreso para que le deleguen facultades para tomar restricciones sanitarias en todo el país. Será el mismo DNU vigente pero con "más fundamentación sanitaria y legal", explicaron en La Rosada.

Cada sector interno (albertismo y cristinismo) cedió un poco (con el massismo como mediador tendiendo puentes con Estados Unidos) e intentan avanzar hacia un acuerdo para evitar los daños colaterales que significarían una nueva disparada de la inflación como de la pobreza. ¿Lo lograrán?. Esta película por ahora tiene final abierto.