Clases presenciales

Alberto hace equilibrio entre la moderación que lo llevó al poder y la denuncia de Cristina sobre un "golpe institucional"

La Casa Rosada evaluaba la estrategia a seguir ante el fallo adverso de la Corte por las clases presenciales.
por Stella Gárnica | 04 de mayo de 2021 - 14:54
Alberto Fernández

Alberto Fernández, rodeado por Nicolás Trotta y Axel Kicillof y el sindicalista Antonio Caló, de la UOM. (Foto: Presidencia)

El presidente Alberto Fernández volvió a quedar envuelto, una vez más entre el discurso moderado con el que llegó al poder en 2019 con el 48% de los votos, y el discurso extremo de la vicepresidenta Cristina Kirchner, que este martes consideró como "un golpe contra las instituciones de la democracia", el fallo de la Corte Suprema de Justicia adverso al DNU que suspendió las clases presenciales y avaló el reclamo de autonomía del opositor Horacio Rodríguez Larreta como jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (CABA).

Cristina fue la primera en referirse al fallo de la Corte de unas 24 páginas que se conoció este mediodía, como es su costumbre, en un duro mensaje a través de las redes sociales y denunció lisa y llanamente, un "golpe blando" contra el Gobierno.

Mientras el Presidente demoró más de dos horas el acto en Ezeiza, donde tenía previsto anunciar la entrega de 20.000 netbooks en el marco del reciclado del Plan Conectar Igualdad de CFK, ahora llamado “Juana Manso”.

Cristina denunció una especie de “golpe” contra las autoridades elegidas por el voto popular. Pero Alberto se mostró conciliador, dijo que como hombre del derecho, cumplirá los fallos de la justicia, aunque la acusó de “decrepita” y anunció que “va a luchar” contra eso.

https://twitter.com/CFKArgentina/status/1389614744194191362

En principio, Alberto dio a entender que cumplirá la sentencia de la Corte; es decir, dejará en libertad a CABA de decidir sobre las clases presencales: "Soy un hombre que reivindica el derecho. Respeto las sentencias judiciales, no saben lo que me apena ver la decrepitud del derecho convertido en sentencias. Pero bueno, es el tiempo que me ha tocado, y también tendremos que luchar contra eso".

Mientras un silencio hermético se sumía entre los principales dirigentes de la Casa Rosada analizando los próximos pasos a seguir, la incógnita es si habrá choque de poderes entre el Ejecutivo y el Judicial. Fernández llevará ahora la pelea política al Congreso. Así lo ratificó en A24 Fernando "el Chino" Navarro, Secretario de Relaciones Parlamentarias de la Jefatura de Gabinete.

Allí, Cristina, Máximo Kirchner y Sergio Massa tomarán las riendas del proyecto de ley que el oficialismo intentará aprobar para darle superpoderes al Presidente para aplicar restricciones por la pandemia.

El proyecto había sido anunciado por el propio Fernández el pasado viernes, al anunciar el nuevo DNU con las restricciones que rigen hasta el 21 de mayo a la circulación y a las clases presenciales en zonas de alto riesgo y de alarma epidemiológica. El anuncio del proyecto de ley fue -como había anticipado A24.com- una manera de abrir el paraguas ante el fallo adverso de la Corte: demorado, finalmente llegó este martes, con el DNU 241 vencido.

¿Qué dijo Alberto?

Así, en un discurso ambiguo, pero apoyado por la dureza del kirchnerismo -incluido el gobernador Axel Kicillof- Alberto dejó entrever lo que será su próxima estrategia para administrar la segunda ola de contagios: “La pandemia no nos da respiro, voy a seguir cuidando la salud de los argentinos por más que escriban muchas hojas en sentencias”.

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, convocará en las próximas horas a un debate con los ministros de Educación de todas las provincias en el marco del Consejo Federal de Educación, para buscar apoyo del resto de los gobernadores a las medidas sanitarias adoptadas por el Gobierno nacional.

El último DNU por ahora no es afectado por el fallo de la Corte, pero sienta precedentes para eventuales nuevos reclamos. No solo de la Ciudad sino de otras provincias opositoras a la suspensión de las clases presenciales.

La defensa presentada por Carlos Zannini es la que no aceptó hoy la Corte. Y le puso límites al Gobierno señalando que las medidas sanitarias van por un carril distinto al de las autonomías federales de las provincias.

La Casa Rosada ahora buscará sacar la pelea del Poder Judicial y llevarla ahora al debate político en el Congreso, donde tiene mayoría parlamentaria, al menos hasta las próximas elecciones.

Las repercusiones en la Casa Rosada

Pese al discurso moderado del Presidente, varios ministros salieron a denunciar un eventual golpe institucional de la Corte: Entre ellos, el ministro de Justicia y dirigente alineado al kirchnerismo, Martín Soria, advirtió en su cuenta oficial en Twitter que "el fallo de la CSJN es una decisión política que lleva al límite el funcionamiento institucional".

Pero agregó Soria: "las consecuencias no son políticas, se miden en vidas".

https://twitter.com/MartinSoria_/status/1389650150428233728

El jefe de Gabinete, Santiafo Cafiero, señaló que "es lamentable que la Corte haya consumido su tiempo en cuestiones de autonomía y jurisdicción, en medio de una pandemia que diariamente cuesta cientos de vidas" y consideró a tono moderado como Fernández, dijo que "es una discusión alejada de la realidad de las terapias intensivas". Enseguida, desafió: "Nosotros vamos a seguir priorizando la salud".

https://twitter.com/SantiCafiero/status/1389652583774658566