icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

¿Cómo se vivió la derrota en el bunker de Juntos por el Cambio?

¿Cómo se vivió la derrota en el bunker de Juntos por el Cambio?
Macri junto a Vidal y Awada

“La Argentina que viene nos necesita a todos. Esto recién empieza”. Con esas palabras, El presidente Mauricio Macri cerró discurso en el búnker de Juntos por el Cambio. A las 10.39 se fundía en un abrazo con sus colaboradores más cercanos y candidatos en esta elección que consagró a Alberto Fernández como el próximo presidente de la Argentina.

Estaban ahí Miguel Ángel Pichetto, su compañero de fórmula y María Eugenia Vidal, la gobernadora derrotada en Buenos Aires. Para ellos tuvo cálidas palabras de agradecimiento. Tradicionales elogios a Vidal. Nuevos, pero auténticos, con Pichetto.

Párrafo aparte dedicó al ganador de la noche amarga para el búnker en Costa Salguero: Horacio Rodriguez Larreta. “Me alegra muchísimo el triunfo de Horacio”, dijo Macri. “Porque trabaja por la ciudad y además, ratifica el camino que empezamos hace 12 años”.

Antes, María Eugenia Vidal, saludó el triunfo de Axel Kicillof en la provincia y lo convocó para que “iniciar desde mañana una transición ordenada” en la provincia.

Tres horas y media antes, comenzaba el camino en el búnker de “Juntos por el Cambio” hacia un día “muy difícil” como reconoció el propio presidente Macri.

“Nos parece poco prudente lo que hace le ‘Frente de Todos’ de adelantar resultados…”, decía Marcos Peña pocos minutos después de las 18.

Sin embargo, los resultados del escrutinio no iban a hacer otra cosa que confirmar el triunfo en primera vuelta de Alberto Fernández.

La conferencia de prensa dada por el Jefe de Gabinete, medida, sin entusiasmo de ningún tipo, anticipó lo que sería el clima en el búnker de “Juntos por el cambio”.

Desde el ingreso al complejo de Costa Salguero, era palpable, un ánimo peor aún que el de las PASO. El 11 de agosto, dominó la sensación de “sorpresa” por la magnitud de la derrota a nivel nacional y también en provincia de Buenos Aires.

Esta vez, prevaleció la ratificación de algo ya esperado, muy difícil de revertir. La derrota del Gobierno ante el “Frente de Todos”.

De hecho, en cuanto se retiró Marcos Peña de la ronda de preguntas con los periodistas, hubo otra preocupación. Poder confirmar si Horacio Rodríguez Larreta salvaba a la Ciudad de Buenos Aires del naufragio de “Todos por el Cambio”.

También la especulación sobre cuáles serían los dirigentes de la alianza en el poder que se harían presentes para reconocer la derrota. Además del propio Marcos Peña y Horacio Rodriguez Larreta (El ganador), ¿Miguel Ángel Pichetto? ¿María Eugenia Vidal?¿Lilita Carrió? La dirigente de la Coalición Cívica, ausente con aviso, fue la única que no estuvo en el escenario en el saludo final.

Hasta el catering, uno de los puntos fuertes en cada búnker, desde los remotos tiempos del Pro en la Ciudad, comenzó a ralearse en un momento ante las noticias nada alentadoras.

Pero el panorama cambió, justamente, cuando desde las 21 horas se conocieron los resultados oficiales. La derrota por un margen menor al previsto inicialmente recompuso a todos. Especialmente a los militantes que comenzaron a llenar su espacio a orillas del escenario, con gritos, cánticos y globos. Perder por “solo” 7 puntos, devolvió la confianza para el próximo período, ya como oposición. Haciendo de la Ciudad de Buenos Aires, un bastión, como el comienzo del Pro.

El primero en reflejar ese cambio de ánimo, aún cuando el resultado nacional y de la provincia de Buenos Aires estaban ya escritos, fue Diego Santilli. El reelecto, vicejefe de Gobierno porteño, hizo las veces de un maestro de ceremonia para agradecer a la ciudadanía y sobre todo, presentar a Horacio Rodríguez Larreta. Su victoria en primera vuelta (algo que se logra por primera vez en la ciudad con más del 50% de los votos) lo llevó a decir “Hicimos una elección histórica en Buenos Aires”. Especialmente por la contundencia de la victoria y la diferencia sobre el segundo.

Después, llegó el turno de María Eugenia Vidal, que agradeció a los que la votaron y a los que no. “Hemos dejado todo lo que teníamos”, se sinceró la gobernadora bonaerense emocionada.

Finalmente, el presidente Mauricio Macri, reconoció su derrota pero con un mensaje de unidad y agradecimiento para los propios, candidatos fiscales y especialmente, los votantes.

Y otro, más especial, para entender el valor del “esfuerzo de la sociedad durante estos cuatro años”. “Hace falta otra cultura del poder, otra forma de relacionarnos”, pidió Macri.

“Las urnas no quitan los sueños”, dejó como mensaje final María Eugenia Vidal. Siguiendo esa línea de pensamiento, Macri reveló que “invité a desayunar mañana al presidente electo Alberto Fernández, para iniciar una transición como corresponde”.

Mientras el búnker de Juntos por el cambio se desarma, empieza una nueva etapa para el país.

Roberto Maidana
por Roberto Maidana
SUBIR

NWS

Ovación

Show