Casa Rosada

Presionado por Kicillof, Alberto apretó el botón rojo que nadie quería apretar

El Gobierno nacional se quejaba de que los gobernadores e intendentes no controlaban. La trastienda de una decisión sorpresiva.
por Stella Gárnica | 14 de abril de 2021 - 12:39
Cerca de Alberto Fernández coincidían en el análisis sobre la permanente curva exponencial de casos. Pero apuntaban directamente a los gobernadores e intendentes que no hacen cumplir las restricciones vigentes (Foto: Télam).

Cerca de Alberto Fernández coincidían en el análisis sobre la permanente curva exponencial de casos. Pero apuntaban directamente a "los gobernadores e intendentes que no hacen cumplir las restricciones vigentes (Foto: Télam).

"Nadie quiere tomar la decisión y el costo político de cerrar todo", fue la frase más escuchada en las últimas horas de extrema tensión que se vivieron en los pasillos de la Casa Rosada, con ministros del gabinete nacional y voceros explicando por qué no se estaban cumpliendo las restricciones ordenadas en el último DNU del presidente Alberto Fernández, que establecía controles y límites horarios no solo a la nocturnidad, sino también al aforo en restaurantes y comercios.

Por eso, a pocas horas de terminado su aislamiento, Alberto Fernández decidió tomar medidas drásticas:

  • La reducción de la circulación entre las 20 y las 6.
  • Suspensión de las actividades recreativas, sociales, culturales, deportivas y religiosas en lugares cerrados.
  • Los comercios deberán cerrar a las 19.
  • Las actividades gastronómicas podrán funcionar con entrega a domicilio luego de ese horario.
  • Se suspenden las clases presenciales en los tres niveles educativos.

Lo llamativo es que hasta minutos antes del discurso presidencial, funcionarios del Gobierno nacional sostenían que no se iban a suspender las clases y descartaban medidas más drásticas. En cambio, en el Gobierno de la provincia de Buenos Aires insistían con que había que tomar medidas más "robustas". Axel Kicillof reunió a los intendentes (oficialistas) de la primera y tercera sección electoral (conurbano, básicamente). Hubo una declaración conjunta exigiendo más medidas.

Cerca de Santiago Cafiero y de Alberto Fernández coincidían en el análisis sobre la permanente curva exponencial de casos. Pero apuntaban directamente a "los gobernadores e intendentes que no hacen cumplir las restricciones vigentes" y que "tampoco toman medidas establecidas para cerrar de manera localizada a los distritos donde la velocidad de contagios los ubica por encima de 150 casos cada 100 mil habitantes".

Hasta media tarde del miércoles, el mensaje de la Casa Rosada era que los gobernadores y los intendentes estaban facultados para ampliar las restricciones, y que contaban con todo el apoyo del gobierno nacional para que controlaran. Pero reconocían que en la práctica las restricciones no se veían: "Los negocios no esenciales abren de noche, los patios de comida de los shopping no cumplieron con el aforo. La gente tampoco cumple con los cuidados y sigue habiendo fiestas clandestinas, reuniones familiares y sociales. Si creen que el Presidente tiene que ir a controlar qué pasa en el Unicenter Shopping o tiene que mandar a gendarmes a controlar que cierren en horario los bares de Palermo, o que los negocios abran a las 10, están equivocados", señalaban en el Gabinete de Alberto Fernández.

Por eso Alberto salió a pedir en su discurso a los gobiernos provinciales y municipales que fiscalicen "las decisiones que tomamos y las hagan cumplir”. De todos modos, en la Rosada señalan que "el Gobierno pone a disposición de las provincias y de CABA lo que se necesite para controlar". Esta vez, el Presidente agregó a las fuerzas de seguridad federales, aunque aún no se sabe cuál va a ser su función.

Más allá de que las medidas son para el AMBA, en el Ejecutivo hay críticas sobre todos los gobernadores. "Nos llaman ellos y dicen que sí van a controlar, pero después no controlan nada", se quejan.

En el entorno presidencial señalaban que había 89 distritos en zona roja, pero nadie tomaba medidas. "Ni controlan que se cumpla el decreto presidencial ni cierran donde tienen que cerrar. El DNU vigente es muy claro sobre las medidas que hay que tomar en caso de que se descontrole la pandemia", sostienen.

¿Cómo se toman las decisiones?

Cerca de Cafiero y de Vizzotti, explicaron que se miran tres indicadores para decidir tomar una medida nacional.

  • 1- Velocidad con la que se multiplican los nuevos contagios: Vizzotti dijo este miércoles que se monitorean "día a día" los aumentos de casos. El DNU publicado el 9 de abril por Alberto Fernández establecía que un distrito está en situación epidemiológica grave y debe cerrar actividades cuando supera el promedio de 150 casos cada 100 mil habitantes.
  • 2- La ocupación de camas de terapia intensiva y la posibilidad de ampliar las camas disponibles tanto del sector público como privado, posponiendo las operaciones programadas y ampliando los hospitales de campaña, las camas en centros de salud actuales y abriendo lugares externos para el aislamiento de pacientes leves. Hay un plan de derivaciones que va a comenzar a funcionar, avisan.
  • 3- La incertidumbre por la demora en la llegada de más vacunas: esta semana desde la provincia de Buenos Aires, uno de los principales focos de contagios de esta segunda ola, avisaron que se les terminan las dosis y dejarán de vacunar hasta próximo aviso. A última hora se anunció el envío de 900.000 vacunas de AstraZeneca.

El Presidente en persona se dedicó a negociar, aislado desde Olivos por haber contraído COVID-19, la compra de vacunas remanentes que tiene Estados Unidos.

Antes, el canciller Felipe Solá y después el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, lo hablaron con el enviado del presidente Joe Biden a Buenos Aires: se trata de millones de dosis de la vacuna AstraZeneca. Estados Unidos tiene en stock de remanentes por no haberlas utilizado en su plan de inmunización.

En tanto, cerca de Alberto Fernández insisten en que no informan nuevos vuelos de Aerolíneas Argentinas a Rusia, China y la India para buscar más vacunas de las compradas como la Sputnik V, la Sinopharm y la Covishield, porque no depende del gobierno argentino el cronograma de entregas, sino de los laboratorios, que siguen demorando las entregas ante la faltante por la gran demanda global.

¿Quién apretó el botón rojo?

En Rosada dicen que hay 89 distritos con ese índice de contagios, pero que solo Olavarría lo cumplió y ordenó más restricciones. No fue la actitud de la Ciudad de Buenos Aires y 43 municipios del conurbano bonaerense, así como Rosario, Mendoza, Córdoba y Santa Fe, entre otras de lo que denominan "grandes urbes", que están en situaciones parecidas, cerca del desborde del sistema sanitario y con una curva empinada de contagios.

"Quedó en evidencia no solo que las autoridades locales no quieren pagar el costo de cerrar los lugares más complicados, sino que tampoco aplicaron controles", insitían en Balcarce 50 en horas de la tarde.

Antes del anuncio de Alberto, advertían en Rosada que tanto Kicillof como Rodríguez Larreta debían tomar ellos las medidas. Sin embargo, en el gobierno de la Provincia pedían que las tome Alberto. No tenía sentido para ellos endurecer de un lado de la General Paz si no había un complemento del otro lado.

Las críticas de la Rosada también llegaron a otros gobernadores como Juan Schiaretti, de Córdoba, u Omar Perotti, de Santa Fe. Ambos anticiparon que no adherirán a las últimas medidas de Alberto: de todos modos son optativas fuera del AMBA.

Kicillof dijo este miércoles que "estamos en una situación de gravedad, tenemos varios hospitales con una ocupación muy alta. El AMBA está complicado por el crecimiento de casos".

En los próximos días, admiten, los contagios producidos durante el feriado largo de Semana Santa se verán reflejados en nuevos aumentos que superarían los 30.000 casos diarios.

Alberto quería evitar apretar el botón rojo. Tampoco querían hacerlo gobernadores e intendentes. Finalmente, Alberto lo hizo. No queda claro si fue por propia voluntad o por las presiones políticas internas de su espacio.