icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

La profecía de Duhalde, el consejo de Lavagna y las dudas de Massa: Alberto sigue sin encontrar la hoja de ruta

La profecía de Duhalde, el consejo de Lavagna y las dudas de Massa: Alberto sigue sin encontrar la hoja de ruta
Alberto Fernández (Foto: AFP).

En el peor momento de la crisis económica y cambiaria, Alberto Fernández buscó enviar señales a los sectores empresarios para recrear la confianza. El Presidente inauguró el miércoles el 56° Coloquio de Idea, acordó pautas para consensuar una ley de desarrollo agroindustrial con el sector, y el jueves anunció desde Vaca Muerta el Plan Gas, que busca impulsar las inversiones y las exportaciones para no caer en el déficit energético.

De ese modo termina una semana en la que la Casa Rosada sintió como un cimbronazo las declaraciones de la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI) Kristalina Giorgieva, que reclamó al Gobierno un plan creíble, una hoja de ruta muy precisa, para resolver los dramáticos desequilibrios de la economía y llegar a un acuerdo con la Argentina.

El Gobierno necesita reprogramar la deuda con el FMI de 44.000 millones de dólares para calmar los malos augurios de los economistas.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, pensaba estirar las negociaciones hasta el año próximo. Incluso dijo que no había que bajar el gasto público. Luego de los dichos de Giorgieva, todo se volvió a reconsiderar.

El ex ministro de Economía Roberto Lavagna aconseja cerrar cuanto antes con el FMI y reclamarle el desembolso que nunca le llegó a dar a Mauricio Macri de 5400 millones de dólares.

El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, comenzó a visualizar con mucha preocupación el futuro inmediato de la economía. “Todo se deteriora día a día: la brecha cambiaria, las reservas del Banco Central, la situación fiscal”, dijo uno de sus allegados.

En la propia Casa Rosada comentaron a A24.com que el Presidente está a veces sobrepasado y en el equipo no vislumbran un rumbo claro. “Kristalina fue lo suficientemente dura como para despegarse de una posible crisis en la Argentina, pero al mismo tiempo dijo que trabajará con nosotros como para que no le echen la culpa al Fondo de una crisis”, señalaron en Balcarce 50.

Para afianzar su relación con el FMI y con los Estados Unidos, el Gobierno votó la semana anterior en la ONU por el rechazo a las violaciones a los derechos humanos en Venezuela. Pero esta semana rechazó el pronunciamiento del Grupo Lima que avala el bloqueo a Caracas, alienta una intervención regional y reconoce a Juan Guaidó como presidente.

Para fortalecer la confianza de los sectores económicos y del FMI, el Presidente se mostró más cerca de los empresarios. Sin embargo, su propia radicalización del discurso y el ala kirchnerista del Gobierno no lo ayudan: entró en un debate interminable contra Mauricio Macri por el pasado y por el banderazo del 12 de octubre mientras la Defensoría del Público Audiovisual, lanzó el programa Nodio.

“Muchos ven a Alberto como decía Eduardo Duhalde: sin reacción y sin armar equipos”, confió a A24.com un funcionario que circula en la Casa Rosada. El ex presidente Duhalde se reúne con varias figuras del oficialismo, entre ellas Massa, y pide que alejen a Cristina Kirchner de la toma de decisiones.

El propio Massa privilegiará en el Congreso la sanción de la ley de presupuesto y adormeció otras leyes como la del impuesto a la riqueza, la reforma judicial, o la quita de recursos a la Ciudad de Buenos Aires. En el oficialismo se teme que la crisis económica se agrave en los próximos meses.

En ese contexto, el oficialismo entronizará a Alberto Fernández como presidente del PJ en un acto en la CGT que será mañana. Massa y Duhalde no estaban de acuerdo con esa puesta en escena en un escenario de crisis. Duhalde impulsará otro acto con Luis Barrionuevo esta tarde a las 18 en el Monumento a Juan Domingo Perón. Hugo Moyano hará una caravana al mediodía de mañana para respaldar a Alberto.

Massa podría pegar el faltazo a la CGT, aunque anoche no estaba claro. En su entorno aseguraban que no se sabía si iría. Tampoco se sabe si irá la vicepresidenta Cristina Kirchner.

“Massa está muy concentrado en fortalecer el Frente Renovador. Que es un puente con el radicalismo, partidos provinciales y vecinales. Lo veo más en eso. El Frente Renovador tiene dos atributos, el diálogo político y la modernización en la gestión pública. En eso lo veo”, dijo un allegado a Massa.

El presidente de la Cámara de Diputados discrepa de la agenda K del gobierno albertista, aunque su relación con Máximo Kirchner sigue fluida.

En ese contexto, Alberto buscó ayer darle señales al mundo empresarial luego de que había inaugurado anteayer el tradicional Coloquio de Idea con la definición de que no habrá devaluación ni bloqueo de los depósitos. Fue cuando anunció el Plan Gas en Vaca Muerta.

"En tiempos de pandemia, tuvimos que tomar la decisión de congelar la tarifa de gas para que los argentinos no tuvieran que sufrir. Eso significó que la tarifa no haya subido al menos un 70%. Ahora llegó la hora de empezar a poner en orden todo, en medio de una crisis mundial", dijo el Presidente.

Se trata de un plan de subsidios para armonizar el precio que permita las inversiones y las tarifas sin que haya aumentos. La diferencia entre el precio de las inversiones y el precio tope de 3,70 es lo que será aportado por el Estado, unos 1.491 millones de dólares el año próximo.

"Genera un esquema diferenciado entre el precio del gas en boca de pozo y la tarifa de gas que paga el consumidor. De esta manera, se evita el traslado directo del costo del gas a tarifa", dijo el Presidente.

Entre los sectores petroleros aún había dudas ayer acerca del efecto que traerá la medida porque las inversiones dependen de la confianza y ésta es lo que escasea en los últimos tiempos.

"Va a haber un reacomodamiento de la tarifa en la medida que la gente tenga más plata en el bolsillo. No va a ser inmediato. Va a ser algo razonable y en equilibrio con el poder adquisitivo. No están determinados los plazos aún", dijo el Presidente. Según el Gobierno el plan permitirá sustituir importaciones, con un ahorro de 5.629 millones de dólares y un ahorro fiscal de 1.172 millones de dólares hasta 2023.

En la misma sintonía, el jefe del Estado buscó llevar confianza anteayer cuando el jefe del Gabinete, Santiago Cafiero, encabezó con el equipo económico un acuerdo con el Consejo Agroindustrial Argentino que preside José Martins. Allí convinieron garantizar el abastecimiento del mercado interno, una mayor simplificación administrativa de los trámites vinculados a las exportaciones y mantener la recaudación tributaria.

Acordaron que el próximo encuentro será el 4 de noviembre para continuar negociando una nueva ley que fomente el desarrollo de la agroindustria. Sin embargo, en el sector del agro, enfrentado con el Consejo Agroindustrial, no consideraron que estas señales, tras el discurso de IDEA, hubieran servido para generar mayor confianza para atraer inversiones.

por Mariano Obarrio
SUBIR

NWS

Ovación

Show