Quién es quién en la CGT: una guía para entrarle al convulsionado mundo sindical
ElFuturoDeLaCGT

Quién es quién en la CGT: una guía para entrarle al convulsionado mundo sindical

Aunque la CGT a veces dé la sensación de ser estática y lenta -por lo repetido de sus nombres- al interior hay tironeos y los ejes de poder se corren permanentemente.

Las elecciones internas están a la vuelta de la esquina (en agosto), pero no hay candidatos firmes a tomar la conducción. Los que quieren, no les da; a los que les da, no quieren. 

Por ahora, parecería que los triunviros Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña buscarán una salida elegante; aunque ninguno de los tres abandona la expectativa de quedarse, solo o acompañado.

Daer es impulsado por el sector de los "Gordos" (gremios de servicios). Es el que más chances tendría de asumir por ser apoyado por los sindicatos más grandes; pero su cercanía al Gobierno hace que sea rechazado por los más combativos.

Schmid tiene intenciones de quedarse si recibe suficiente apoyo. Su principal problema es que tiene un gremio chico con pocos afiliados y poco dinero. Acuña, en cambio, quedó desdibujado.

Por fuera del triunvirato, el camionero Pablo Moyano y el bancario Sergio Palazzo (enemistados con la actual conducción) adelantaron que presentarán una lista propia para las elecciones de agosto. Pero a Moyano solo tampoco le dan los votos: es resistido por los gremios más grandes.

Con el paro de este lunes se cumplieron las expectativas de un sector dentro de la CGT, encabezado centralmente por Schmid. La medida de fuerza se hizo esperar porque algunos gremios preferían no tensar más el diálogo con el Gobierno. Finalmente se impuso el sector más combativo: todos necesitaban "contener a las bases" y satisfacer el pedido de "paro general".

A24.com armó una guía breve para entender quiénes son los principales referentes de la CGT de hoy y qué puede pasar desde acá hasta las elecciones de agosto.

¿Quién es quién?

Los triunviros

Juan Carlos Schmid. Representa al gremio de los portuarios y es el secretario general de la CATT (Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte). Llegó como representante de Hugo Moyano y siempre mantuvo una postura combativa. De perfil bajo, austero e intelectual, en las últimas semanas arengó para definir una fecha para el paro e, incluso, negoció mano a mano con la UTA (Unión Tranviarios Automotor) para que se plegara a la medida.

Carlos Acuña. Jefe del sindicato de Trabajadores de Estaciones de Servicio y delegado de Luis Barrionuevo en la CGT. Fue también diputado bonaerense del massismo. Si bien siempre tuvo un perfil duro, en el último tiempo quedó desdibujado en la central y sin proyección para extenderse como conductor. Aceptaría seguir al frente si se prorrogara el mandato del triunvirato, aunque nunca con él como cabeza.

Héctor Daer. Fue jefe de los trabajadores de Sanidad y hoy es secretario adjunto de ese gremio, que conduce Carlos West Ocampo. Ocupó una banca nacional como diputado del Frente Renovador y al triunvirato llegó como representantes de la CGT “filo kirchnerista” de Antonio Caló. Como está enfrentado a los Moyano, los “Gordos” lo impulsan para conducir la próxima etapa. Pero algunos dicen que le falta actitud: llamó la atención que no haya estado en el país los días previos al paro; el sábado regresó después de una visita a Europa. "¿Dónde habrá visto el Mundial Daer?", se preguntan los que no lo quieren.

Alineados a Moyano 

Pablo Moyano. Secretario adjunto de Camioneros, es la mano derecha de Hugo, aunque en el gremio no todos lo ven como heredero "natural". "Pablo no es Hugo", repiten en la CGT. Los Moyano rompieron relación con la cúpula de la central cuando el Gobierno arremetió judicialmente contra ellos y no se sintieron defendidos. Se alinearon entonces a las dos CTA y los movimientos sociales para sumar presión en la calle. También Hugo Moyano se anotó una victoria cuando perforó el techo de las paritarias y acordó un 25%.

Sergio Palazzo. Secretario general de La Bancaria, durante el verano acompañó el reclamo de los trabajadores de Banco Provincia. Recientemente se plegó a Pablo Moyano y ya adelantó que podrían formar una alianza para disputar la nueva conducción. De identidad radical, hoy está alineado a Cristina Kirchner.

Omar Plaini. Es el secretario general de Canillitas y secretario gremial del PJ bonaerense que conduce el intendente de Merlo, Gustavo Mendéndez. Ganó mucha relevancia durante el kirchnerismo (era convocado con frecuencia a "678") y se enemistó fuertemente con Clarín. Cuando Daniel Scioli se postuló a la presidencia, Plaini se perfilaba como un aliado que crecería al calor de su eventual gobierno.

Víctor Santamaría. Jefe de los porteros desde 1997. En la CGT es secretario de Estadística y Defensa del Consumidor. También tiene los cargos de presidente del PJ porteño y diputado del Parlasur, y es propietario del grupo de medios Octubre (que tiene Página 12 y la AM 750, entre otros). Encuadrado en el kirchnerismo, es uno de los bastoneros de la unidad del "pan peronismo".

Noé Ruiz. Al frente del sindicato de modelos, es la única mujer que se sienta en la mesa chica de la CGT. Históricamente perteneció al ala “moyanista”, aunque se desmarcó del camionero desde que éste hizo su propia convocatoria con las dos CTA, los movimientos sociales y sectores del kirchnerismo.

Históricos

Luis Barrionuevo. Jefe de los gastronómicos desde el regreso de la democracia. Sin filtro y de perfil rupturista, en 2008 conformó su propia CGT (Azul y Blanca) por rechazo al acercamiento de Hugo Moyano al kirchnerismo. Para el actual triunvirato aportó a Acuña. Hoy tiene un canal abierto con el Gobierno a través de la intervención del PJ.   

Armando Cavalieri. Conduce el gremio de empleados de comercio -el que tiene más afiliados en el país- desde hace 32 años. En la CGT ocupa el cargo de secretario de Relaciones Institucionales. Tiene buen vínculo con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, a partir de su relación con el fallecido padre del funcionario. Firmó la paritaria del 15%, en línea con lo que pedía el Ministerio de Trabajo. En los últimos meses habría tomado la decisión de poner fin a su largo ciclo en el gremio.

Antonio Caló. Desde 2004 es secretario general de la UOM, donde sucedió al histórico Lorenzo Miguel. Fue jefe de la CGT “kirchnerista” desde 2012 (cuando Moyano rompió con la central) hasta 2016. También estuvo cerca de Scioli en la campaña presidencial de 2015. Bajó sus niveles de exposición desde que empezó el triunvirato. Hoy apoya la reunificación del peronismo.

Transporte

Roberto Fernández. Es el secretario general de la UTA, uno de los gremios vedettes de todos los paros: la medida no es efectiva si no paran los trenes y colectivos de Capital y el Conurbano. Eso hace que tenga un poder que sobresale dentro de la CATT. Fernández comparte este lugar "privilegiado" junto a los ferroviarios Omar Maturano (La Fraternidad) y Sergio Sasia (Unión Ferroviaria). Con muñeca para acomodarse y acordar con los gobiernos de turno, no siempre acompaña las medidas de la central. En este caso, negoció mano a mano con Schmid y se sumó al paro.

Independientes

Andrés Rodríguez. Es el titular de UPCN y un hombre pragmático que mantiene el diálogo con el Gobierno. Fue duramente criticado por el sindicalismo más combativo ya que cerró, hace algunas semanas, una paritaria del 15%. Representa a los “independientes” junto con la UOCRA y José Luis Lingeri, de Obras Sanitarias. Le habrían ofrecido la conducción de la CGT y la rechazó.

Gerardo Martínez. Jefe de la UOCRA desde 1990. Es secretario de Relaciones Institucionales de la CGT y representa a la central en foros como el de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Pertenece a la línea de los que priorizan la negociación con sus interlocutores. En su gremio tuvo que maniobrar con jefes distritales violentos como Juan Manuel “Pata” Medina (hoy detenido) y otros delegados del Conurbano y la Patagonia. En el mundo sindical destacan que el Gobierno le "limpió" los focos conflictivos de la organización. Una manito que en algún momento hay que devolver.

Julio Piumato. Abogado, es jefe del gremio de empleados judiciales desde 1990. En la CGT se desempeña como secretario de Derechos Humanos. Si bien estuvo al lado de Moyano desde tiempos del MTA -en los '90-, hoy se define "autónomo". A lo largo de la década tuvo un fuerte perfil K y luego pasó a ser crítico. Fue vocero de la "Marcha de los Paraguas" por la muerte del fiscal Alberto Nisman.