En la Ciudad de Buenos Aires hay 450 mil árboles, pero no todos tienen el mismo valor emocional. Hay algunos que forman parte del patrimonio histórico y cultural. El gran ombú del Parque Rivadavia es uno de esos ejemplares. Un árbol que no fue como todos los árboles, sino que fue casa de juego, punto de encuentro, fuente de sombra y de aire puro para miles de vecinos del barrio de Caballito.

Pero el árbol ya no está. La semana pasada, a pesar de la denuncia de un grupo ambientalista, el ombú fue cortado. Según pudo averiguar A24.com, el arbol fue cortado porque estaba infectado con un hongo. Y en los últimos meses se habían producido tres incidentes con caídas de ramas potencialmente peligrosos para cualquier peatón. "A nadie le gusta sacar un árbol, ni siquiera es un procedimiento sencillo", dijeron desde la Secretaría de Atención Ciudadana.

"En marzo nos llegó un informe que nos mostraba que el arbol estaba apestado. Intentamos salvarlo con una poda liviana, pero la lluvia de los otros días complicó todo. Entiendo el enojo y la postura de los vecinos, pero ante el potencial peligro decidimos sacarlo", dijo Hipólito Forno, presidente de la Comuna 6, ante la consulta de A24.com.

"No se saca un árbol en la ciudad sin que yo me entere", dice como carta de presentación María Angélica Di Giácomo, que creó el grupo "Basta de Mutilar Nuestros Árboles".

Su postura es clara: detrás de la poda indiscriminada hay un negocio. "Los tratamientos que hace este gobierno para salvar a los árboles no sirven, ni siquiera están aprobados por la Facultad de Agronomía. Nosotros presentamos un recurso de amparo y una medida cautelar que no fue respetada", agrega. A pesar de que la poda ya era un hecho consumado, María Angélica organizó una despedida para el centenario ombú. 

Y las quejas de los vecinos fueron inmediatas.  

El origen de un árbol centenario

Parte de la superficie que hoy ocupa el Parque Rivadavia perteneció a la quinta Lezica, una residencia de Ambrosio Plácido de Lezica, uno de los hombres más ricos de la Argentina de mediados del siglo XIX. Lezica compró un terreno de forma triangular en 1846, delimitado por las actuales calles Rivadavia, Avenida La Plata y Rosario. En esas tierras creció uno de los siete primeros eucaliptos de Argentina, un regalo que Domingo Faustino Sarmiento le hizo a Lezica.

A principios del siglo XX, el municipio intentó comprar esos terrenos pero nunca pudo llegar a un acuerdo. Finalmente, terminó expropiándolo en 1927 y le encargó el diseño paisajístico a Carlos Thays. Desde entonces fue conocido como el Parque Rivadavia.

¿Un ombú para reemplazar al ombú?

"La política de la ciudad es clara. Por cada árbol que se saca se planta uno", dice Forno. Todavía no hay definiciones pero la idea es plantar otro ombú allí donde quedó el espacio vacío. "En agosto, que es la época de plantación, vamos a definirlo", dicen desde la Comuna 6.