fuerza

Cómo viven los italianos el día a día para enfrentar el coronavirus

Susana Tonelli
por Susana Tonelli |
Cómo viven los italianos el día a día para enfrentar el coronavirus

Los italianos pasaron de decir que era una gripe nomás, que no había que exagerar el tema, al pánico y la desesperación total. De comenzar a cambiar las costumbres, tan arraigadas en un país de tradiciones y adaptarse a una situación jamás experimentada, la de sentirse presos dentro de casa.

Las autoridades del gobierno entendieron que la península toda se había convertido en una "zona roja" y dispusieron medidas extremas: "La única manera de frenar el coronavirus, será haciendo el esfuerzo de quedarse en casa".

 Embed      
Italia cierra negocios, solo abren farmacias y supermercados
Italia cierra negocios, solo abren farmacias y supermercados

Cuáles son las medidas extremas

Italia decidió protegerse en conjunto con medidas extremas sociales, por ahora vigentes hasta el próximo 3 de abril. En las últimas horas se supo que no pueden ir más de tres personas al supermercado y que en la cola, deben permanecer a un metro de distancia como mínimo.

Ordenaron el cierre de todas las actividades económicas y negocios del país, excepto farmacias y supermercados y la recomendación extrema es de no salir de sus casas, bajo ningún concepto, salvo en caso de necesidad extrema, por salud, o para hacer la compra del supermercado.

 Embed      
Juntos, lo lograremos. Una de las frases para mantener el ánimo.
"Juntos, lo lograremos". Una de las frases para mantener el ánimo.

Está prohibido formar grupos en lugares abiertos o cerrados. Cerraron los cines, los museos y los teatros. Tampoco los espectáculos de música o deportivos. En el país donde reside el Papa, se suspendieron las misas y las escuelas y las universidades también permanecen cerradas y se siguen las lecciones a distancia.

De la noche a la mañana, la vida cambió completamente y no se sabe hasta cuándo seguirá así. Los italianos se dan ánimo y en las locales se ve a menudo el cartel: "Tutto andrá bene" (Todo estará bien)

Cómo viven el día a día

La vida cotidiana se dificulta y más si hay un anciano en casa. En general, si un familiar sale a trabajar, debe llevar un permiso especial. Cuando regrese, esa ropa se lavará y se activará alrededor suyo un protocolo de limpieza con lavandina tanto del baño como de las superficies lisas de la cocina.

Elisabeth Vozzo, una argentina que vive desde hace 19 años en Ancona, asegura: "Es un día a día, en el que vamos aprendiendo qué hacer para protegernos mejor, y todo se hace difícil, porque una cosa es no querer salir de casa y otra cosa es no poder salir".

No se puede salir a excepción de hacer las compras, o por algún problema de salud. Elisabeth detalla: "Sólo dos personas pueden viajar en un auto, pero ambos debemos tener la autocertificación que diga hacia dónde nos dirigimos, un papel de puño y letra que, de antemano describa a dónde voy. Si nos para la policía y no cumplimos con lo que dice la autocertificación, nos pueden hacer pagar una multa de 260 euros".

"Lo mismo ocurre si voy caminando por la calle: debo llevar una autocertificación donde conste que estoy yendo a una farmacia, por ejemplo. Y si no estoy cumpliendo con lo que escribí, me llegará la multa", agregó.

 Embed      
Italia no se rinde
Italia no se rinde

Italia no baja los brazos y espera que todo el esfuerzo de un país de permanecer en casa, con todos los recaudos posibles, impacte en una baja considerable de los contagios, como ocurrió en China. Mientras, esperan ansiosos la llegada del calor, que ayude a recuperar aquella vida llena de costumbres.

s