Conflicto gremial

"Saquen esta lacra de la fábrica de mi abuelo": el llanto de bronca de un empresario lechero por un bloqueo sindical

Huyo Mayol estalló cuando un grupo de trabajadores no lo dejaba entrar a la planta que fundó su abuelo.
08 de mar de 2021 - 08:52
Saquen esta lacra de la fábrica de mi abuelo: el llanto de bronca de un empresario lechero por un bloqueo sindical

Un empresario de la industria láctea, Hugo Mayol, pidió llorando en un video que alguien lo ayude para terminar con el bloqueo que sindicalistas de la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera (Atilra) mantienen hace días a su fábrica Lácteos Mayol, ubicada en Cañuelas, provincia de Buenos Aires. "Sáquenme esta lacra de encima", dijo quebrado.

"No me puedo expresar bien, tengo un dolor en el alma muy profundo. No tengo miedo. Ya les dije que, con 73 años, hagan de mi cuerpo lo que quieran. No era nada difícil para ellos, 30 patoteros, que me agarren en medio de la calle solo y cagarme a palos", contó Mayol.

https://api.scraperapi.com/?api_key=1e0f56943452409b556fd540b2fa059c&premium=true&url=https%3A%2F%2Fpublish.twitter.com%2Foembed%3Furl%3Dhttps%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fjavier_bergonzi%2Fstatus%2F1368888520220307456

Luego, emocionado y entre lágrimas reclamó: “Realmente espero que alguien en este bendito país saque esta lacra de mi fábrica, la fábrica de mi abuelo, sáquenme esta lacra, ayúdenme”.

Entre el lunes y el jueves pasado, la firma estuvo bloqueada por sindicalistas que reclamaban que la mitad de los 14 empleados de la pyme láctea pasaran a Atilra. Argumentaban que se encontraban en otros gremios para pagar menos cargas sociales y otros debían ser recategorizados. A última hora del jueves se dictó una conciliación obligatoria por parte del Ministerio de Trabajo provincial y los activistas se retiraron de la fábrica de 86 años.

Sin embargo, este no es el primer caso de un empresario que denuncia el hostigamiento sindical. El mes pasado, el presidente de la planta ArreBeef en Pérez Millán, ubicado en el partido bonaerense de Ramallo, anunció por megáfono que había decidido cerrar el establecimiento y dejar sin empleo a 1.000 empleados, luego de estos rechazaron una conciliación obligatoria.

Esta situación no se va a revertir, venga quien venga. Esta fábrica va a dejar de funcionar, no tiene marcha atrás”, había anunciado Hugo Borrel, de 74 años, en la puerta del frigorífico de 100 años.

Los trabajadores acusan al titular del Sindicato de Trabajadores de la Carne en la zona norte, Luis Pérez, quien se desempeña en el cargo desde hace varios años. Los empleados buscaban modificar la representación gremial y apuntaban contra Pérez por trabar la situación.