icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --

La reforma política, ¿para cuándo?

La reforma política, ¿para cuándo?
El caso Ameri puso otra vez en discusión la necesidad de una reforma política

El reciente acto vergonzoso del diputado del Frente de Todos, Juan Ameri, representante del pueblo de Salta, debe ser la gota que rebalse el vaso de una vez por todas y no una mera renuncia sin sanción, ni medidas correctoras. Porque, ¿cómo puede ser que este hombre, con el prontuario que se dice que tenía, haya podido llegar a ocupar una banca? La respuesta es muy simple: ¡Son las listas sábana, estúpido! Y desde nuestra vuelta a la democracia que venimos hablando de la necesidad de eliminar las “listas sábanas”, donde apenas se conoce a uno o dos de los candidatos que encabezan las listas y el resto viene por añadidura y qué decir de sus eventuales reemplazantes.

¿Por qué razón nunca se reformó el Código Electoral Nacional? La respuesta también es muy simple: porque no le conviene al sistema político argentino caracterizado por su falta de representatividad y transparencia.

Es que el sistema político espera que un diputado responda más al partido político al que pertenece, por aquello de la “disciplina partidaria”, que a los verdaderos intereses de los representados, es decir al pueblo. Recordemos que los Senadores (tres por provincia desde la reforma de 1994, o sea 72 miembros) representan a las provincias; y que los diputados (257 miembros, con un mínimo de 5 por provincia y el resto por distribución proporcional al número de habitantes) representan en forma directa al pueblo; ya que nuestra Constitución Nacional (CN) establece un sistema representativo, republicano y federal (artículo 1º. de la CN), en el que el pueblo no delibera ni gobierna si no por medio de sus representantes (artículo 22º.de la CN).

Es de notar que los únicos requisitos que exige la Constitución Nacional para ser diputado, es haber cumplido la edad de veinticinco años, tener cuatro años de ciudadanía en ejercicio, y ser natural de la provincia que lo elija, o con dos años de residencia inmediata en ella (artículo 48º. de la CN), por lo que resulta necesario e imprescindible en el futuro que la ciudadanía conozca mucho más sobre el grado de formación y las actividades previas de cada uno de los candidatos.

Todo esto podría revertirse cambiando el Código Electoral Nacional (Ley No. 19.945, sus modificatorias y acordadas vinculantes), eliminando el sistema de listas sábana y aprovechando para instaurar el voto digital, de manera tal que el ciudadano directamente por Internet, con un PIN individual con los niveles de seguridad adecuados, pudiese votar a quien más le satisface para su distrito electoral, sin importar el partido político al cual pertenezca o limitando el voto sobre aquellos a quienes desconoce o tiene dudas. La pandemia actual y su consecuente cuarentena casi eterna en Argentina, han demostrado que toda la ciudadanía se maneja perfectamente por medios electrónicos (baste recordar que más de 13 millones de ciudadanos solicitaron el IFE). Esta reforma, además, no sólo permitiría una reducción de gastos electorales inútiles (reservando lugares especiales de voto electrónico sólo para gente sin acceso), sino que podría ser aprovechada para la limpieza de los padrones electorales (tanto de muertos que siguen votando, como de extranjeros no residentes que vienen a votar), a través de un sistema de conexión tipo bancario con certificados de supervivencia, residencia y fe de vida. ¿Por qué tampoco el sistema político argentino apoya este tipo de cambios? Porque se eliminan negocios y disminuyen las probabilidades de fraude (voto calesita, inducción de punteros, etc…)

Como diría el gran filósofo español, José Ortega y Gasset: “¡Argentinos, a las cosas!”. ¿O vamos a seguir decayendo y optando siempre por la falta de transparencia e impunidad?

El autor es Lic. en Administración y exsubsecretario de Mercados Agropecuarios de la Nación.

por Jesús Silveyra
SUBIR

Poder