Economía

Diálogos con "José Tasa": devaluó Turquía y hay temor en los mercados emergentes

Cómo impactarán las noticias que llegan de Estambul, el trip de Guzmán y el presente del bitcoin. Algunas de los temas tocados con el experto financiero.
por Guillermo Laborda | 21 de mar de 2021 - 20:31
Un simpatizante alza una foto del presidente de Turquía Erdogan. El mandatario echó al titular del banco central turco Agbal por subir la tasa de interés. (Foto: AP)

Un simpatizante alza una foto del presidente de Turquía Erdogan. El mandatario echó al titular del banco central turco Agbal por subir la tasa de interés. (Foto: AP)

¿Cómo abrirán los mercados tras la reciente devaluación de Turquía? El diálogo con el experto financiero que se escuda detrás del seudónimo de "José Tasa" cambió súbitamente el tema central con las noticias que provenían de Estambul.

Las andanzas de Martín Guzmán en Nueva York y Washington, la recuperación de los papeles argentinos y hasta el bitcoin pasaron a segundo plano con este cisne negro que apareció en las últimas horas en mercados emergentes. En el restaurante Osaka en Palermo, con unas Vieiras a la Parmesana de por medio, Tasa dio su visión de lo que se viene.

Periodista: Por si faltaran noticias negativas, apareció Turquía…

José Tasa: El presidente Erdogan echó al titular del banco central turco Agbal por subir la tasa de interés. Minutos atrás la suba del dólar contra la lira era de 16% aproximadamente. Los mercados no tienen fin de semana. Se operaba a 8,35. Para los emergentes es un shock que deberán digerir en momentos en que todo está frágil por el coronavirus. Brasil está pendiendo de un hilo con un Bolsonaro que pierde confianza por sus cambios en la cúpula de Petrobrás y la difícil situación fiscal

Periodista: ¿Durará bastante el “efecto turco”?

José Tasa: Su presidente no es muy racional que digamos. Piense que ayer declaraba que todo es culpa de los especuladores y que Turquía era el blanco de una guerra económica. El mercado estaba muy dulce con Turquía dado que la suba de tasas de interés hacía que abundaran los operadores que hacían “carry trade” para aprovechar los altos rendimientos turcos.

Es como Argentina en 2018. De repente, la fiesta se termina. Y a ajustarse los cinturones cuando ello ocurre. Basta ir y preguntarle a Sturzenegger y Caputo o al propio Macri.

Kavicoglu, el nuevo presidente del banco central, prometió usar la política monetaria para frenar la inflación. Hay que ver si recupera la credibilidad perdida. Van a vivirse días de hondo dramatismo en los mercados.

Erdogan en la reapertura como mezquita de Santa Sofía en Estambul (foto: AP)
Erdogan, presidente de Turquía, en la reapertura de la mezquita de Santa Sofía (Foto: AP)

Erdogan, presidente de Turquía, en la reapertura de la mezquita de Santa Sofía (Foto: AP)

Periodista: ¿Cómo va a impactar en la plaza local?

José Tasa: Está todo muy controlado en el mercado cambiario. Los que pueden comprar son muy pocos. El dólar MEP y el “contado con liqui” también están muy controlados. Recuerde que cuando aparecen compras significativas llegan los llamados de la Comisión de Valores a los agentes. Igual presión para arriba va a haber. Ello es indudable. Lo mismo que van a haber mayores ventas en los papeles argentinos. De nuevo, la duración de este desplome turco y su posible transformación en una crisis para emergentes dependerá de cuánta confianza despierte el nuevo presidente del banco central.

Periodista: Los papeles argentinos habían resucitado…

José Tasa: Ya están 10% arriba de los mínimos de hace diez días. Recuerde que los papeles llegaron a cotizar a una paridad menor al 30%. La estrella fue el 2041 que trepó 8%. Los bonos en pesos sufrieron porque los ahorristas que habían invertido en fondos comunes de inversión efectuaron rescates ante los temores que había y las ganancias acumuladas. Van a sufrir esta semana y más porque Guzmán está empapelando el mercado con nuevas emisiones.

Periodista: ¿Cómo le irá en Washington?

José Tasa: Está en una misión imposible. Le están torpedeando un acuerdo con la no suba de tarifas. Además recuerde que ese acuerdo tiene que ser refrendado por el Congreso. Imposible con el alto grado de populismo imperante hoy. Esta semana se aprueba en Diputados la exención del impuesto a las Ganancias para los que ganan menos de $150 mil brutos.

Es un alivio impositivo para el 5% de los argentinos que está en la punta de la pirámide. ¿No era que los que más tienen deben ayudar a los que menos tienen? Con la reforma previsional y los bonos que se anunciaron a jubilados le habían torpedeado ya a Guzmán el reordenamiento de las cuentas públicas.

De todas maneras en este 2021 puede zafar por los ingresos que le genere la suba de la soja y del maíz, el impuesto a los Ricos y el crecimiento de la economía. En Nueva York los fondos de inversión que asistieron a la reunión con Guzmán fueron de baja jerarquía. No hubo nadie de BlackRock, de Fidelity o de PIMCO. Hay heridas que tardarán en cicatrizar.

Además que sobre esas heridas no se les aplica ningún polvo cicatrizante sino que al revés, se tiende a agrandarlas. Todos se olvidan pero Provincia de Buenos Aires y otras siguen en default. El propio Guzmán las obliga a ser duras con sus bonistas…

Periodista: Se viene el vencimiento del impuesto a los Ricos precisamente…

José Tasa: Dicen que recaudarían $230 mil millones. No sería tan optimista. Ya hubo la semana pasada fallos del Juzgado Contencioso Administrativo 8 contra el impuesto. Hay que ver cuánto se judicializa. Es muy difícil estimarlo pero puede ser que el 60-70% se tiente y vaya por el refugio ante la Justicia.

Está claro que un impuesto que llega al 7,5% es confiscatorio. Y la sensación es que no va a ser por única vez este impuesto. Siempre va a haber excusas para renovarlo. Fíjese que la pandemia no se terminó por lo que pueden tranquilamente desde el Congreso pedir la renovación para el 2022…No lo creo pero todo es posible en el kirchnerismo.

Periodista: Por último, lo de siempre. ¿Cómo ve al bitcoin?

José Tasa: Observo que tiene una resistencia en los 55 mil dólares. Antes esa resistencia era a 45.000. De todas maneras tiene una alta correlación con la tasa de 10 años en EE.UU., como cualquier commodity o acción. Póngale una ficha pero una ficha que si pierde el 20% no le quite el sueño.