Sistema Sipre

Frente a la suba de precios, el Gobierno refuerza los controles y crece el malestar en el sector privado

En las empresas sorprendió la nueva disposición para informar sobre costos, ventas y abastecimiento de productos.
por Julia D´Arrisso | 17 de marzo de 2021 - 15:52
En el sector privado se sorprendieron por la aplicación del Sipre y hablan de persecución por parte del Gobierno

En el sector privado se sorprendieron por la aplicación del Sipre y hablan de "persecución" por parte del Gobierno

Frente a la escalada de los precios y con el ferviente objetivo de llegar a fin de año con un 29% de inflación, el Gobierno insiste en el control de precios. Por eso, controlará sistemáticamente a unas 1000 empresas en el país a través de un sistema denominado Sipre, pero la medida despertó el malestar del sector privado, que comienza a manifestar su preocupación.

La secretaría de Comercio Interior creó el Sistema Informativo para la Implementación de Políticas de Reactivación Económica (Sipre), por el que las empresas deberán informar obligatoriamente y bajo confidencialidad sus ventas y abastecimiento de productos. En caso de no hacerlo, la entidad podrá sancionarlas a través de la ley de abastecimiento.

En general, en el sector privado se sorprendieron con la disposición y aclararon que “no sabían nada”. En tanto, defendieron que “hay un diagnóstico errado respecto de que la inflación es producto de empresarios que remarcan” y que “después de un año de Precios Máximos muchos productos se venden a perdida”.

El primero en alzar la voz sobre la iniciativa fue el presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), Daniel Funes de Rioja, quien consideró que “si quieren los datos para fines estadísticos, diría que no es el momento oportuno porque estamos en medio de una emergencia muy profunda y probablemente al comenzar el otoño tendremos una nueva ola de coronavirus”. Y expresó que la medida “avanza sobre el derecho de propiedad y la iniciativa privada”.

“El control es excesivo. Creemos que trae aparejado control sobre las empresas. Quizás la idea es buena, pero la forma de llevarlo adelante esconde otro motivo. El tema de los abastecimientos o desabastecimientos es otro tema. Está todo muy disperso el tema de los proveedores porque hay una distorsión de los precios horrible. Ahora la información vamos a tener que empezar a manejar a través de contadores y abogados porque es confidencial”, contó a este medio un representante del sector de la construcción, quien se lamentó por la iniciativa, a la que consideró una “persecución”.

Cómo funciona el Sipre

El objetivo del Sipre es “obtener información para evitar desequilibrios en la cadena de comercialización entre los distintos eslabones que la componen y prevenir faltantes de productos e incrementos injustificados de precios que afectan la economía de los hogares argentinos”, informó la secretaría de Comercio Interior. Con esto, el Gobierno intentará monitorear los precios y cantidades producidas, particularmente en los bienes finales o intermedios.

De esta forma, bajo el sistema Sipre las empresas deberán informar mensualmente, bajo declaración jurada, los precios promedio de venta vigente de sus productos, las cantidades vendidas y el stock disponible. La información se mantendrá como reservada y confidencial.

En concreto deberán aportar esta información aquellas compañías del sector de la construcción que facturen más de $965.460.000 por año, las del sector comercio que facturen más de $2.602.540.000 por año y las dedicadas a la actividad industrial que registren una facturación anual mayor a $2.540.380.000. En total, se estima que serán más de 1000 empresas las que tendrán que dar información.

Este sistema de “alertas tempranas” prevé que las empresas informen mensualmente sus precios y cantidades vendidas durante los primeros diez días corridos de cada mes. Además, se podrán realizar rectificaciones en los cinco días siguientes.

Las empresas deberán informar, como mínimo, el Cuit de la empresa, la denominación del producto, el código EAN –de barras- o equivalente sectorial del producto y precio por unidad de peso, cantidad o medida del producto, así como las cantidades producidas y vendidas. También se deberá denunciar si existe escasez, desabastecimiento o falta de entrega de insumos o servicios necesarios para la producción de los productos.

La primera presentación se hará en abril y en esa primera ocasión, las empresas que se encuentren alcanzadas deberán informar los precios, el stock y las cantidades producidas y/o vendidas durante diciembre y enero.

Se habló de