Divertida

Impuesto al cheque: todo lo que hay que saber

Mario Osava, para IPS
por Mario Osava, para IPS |
Impuesto al cheque: todo lo que hay que saber

El impuesto a los créditos y débitos en cuentas bancarias, conocido como Impuesto al Cheque, es la tercera herramienta de recaudación más importante del Estado. Los porcentajes que se cobran son del 0,6% por el depósito, y del 0,6% por el cobro. Es decir que cada vez que una persona física o jurídica recibe un pago por actividad comercial termina pagando 1,2% del mismo en concepto de impuesto al cheque.

Se implementó a partir de 2001 a través de la Ley de Competitividad 25.413, y fue implementado por el ministro de Economía Domingo Cavallo. Inicialmente, el impuesto al cheque se formuló como una herramienta de recaudación transitoria debido a la ahogada situación fiscal que la Argentina atravesaba por esos años.

Su fin original fue que funcionara como un indicador que le permitiese al Estado anticiparse de fondos para luego autorizar el descuento del total abonado en los demás impuestos. Sin embargo esto nunca ocurrió, y hoy es una de las herramientas de recaudación más importantes, solo detrás del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto a las Ganancias.

Críticas y resistencia al tributo

Para muchos economistas, el impuesto al cheque es distorsivo y regresivo dado que implica un costo extra del 1,2% sobre movimientos casi universales. Un impuesto regresivo es aquel que impone una carga más grande en relación a los recursos a los más pobres que a los ricos. Es decir, hay una relación inversa entre la tasa tributaria y la capacidad de pago del contribuyente. Lo contrario es un impuesto progresivo, en el cual la tasa incrementa a medida que la cantidad sujeta al impuesto aumenta.

Además, para varios especialistas se trata de un desincentivo para bancarizar las operaciones dado que si un pago se hace por vía bancaria tendrá el extra de 1,2%, mientras que si se hace por efectivo el extra no se pagará.

Últimas modificaciones

A partir de la fuerte resistencia de la ciudadanía, el impuesto al cheque sufrió de cambios que aligeraron su carga, principalmente bajo la promulgación de la ley 27.432, la cual permite que los contribuyentes compensen parte del pago del impuesto como pago a cuenta del Impuesto a las Ganancias.

Los monotributistas y las entidades suscriptas al Régimen Simplificado y exentas en IVA y Ganancias, también pueden correr el beneficio de una tasa reducida del 0,25% solicitando la reducción vía web. Los empleados en relación de dependencia podrán computar el 33% del impuesto cobrado por el impuesto al cheque en su liquidación anual de 2019, pero el empleador tiene que pagar el impuesto por el débito del importe de la nómina salarial en su cuenta bancaria.

A su vez, en mayo pasado el gobierno confirmó la eliminación del impuesto para las operaciones realizadas en corresponsalías bancarias complementarias, es decir, en corresponsalías que funcionan fuera de las sucursales bancarias como estaciones de servicio, supermercados, farmacias o el correo estatal. Sin embargo, y más allá de estos últimos cambios, casi todos los contribuyentes pagan el impuesto al cheque, lo que difiere es el porcentaje que cada uno puede descontar. Los únicos realmente exentos son los pagos de haberes, jubilaciones, pensiones, los estados nacionales, provinciales, municipales, y las operaciones inmobiliarias.

En los próximos días, el Gobierno Nacional buscará reactivar el sector constructor a través de beneficios impositivos para los desarrolladores mediante exenciones en impuesto a las Ganancias, el IVA y el impuesto al cheque. Y recientemente, las billeteras electrónicas como Ualá, Mercado Pago, Todo Pago, entre otras, también empezaron a pagar el impuesto al cheque. Estas plataformas eran preferidas no solo por la fluidez y facilidad de las transacciones, sino también porque no estaban obligadas a pagar el impuesto. Sin embargo la AFIP estipuló que estos nuevos actores no serán contribuyentes exentos y permitirá incrementar los ingresos del fisco en unos 12 mil millones de pesos anuales.

Los ingresos generados a partir de este impuesto aportan cerca del 10% a la recaudación impositiva nacional, y se reparten históricamente en un 70% para el Estado Nacional, y un 30% para los Estados Provinciales mediante la coparticipación. Por esta razón, este impuesto también resulta importante para las arcas de los estados provinciales, y constantemente es motivo de disputa a la hora de la aprobación de los presupuestos y las modificaciones en los tributos coparticipables.

Pese a ser un impuesto muy cuestionado, su fácil recaudación y su importancia relativa en la estructura de recursos dificulta avanzar en una estrategia decidida para eliminarlo. Es por estas cuestiones que las discusiones en torno a la vigencia de este tributo cobran notoriedad en el debate público en época electorales o de discusión por una reforma tributaria.

El impuesto al cheque en el mundo

La aplicación de un impuesto al cheque no es algo común en el mundo, y su imposición se realiza momentáneamente y durante época críticas de déficit fiscal. Por esta y otras cuestiones referidas al régimen tributario de la Argentina es que la presión impositiva sobre las empresas argentinas es la segunda más alta a nivel global, sólo superada por Comoras, un pequeño país de África, según un informe del Banco Mundial y la consultora PwC.

Se habló de
-

Últimas Noticias

s