icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
ECONOMÍA

A un mes del inicio de la gestión Fernández: qué piensa, espera y pide el empresariado

A un mes del inicio de la gestión Fernández: qué piensa, espera y pide el empresariado
Alberto Fernández, en la UIA, a fines de noviembre.

Pasaron 30 de los 100 días de “luna de miel” que se le suelen dar a los gobiernos luego de que asumen. A primera vista, el empresariado, en sus diferentes versiones, ve como positivas –aunque algunos subrayan “antipáticas”- las medidas adoptadas por la gestión de Alberto Fernández en un contexto de “emergencia”.

También depositan amplias expectativas en que se concrete la tan prometida “tranquilidad” en la macroeconomía y la renegociación de la deuda, piden revertir la crisis con “políticas de largo plazo” –tener superávits, por ejemplo- y desean un reflorecimiento del consumo. Aunque otros, también, critican abiertamente la creciente presión tributaria y se inquietan ante una posible “explosión inflacionaria”.

"El balance es positivo. Se entendió que la Argentina está atravesando un momento de emergencia y que había que tomar medidas de emergencia. En ese sentido, es positivo lo que se ha hecho con el tipo de cambio, las tarifas y la ayuda a las pymes", sostuvo en diálogo con A24.com, José Urtubey, director de Celulosa y directivo de la UIA.

Al mismo tiempo planteó que el "principal desafío" está puesto en cómo se logra revertir la crisis y planificar un crecimiento a "mediano y largo plazo".

"Hay que tener paciencia", sostuvo Urtubey, en referencia a la renegociación con bonistas y el FMI. Considera que todavía se está a tiempo de poder iniciar un buen diálogo del que se obtengan resultados aceptables.

Miguel Blanco, coordinador del Foro de Convergencia Empresarial, en un panel del último Coloquio de Idea, en Mar del Plata.
Miguel Blanco, coordinador del Foro de Convergencia Empresarial, en un panel del último Coloquio de Idea, en Mar del Plata.

"Es más de lo mismo", sostuvo en diálogo con A24.com el coordinador del Foro de Convergencia Empresarial (FCE) Miguel Blanco. El empresario, con una visión más pesimista, indicó que si se tiene en cuenta la batería de medidas lanzadas por la gestión Fernández incluidas en la ley sancionada en el Congreso, "no hay nada nuevo ni ha cambiado nada".

Blanco advirtió que con una mayor presión impositiva "a costa del sector privado", la instalación del pago de la doble indemnización por despido y las pocas señales de racionalización del gasto público "no se va a dar una reactivación ni se va a generar empleo genuino".

A lo sumo habrá una "reactivación efímera", lanzó. Y sumó: la situación en general "se ha agravado". El empresario estimó, además, que puede haber "una explosión inflacionaria" y que no llegarán nuevas inversiones por las "señales contradictorias" que emana el Gobierno.

Los únicos puntos positivos que concedió en los primeros 30 días de Fernández en la presidencia son, por un lado, el camino prometido para lograr un superávit de las cuentas públicas y, en segundo término, que se han dado señales de voluntad de pago respecto de las obligaciones para con bonistas y el FMI y eso "facilita la negociación".

Por su parte, Daniel Funes de Rioja, titular de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL) y vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), ponderó el énfasis puesto por el presidente Alberto Fernández en la “búsqueda para superar grietas, construir diálogo social, generar espacios de discusión y en el establecimiento de prioridades”.

En ese sentido, el empresario ve con buenos ojos la puesta en marcha del plan “Argentina contra el Hambre” para “al menos atacar la cuestión de la pobreza, los problemas de desnutrición y generar un tránsito al trabajo digno”.

También valoró la forma de “resolver el problema de la deuda, evitando el default y planteando que solo el reperfilamineto permitiría afrontarla”. Sumó, asimismo, una visión positiva sobre las medidas para estabilizar las variables macroeconómicas.

“El desafío es muy grande. La contracción de la economía es muy fuerte, no solo en los más vulnerables sino también en la clase media. Creo que es importante que el presidente mantenga la línea de diálogo social abierto y permanente y que se puedan consensuar políticas de Estado que trasciendan un gobierno”, señaló el industrial ante A24.com.

Firma del Acta de
Firma del Acta de "Compromiso Argentino", entre empresarios, gremialistas y organizaciones sociales.

Desde la Cámara Argentina de Comercio (CAC) reconocen el “escenario muy complejo” en el que tomó posesión el Gobierno. “Se encontró con una economía que arrastraba muchos meses de caída de las ventas, alta inflación y muy elevadas tasas de interés. En este contexto, las flamantes autoridades nacionales adoptaron una batería de acciones”, señaló Natalio Mario Grinman, secretario de esa entidad.

Y añadió: “Entendemos que varias de estas medidas no son simpáticas para las empresas y la población en general, pero sabemos que son necesarias en la coyuntura actual”.

Grinman sostuvo que “son políticas orientadas a lograr un ordenamiento de las cuentas públicas y una consolidación del frente externo, elementos imprescindibles para lograr el crecimiento al que todos aspiramos. Valoramos la vocación demostrada por el Gobierno para escuchar al sector privado y buscar soluciones a partir del consenso”.

Entre las medidas que se llevaron los mayores aplausos para la reactivación de la economía se encuentran, según la entidad, “la extensión del programa Ahora 12, un tratamiento favorable a las Pymes y una paulatina baja de las tasas de interés”.

Marcelo Rodríguez, presidente de la Confederación General Empresaria de la República Argentina (CGERA) entendió que la prioridad del Presidente iba a focalizarse en combatir el hambre y “las necesidades de los pobres”. El paso posterior es mirar qué hay en la caja, dijo.

“Ahora es el momento de ver la producción y el trabajo. Era una necesidad mejorar la recaudación tanto en Nación como en provincia de Buenos Aires”, justificó el empresario el aumento de impuestos pedido por Fernández y Kicillof.

“Vamos a empezar a discutir los problemas productivos y es en lo que tengo confianza. Por ejemplo: el control de las importaciones, la baja de las tasas de interés, generación de empleo para que el círculo virtuoso del mercado interno empiece a funcionar. Y que la industria nacional empiece a estar presente en las góndolas de los supermercados, en las vidrieras de los negocios y en los shoppings”, cerró Rodríguez.

DHL
por Diego Landi
SUBIR

NWS

Ovación

Show