Opinión

Plazos fijos: ¿Siguen siendo una opción rentable para los argentinos o hay una nueva alternativa?

La erosión del poder adquisitivo, producto de la alta inflación de la economía argentina, lleva a buscar alternativas que brinden protección y rentabilidad. Frente al tradicional y algo decaído plazo fijo, qué alternativa se posiciona y es simple para acceder.
Plazo fijo u otra alternativa: un dilema más para los argentinos que pueden ahorrar o quieren cuidar el valor de sus ingresos. (Foto gentileza de Reba)   

Plazo fijo u otra alternativa: un dilema más para los argentinos que pueden ahorrar o quieren cuidar el valor de sus ingresos. (Foto gentileza de Reba) 

 

Por Ezequiel Baigorria (*)

En el actual contexto argentino, las inversiones pueden verse afectadas de manera significativa. Uno de los instrumentos financieros más utilizados en el país es el plazo fijo, que ofrece varias ventajas como seguridad, liquidez parcial, estabilidad y previsibilidad.

Sin embargo, por el índice de inflación, los rendimientos de este tipo de depósitos no superan el aumento dólar, lo que implica una merma del poder adquisitivo a lo largo del tiempo.

Desde hace tiempo, la inflación y las tasas de interés en los plazos fijos han fluctuado significativamente. Al analizar los datos de los últimos 5 años, el precio del dólar ha escalado rápidamente fruto de la inflación en Argentina, sobre todo en los últimos dos años, donde la inflación se aceleró significativamente.

Las tasas de interés ofrecidas en los plazos fijos han estado por debajo de los niveles de inflación (tasa real negativa), lo que ha resultado en una pérdida de poder adquisitivo para los inversores.

En 2019, los índices oficiales señalaron un 53.5% de inflación y la tasa promedio de los plazos fijos fue superior en un 12.1% lo que generó una ganancia para quienes eligieron esta opción. Sin embargo, la situación cambió el año siguiente, cuando la inflación estuvo un 2.3% por encima del beneficio de los inversores. Ya para el 2021 el desgaste de los plazos fijos fue del 12.9% y en el último año y medio la caída sumó medio punto.

De hecho, el 2022 mostró una inflación sorprendentemente alta del 94.8% en comparación a la tasa de los plazos fijos, que estuvo muy por debajo con un 57,17%. Hasta agosto de 2023, en tanto, la inflación acumulada fue del 80,2% (mensual 12,4%) con una tasa de interés promedio en los plazos fijos del 89.72% (mensual 7,47%); mientras que el dólar MEP aumentó un 97.85% anual. Es importante tener en cuenta que las tasas siempre se expresan anualmente, lo que puede afectar las comparaciones mes a mes.

Plazo fijo o dólar MEP

En vista de esta situación, es fundamental considerar algunas alternativas de inversión que puedan proteger y hacer crecer los ahorros en un contexto de estas características. En Argentina, la compra de dólares es una estrategia conocida y utilizada para resguardar los ahorros. Esta práctica es una forma fácil y segura de proteger el valor del dinero en un entorno de constante desvalorización del peso.

En el último tiempo, se ha popularizado la compra de dólar MEP, un tipo de cambio legal, utilizado para operaciones financieras, que se obtiene a través de la compra de bonos en pesos argentinos y su posterior venta en dólares en el exterior.

Este instrumento permite a los inversores mantener sus ahorros en dólares frente a la volatilidad del peso argentino. A la vez que gana espacio frente a otras alternativas más populares, pero que, en el último tiempo, no logran superar la diferencia con la inflación y la suba del dólar.

(*) El autor es Product Owner de Reba.

-

Últimas Noticias