Crisis económica

Un tercio de los trabajadores en Argentina es pobre, según la UCA

La inflación hizo estragos en la población activa. Sólo el 43,7% de la población mayor de 18 años tiene trabajo formal. Los peores índices se registran en las zonas urbanas.
Los trabajadores pobres registraron un aumento del 11

Los trabajadores pobres registraron un aumento del 11,9% y son casi un tercio del total. Los que viven en pobreza extrema crecieron un 2,5% (Foto: archivo).

Una investigación de la Universidad Católica Argentina (UCA) determinó que uno de cada tres trabajadores de nuestro país es pobre. El mayor impacto se registró en el conurbano de la provincia de Buenos Aires. La pandemia trajo aparejado un incremento de la precariedad laboral y una falta de búsqueda de los jóvenes.

El documento estadístico registró que "entre 2017 y 2020 el porcentaje de trabajadores/as pobres pasó de 15,5% a 27,4%, y de 1,9% a 4,4% al considerar un umbral de pobreza extrema". Es decir, que los trabajadores pobres registraron un aumento del 11,9% y son casi un tercio del total. Los que viven en pobreza extrema crecieron un 2,5%.

Un trabajador pobre se define como cualquier persona ocupada que trabaja (más allá de si lo hace por su cuenta o es asalariada en el sector formal o informal), y vive en un hogar pobre por ingresos, es decir, que no alcanza a cubrir la canasta básica total.

"Efectos de la pandemia COVID-19 sobre la dinámica del trabajo en la Argentina urbana. Una mirada crítica sobre el impacto heterogéneo del actual escenario tras una década de estancamiento económico (2010-2020)" fue presentado por los investigadores ODSA-UCA-CONICET Eduardo Donza, Santiago Poy y Agustín Salvia.

Ellos observaron que el incremento de la pobreza "fue significativamente más intenso" entre los trabajadores que residen en el conurbano bonaerense, principalmente, las mujeres de 35 a 59 años.

Además, en 2020 sólo el 43,7% de la población económica activa de 18 años y más logró acceder a un empleo pleno de derechos, es decir, en blanco. El 13,9% de esta población está desempleada y el 14,5% sometida a un subempleo inestable (realizando changas, trabajos temporarios o no remunerados, o siendo beneficiarios de programas de empleo con contraprestación).

Al mismo tiempo, el 27,9% contaba con un empleo regular pero precario (con niveles de ingresos superiores a los de subsistencia, pero sin afiliación alguna al Sistema de Seguridad Social).

Se habló de