Justicia

#1F, la marcha contra la Corte que tensa la grieta interna del oficialismo

Aunque el gobierno se desmarcó, el acto fue convocado por sectores oficialistas para reclamar la renuncia de los 4 jueces. Cuáles son los motivos de la protesta.
Rosario Bigozzi
por Rosario Bigozzi |
Lso 4 jueces de la Corte Suprema

Lso 4 jueces de la Corte Suprema, Maqueda, Rosatti, Rosenkrantz y Lorenzetti. 

Está organizada por líderes sindicales ligados a los Moyano y a la CTA, junto con organismos de derechos humanos, sociales y judiciales que exigen un recambio en la Corte Suprema. Levantarán sus banderas contra la impunidad, el lawfare, y pedirán la renuncia de los cuatro jueces del Máximo Tribunal.

A24.com revisó cuales son las acusaciones que recaen sobre los cortesanos según los convocantes a la protesta:

-No cumple la paridad de género con 4 varones, y más aún después de que renunció el año pasado Elena Highton de Nolasco.

-Dos de ellos aceptaron ser nombrados por decreto. Es el caso Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, quienes fueron propuestos por Mauricio Macri -sin pasar por el Congreso- con el asesoramiento de Fabián “Pepin” Rodriguez Simón, quien continúa prófugo en Uruguay, esperando que ese país resuelva si lo declara o no refugiado político.

-Demora expedientes en casos de lesa humanidad, y dicta fallos que afectan los derechos de los trabajadores.

-Prioriza causas políticas a favor de la corporación judicial, mencionando el último dictamen en el que recuperó la titularidad del Consejo de la Magistratura, organismo que se encarga de administrar la “caja” de la justicia, y tiene la facultad de proponer y remover jueces.

En definitiva, cualquier falta que pudiera cometer un integrante de la Corte Suprema podría ser juzgada y sancionada a través de un eventual juicio político. Para ello el gobierno necesitaría el consenso del Parlamento, donde hasta ahora ninguna iniciativa con el objetivo de reformar el poder judicial obtuvo resultados positivos.

¿Quién originó la convocatoria y quiénes van?

El puntapié inicial llamando a la movilización lo dieron el dirigente Luis D’elia y el juez del Tribunal Oral Criminal 29, Juan Manuel Ramos Padilla, padre del titular del Juzgado Federal 1 de La Plata.

Para D’elia “es escandaloso ver que (Carlos) Rosenkrantz y (Mauricio) Macri estén juntos de vacaciones en Villa La Angostura, porque esa es la foto que muestra la no independencia entre los poderes del Estado”.

En tanto, Ramos Padilla castigó a los jueces de la Corte diciendo que “esta es la justicia que ha perseguido a los trabajadores, que no dijo nada cuando se endeudó al país. El acuerdo con el Fondo se hizo entre gallos y medianoche y la Corte no dijo nada”.

Por su parte, el líder camionero Pablo Moyano -sin el respaldo de la CGT- y los referentes de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) encabezados por Hugo Yasky, pusieron a disposición la logística para la concreción de la marcha.

A su vez, el #1F fue sumando adhesiones, entre otros las Madres de Plaza de Mayo, el sacerdote Francisco "Paco" Oliveira, uno de los curas en la Opción por los Pobres, la Liga Argentina por los Derechos Humanos, Justicia Legítima, el Frente de Abogadxs Populares, la Asociación Civil Nace un Derecho, la Corriente de Abogadxs Laboralistas 7 de Julio, Abogados Solidarios, Maximiliano Rusconi, Graciana Peñafort, Julio Devido y La Cámpora Derecho.

Los apoyos a la marcha dentro del gobierno

Desde el gobierno el primero en respaldar la protesta fue el viceministro de Justicia, Juan Martín Mena. Luego se sumaron los diputados nacionales Eduardo Valdés y Leopoldo Moreau, la diputada e integrante del Consejo de la Magistratura Vanesa Siley, y el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi.

No obstante, la portavoz Gabriela Cerruti, advirtió que el gobierno es ajeno a la manifestación contra la Corte, a la vez que aceptó que Alberto Fernández está a favor de una reforma en el Poder Judicial.

Ayer, en declaraciones a C5N, Alberto mantuvo ese tono: criticó a la Corte ("creo que no funcionó bien este tiempo") pero fue cauto ("no planteo la persecución ni remoción, solo marco que los tribunales no funcionan bien").

Fue el propio presidente quien hace 11 meses, en su discurso de Apertura de Sesiones Ordinarias en el Congreso, describió a la Justicia como “el único poder que parece vivir en las márgenes del sistema republicano” y pidió a los legisladores que traten el tema. Su pedido quedó en la nada, y tras el resultado de las elecciones el número de legisladores que respaldan las iniciativas oficialistas no alcanzaría para garantizar los cambios.

Con todo, la vicepresidenta Cristina Fernández desde Honduras remarcó que “los golpes no se hacen con militares sino con jueces”.

Cómo contrapartida al #1F, abogados y profesores de derecho liderados por Diego Armesto, preparan la contramarcha en respaldo a las instituciones del poder judicial para el 3 de febrero.

A través de un comunicado, la agrupación Juntos por el Cambio rechazó la marcha del 1 de febrero e indicó que el oficialismo “siempre estuvo centrado en los jueces o tribunales en los que se tramitan las causas de corrupción que afectan, principalmente, a la propia vicepresidente de la República”.

En el ámbito de tribunales, denunciaron al# viceministro de Justicia, Juan Martín Mena, a Luis D'Elía y al juez Juan Ramos Padilla. La presentación la hizo el abogado Isaac Wieder, atenta contra el orden constitucional y la vida democrática. La causa quedó en manos del juez federal Marcelo Martínez de Giorgi .

s