Peronismo vs. peronismo

Marcha contra la Corte Suprema: las posturas encontradas en el Frente de Todos y el silencio incómodo del albertismo

En el entorno de Alberto Fernández y en el massismo reina la cautela. Mientras Cristina hace silencio, crecen los adherentes a la convocatoria.
Nicolás Poggi
por Nicolás Poggi |
Alberto Fernández no envió el pliego para reemplazar a la jueza Highton de Nolasco. (Foto: archivo)

Alberto Fernández no envió el pliego para reemplazar a la jueza Highton de Nolasco. (Foto: archivo)

La marcha contra la Corte Suprema que organiza un sector del kirchnerismo podría estar yéndosele de las manos al Gobierno. Si bien la Casa Rosada apoya la convocatoria, y las declaraciones de Alberto Fernández sobre el funcionamiento del máximo tribunal son recurrentes, la “epopeya” que persigue el sector más radicalizado de la coalición obliga al círculo del Presidente a tomar distancia.

La relación entre el Poder Ejecutivo y la Corte viene tensa desde hace unos meses. Y el reciente fallo del máximo tribunal contra la reforma del Consejo de la Magistratura que había impulsado Cristina Kirchner durante su segundo mandato terminó de alterar los ánimos en el Frente de Todos.

Pero claro: una cosa es cuestionar el funcionamiento del estamento más alto del Poder Judicial dentro de las propias instituciones, y otra muy distinta, respaldar abiertamente una marcha para que “renuncien” los actuales miembros.

Así se concibió la movilización para el 1° de febrero, a las 18, en la Plaza Lavalle, frente a los tribunales porteños y donde funciona la Corte. Lo que en principio fue agitado como una expresión más “marginal” del peronismo -con Luis D’Elía a la cabeza- terminó creciendo al punto de que ahora se sumaron la CTA y hasta la CGT (aunque esta última, por ahora, sólo con críticas en los medios).

https://twitter.com/Luis_Delia/status/1481308107552616451

Las palabras de D’Elía dan fe de hasta qué punto el tema divide aguas en la alianza oficialista: “Nadie en el Frente de Todos puede estar ausente o mirar para otro lado”, advirtió el dirigente. Una definición que podría dejar expuesto no sólo al albertismo sino también al Frente Renovador, el otro socio clave de la coalición.

En base a un relevamiento que hizo A24.com de fuentes oficiales, en el seno del Gobierno no hay una posición unificada.

Las voces de la marcha

juan-ramos-padilla-24092019-783639.jpg
Ramos Padilla, uno de los voceros de la marcha. (Foto: archivo)

Ramos Padilla, uno de los voceros de la marcha. (Foto: archivo)

El juez Juan Ramos Padilla, padre del también magistrado Alejo Ramos Padilla -hoy a cargo del Juzgado Federal de La Plata con competencia electoral-, le puso más presión a las cabezas del Frente de Todos: “Tengo la esperanza de que Alberto y Cristina vengan a la marcha con nosotros", manifestó sin sutilezas.

“Espero una cadena nacional o que se pongan al frente. Los estamos invitando. Había un silencio total de Alberto y ahora empezó a hablar”, celebró el juez en declaraciones a radio Delta. Y avisó también que, además, lo están llamando “ciudadanos de a pie” para sumarse a la convocatoria.

https://twitter.com/jramospadilla/status/1482787546144800768

El “silencio” del Presidente del que habla Ramos Padilla fue reemplazado ahora por una serie de críticas sobre el accionar del máximo tribunal, en un momento en que el diálogo entre ambos poderes parece estar cortado.

"La Corte actual tiene un problema de mal funcionamiento a nivel federal muy serio que afecta a los ciudadanos y parece ser un coto cerrado para la oposición. Hay que asumir la Justicia como un servicio", dijo Alberto Fernández la semana pasada, sin referirse directamente a la marcha del 1° de febrero.

En lugar de eso, el Gobierno actuará dentro de las instituciones y, tal como informó este portal, una vez que se inicie el período legislativo el Presidente enviará un proyecto para reformar la Corte y ampliar el número de integrantes de 5 a más de 10.

corte-supremajpeg.jpeg
Lso 4 jueces de la Corte Suprema, Maqueda, Rosatti, Rosenkrantz y Lorenzetti.

Lso 4 jueces de la Corte Suprema, Maqueda, Rosatti, Rosenkrantz y Lorenzetti.

Actualmente el máximo tribunal funciona con cuatro miembros: Horacio Rosatti (presidente) seguido por Carlos Rosenkrantz, Ricardo Lorezentti y Juan Carlos Maqueda. Ante la renuncia de Elena Highton de Nolasco, que dejó el cargo en noviembre pasado por haber superado el límite de edad, el Poder Ejecutivo no envió ningún pliego para reemplazarla; el plazo de 30 días para hacerlo quedó vencido. Otra señal de que el tema navega en las aguas de la incertidumbre.

Sin voces del "albertismo" que hablen de manera explícita sobre el tema, un funcionario cristinista como Juan Martín Mena, actual número 2 del Ministerio de Justicia, le dio apoyo explícito a la marcha: "Es muy positiva -dijo el dirigente camporista cuando fue consultado-. Desde ya toda expresión popular es sana y necesaria".

Quien también opinó en buen grado sobre la protesta, aunque dijo que lo hacía a título personal y no en representación del Gobierno, fue el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, que pidió que la Corte sea de 12 integrantes y avaló que "toda expresión, como dice la Constitución, tenga derecho a reclamar ante las autoridades".

anibalfernandez-carrio.jpg
Ministro de Seguridad, Aníbal Fernández. (Foto: archivo)

Ministro de Seguridad, Aníbal Fernández. (Foto: archivo)

Hasta ahí llegan las definiciones en el Gobierno sobre una convocatoria que fue creciendo con el correr de los días. Tanto en el “albertismo” como en el Frente Renovador de Sergio Massa hacen silencio. Un silencio incómodo.

Los participantes

Télam 02/09/2016 Buenos Aires: El titular de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, habla para cerrar el multitudinario acto central de la Marcha Federal en Plaza de Mayo. Foto: Raúl Ferrari/jr
Hugo Yasky, jefe de la CTA y diputado del Frente de Todos: (Foto: archivo)

Hugo Yasky, jefe de la CTA y diputado del Frente de Todos: (Foto: archivo)

A la convocatoria del sector más periférico del kirchnerismo -ese que quedó afuera de la estrcutura del nuevo Gobierno- fueron sumándose con el tiempo expresiones más formales como la CTA de Hugo Yasky.

“Vamos a participar y la semana que viene haremos la convocatoria formalmente”, dijo Yasky y justificó el escrache contra la Corte en el “plan de criminalización del movimiento sindical" que se vio en los videos de la causa "Gestapo", y en la que, dijo, "tuvo una participación lo que se denominó la pata judicial” en tiempos del macrismo.

En declaraciones a El Destape Radio, el dirigente y diputado dijo que el objetivo es que la marcha del 1° de febrero sea el “paso inicial, una convocatoria que se amplíe y que tenga una proyección de acciones de movilización y convocatoria de asamblea”.

Acuña.jpg
Carlos Acuña, cotitular de la CGT. (Foto: archivo)

Carlos Acuña, cotitular de la CGT. (Foto: archivo)

Desde la CGT, el cotitular Carlos Acuña aclaró que la central obrera “nunca participó de ninguna reunión donde se proponga una movilización” y respondió que la organización no va a marchar porque "no se sabe el objetivo”. Aunque, en diálogo con la misma radio, aprovechó para pedir que todos los actores, incluida la Justicia, hagan una “autocrítica” y “se pongan los pantalones largos y ver qué está bien y mal en cada uno de los sectores”.

Los reclamos

Milagro Sala (1).jpg
Milagro Sala cumple actualmente arresto domiciliario. (Foto: archivo)

Milagro Sala cumple actualmente arresto domiciliario. (Foto: archivo)

La lista de demandas incluye fallos recientes contra el Gobierno como el rechazo a la reforma del Consejo de la Magistratura, un supuesto aval a la “mesa judicial” orquestada durante el macrismo para armar causas contra kirchneristas y hasta la situación procesal de Milagro Sala, que sigue bajo arresto domiciliario. “Que hoy todavía Milagro Sala esté detenida es que hay algo que está funcionando mal", dijo Alberto Fernández al justificar sus críticas al Poder Judicial.

De fondo pesa el futuro judicial de Cristina Kirchner, que se mantiene en silencio en torno al tema y que sabe que la situación de varias de sus causas podrían terminar definiéndose en la instancia del máximo tribunal.

La oposición, por su parte, prefiere centrar sus críticas en la marcha, con la voz cantante del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, antes que dar explicaciones sobre la causa “Gestapo” en la que funcionarios de la ex gobernadora María Eugenia Vidal dejaban clara su intención de avanzar judicialmente contra los gremios bonaerenses.

s