Un fenómeno alarmante

La inquietante advertencia de la ONU sobre el calor extremo y el cambio climático

Los últimos 8 años fueron los más agobiantes en la historia del planeta desde que hay registros. Las altas temperaturas ya modifican la vida y la economía del ser humano.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
El calor extremo en el hemisferio norte

El calor extremo en el hemisferio norte, prueba del efecto invernadero y el cambio climático hoy (Foto: A24.com).

"El cambio climático es un problema grave y los países deben reaccionar", es la cruda reflexión de Petteri Taalas, secretario general de la OMM (Organización Meteorológica Mundial) que depende de Naciones Unidas. Las temperaturas de este verano en el hemisferio norte causan graves inconvenientes en Europa, Estados Unidos y Asia. En Corea del Sur, inundaciones inusuales provocadas por una gran evaporación a causa del calor y la formación de nubes de tormenta dejaron un saldo de 40 muertos en solo 24 horas.

En Europa y en los Estados Unidos, el calor extremo no solo pone en peligro la vida humana. Afecta también a la actividad económica de varias maneras: desde el aumento de las atenciones y servicios médicos -por golpes de calor o deshidratación- hasta lugares turísticos por excelencia -como en España y Grecia- que pierden flujos de visitantes porque no se puede soportar las extremas temperaturas en sitios que eran considerados "paraísos en el descanso del verano".

Embed

En Estados Unidos, la situación de la región sur, donde se encuentran grandes desiertos, también dominó la preocupación de la salud pública. Se trata de 100 millones de personas, sobre una población de 331 millones, que sufre directa o indirectamente los efectos negativos de todo tipo por el calor excesivo, cada vez más frecuente y más intenso.

Todos estos factores no hacen más que confirmar que las alarmantes predicciones sobre el impacto del cambio climático ya está aquí y habrá que adaptarse a este "nueva normalidad", para retomar una expresión que nos dejó la salida de la pandemia de covid.

baarcelona deshidratado .jpg
Una persona es auxiliada en pleno centro de Barcelona por deshidratación (Foto: gentileza La Vanguardia).

Una persona es auxiliada en pleno centro de Barcelona por deshidratación (Foto: gentileza La Vanguardia).

El calor extremo ya es un elemento habitual del clima global

Para la OMM, los últimos 8 años han sido los más calurosos desde que hay registros en el planeta. Con valores cada vez más altos, que duran más tiempo y en zonas más extendidas por el globo.

En consecuencia, la advertencia del organismo dependiente de Naciones Unidas dice que es imprescindible tomar medidas para "convivir" con esta nueva situación climática, amenazante para el ser humano. Los cambios son múltiples y el margen para revertirlo es casi ínfimo en muchos campos.

El retroceso (¿final?) de los glaciares, una batalla perdida

El calor extremo hace que el nivel de los glaciares en todo el mundo vaya retrocediendo como nunca antes ocurrió. El problema es doble: los glaciares son de las más grandes reservas de agua potable en el planeta.

Un informe de UNICEF señaló en 2021 que miles de millones de personas corren el riesgo de no tener acceso al agua potable, saneamiento e higiene en el hogar antes de 2030. Se combinan para eso factores como el progreso de los países y el cambio climático.

Es ahí donde el tema de los glaciares hace su gran impacto: muchos se reducirán a niveles mínimos y otros desaparecerán. Serán miles de millones de litros de agua dulce que se perderán.

Esto tendrá otro efecto igualmente peligroso para el hombre. Los enormes volúmenes de agua dulce harán elevar los niveles de los océanos. Estados insulares y ciudades costeras en todo el planeta quedarán total o parcialmente bajo el agua. Como la situación será permanente, ya no será posible vivir en esos lugares. Muchas son ciudades altamente desarrolladas que, en pocos años, pueden pasar a ser “inhabitables” tal como las conocemos ahora.

Esto tendrá un impacto demográfico inmediato, pero también en la economía de los países. ¿Dónde reubicar a millones de personas? ¿Qué pasará con las actividades económicas de esas ciudades??

Con repasar lo que ocurre en el hemisferio norte se comprende la gravedad de la advertencia de la ONU. Los efectos van desde lugares imposibles para estar al aire libre hasta el impacto para la transformación de industrias como el turismo. Los problemas que marca el cambio climático son variados y graves. Y de nuevo, no hay que esperar hasta 2030. Los cambios por el efecto invernadero ya llegaron para quedarse.

El calor desértico amenaza a los Estados Unidos

En el sur de California, en Nuevo México, Arizona y Texas, las temperaturas llegan en este verano boreal a 45 grados celsius. Pero el suelo, con el pavimento y las veredas en ciudades como Phoenix, llegan a los 80 grados.

Una novedad que aportan los médicos es que tuvieron que atender casos de quemaduras graves de personas en sus pies -por caminar descalzas en las playas- y quemaduras en la piel. Incluso, gente con quemaduras de cuidado por caerse en la calle y apoyar sus manos o brazos sobre un piso hirviendo.

valle de la muerte .jpg
Como si fuera una advertencia del "far west". Un cartel advierte el riesgo de entrar al valle de la muerte, en California, por el extremo calor (Foto: gentileza LA Times).

Como si fuera una advertencia del "far west". Un cartel advierte el riesgo de entrar al valle de la muerte, en California, por el extremo calor (Foto: gentileza LA Times).

Esto también afecta al turismo de lugares "exóticos" como el "Valle de la Muerte", en el sureste californiano. Sobre la superficie, el termómetro marca más de 80 grados. Toda actividad -la turística es clave- está suspendida desde hace días.

En Europa, un colapso para la economía del verano

En 2022, Europa comenzó a recuperarse por el parate de la pandemia de Covid. Y en este 2023, el nivel de las frecuencias aéreas ya se equiparó a los niveles prepandemia. Pero este calor extremo afecta al turismo del sur europeo. Lugares que "viven" de esta actividad como la Costa Brava y la Costa Blanca española; las Islas baleares; la costa Azul de Francia; todo el litoral marino sobre el Mediterráneo en Italia y Grecia vieron perder visitantes porque el calor es insoportable.

partenón de atenas.jpg
Grecia. Por el calor extremo se clausuró el acceso a la Acrópolis de Atenas (Foto: Gentileza ABC).

Grecia. Por el calor extremo se clausuró el acceso a la Acrópolis de Atenas (Foto: Gentileza ABC).

El turismo es el 15% del PBI en España y el 20% en Grecia. Pederlo por el cambio climático afectará en gran manera las economías de ambos países.

Esto se suma a las alertas sanitarias para evitar estar al aire libre por las calles e incluso en determinados horarios en las playas. Es para cuidar la salud, evitar muertes por golpes de calor o deshidratación. Al mismo tiempo, si hay menos gente por las calles, la actividad económica también se reciente.

En Corea del Sur, la alarma llega por graves inundaciones

Ríos de agua corren en lugar de las calles por varias ciudades coreanas. Solo en un día murieron 40 personas sepultadas por el agua. La gravedad fue tal que el presidente del país, Yoon Suk-yeol, dijo que se terminaron las especulaciones: el cambio climático ya provoca estas catástrofes y criticó a las autoridades por no ponerse a imaginar soluciones sobre un escenario complejo para la vida sobre la superficie del planeta.

corea inundaciones.jpg
Corea del Sur. 40 muertes por inundaciones inusuales. El presidente del país lo atribuye directamente al campo climático (Foto: gentileza ABC).

Corea del Sur. 40 muertes por inundaciones inusuales. El presidente del país lo atribuye directamente al campo climático (Foto: gentileza ABC).

"No se puede obviar la crisis climática", dijo en unas breves declaraciones.

Otra complicación general. La Organización Mundial de la Alergia alerta sobre otra de las consecuencias del cambio climático. Este calor generalizado modificó la etapa de floración, que se amplió. El contraste entre el otoño y la primavera ya no es tan notorio. La floración ocurre ahora en momentos inesperados. Una mala noticia para los que tienen alergias. Otro costado para seguir el cambio climático desde la salud pública.

Una ventana pequeña a la esperanza

A pesar de este oscuro panorama, el funcionario de la OMM dejó un espacio para la esperanza. Según Petteri Taalas, tantas advertencias dejaron focos de concientización sobre este problema que condiciona el futuro del ser humano sobre la tierra.

Como en cualquier campo, la inteligencia humana diversificó los elementos para luchar contra el efecto invernadero. Tal vez tarde, pero hay tiempo para evitar una catástrofe.

Los pocos efectos de mitigación de las emisiones de CO2 (dióxido de Carbono) hicieron que aún se pueda evitar que las temperaturas suban en promedio entre 3 y 5 grados, que sería devastador e irreversible. Si esto se mantiene, los nuevos valores podrían oscilar entre 2,5 y 3 grados.

Con un esfuerzo más para convencer a los líderes de los países más contaminantes (Estados Unidos, China, Rusia y la UE en su conjunto) se podría alcanzar, tal vez, el gran objetivo del protocolo de París: tolerar un calentamiento de solo 1,5 grados más.

"Sería lo mejor para el bienestar de la humanidad, la biosfera y la economía mundial”, dijo el secretario general de la OMM.

Pero por ahora, el cambio climático demuestra que no vamos muy convencidos hacia lo que pide el funcionario que depende de las Naciones Unidas.