LGTBIQ+

Uganda y una polémica ley que castiga las relaciones homosexuales

Los legisladores aprobaron la ley por considerar que "protege la cultura nacional y los valores" y para el presidente del país, que gobierna desde 1986, los homosexuales son "pervertidos". Críticas de la ONU, Estados Unidos y la Comunidad Europea.
Uganda y una polémica ley que castiga las relaciones homosexuales

El presidente de Uganda promulgó hoy una controvertida ley contra la comunidad LGBTIQ+, que penaliza incluso con la muerte a las relaciones entre personas del mismo sexo, lo que desató críticas por parte de organizaciones humanitarias, gobiernos occidentales y fue calificada como una de las más represivas del mundo.

"El presidente aprobó el proyecto de ley contra la homosexualidad 2023", anunció el despacho del mandatario, Yoweri Museveni, en un breve comunicado en su cuenta de Twitter.

La ley, fustigada por la ONU y países como Estados Unidos, se aprobó el 21 de marzo en el Parlamento y fue defendida por los legisladores con el pretexto de que estas medidas protegen la cultura nacional y sus valores.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Volker Türk, calificó el texto como "discriminatorio" y expresó su "consternación" por la promulgación de esta legislación "draconiana".

A fines de abril, el presidente Museveni pidió a los parlamentarios que volvieran a examinar el texto, instándolos a precisar que no es un crimen "ser homosexual", pero que sí están penalizadas las relaciones entre personas del mismo género, es decir, que no será delito la orientación sexual, pero sí los "actos", que pueden ser castigados con prisión perpetua.

La nueva ley permite la pena de muerte por la "homosexualidad agravada", para casos de relaciones sexuales que involucren a personas infectadas con VIH y menores; y castiga con una pena de hasta 14 años de prisión por el cargo de "intento de homosexualidad agravada".

Marcha del orgullo LGBT.png
La marcha del orgullo es "un movimiento de reclamos, contestatario, que da el orgullo como respuesta política a la vergùenza social que se imponía por ser gays, lesbianas, travestis, transexuales y bisexuales", dice Marcelo Sunthein, vicepresidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA).

La marcha del orgullo es "un movimiento de reclamos, contestatario, que da el orgullo como respuesta política a la vergùenza social que se imponía por ser gays, lesbianas, travestis, transexuales y bisexuales", dice Marcelo Sunthein, vicepresidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA).

Día del orgullo: se celebra cada 28 de junio en cientos de ciudades del mundo. La fecha remite a un momento bisagra para lo que hoy es la comunidad LGTBIQ+. En el pub Stonewall decenas de gays, lesbianas y travestis le dijeron basta al hostigamiento de la policía.

La homosexualidad está penalizada en el país del este africano como un "crimen en contra del orden de la naturaleza", desde las leyes que rigieron durante la colonización, pero desde la independencia en 1962 nunca ha habido una condena por actos sexuales consentidos entre personas del mismo género.

La legislación cuenta con un amplio apoyo de la opinión pública en Uganda, un país mayoritariamente cristiano, donde las personas son muy religiosas y la comunidad LGBTIQ+ sufre mucha discriminación.

El debate de la ley en el Parlamento estuvo marcado por el uso de insultos homofóbicos y el propio presidente se refirió a las personas que sienten atracción por otras de su mismo género como "pervertidas", informó la agencia de noticias AFP.

"Como Parlamento de Uganda, tomamos en cuenta las preocupaciones de nuestro pueblo y legislamos para proteger el carácter sagrado de la familia (...). Nos mantuvimos firmes para defender la cultura, los valores y las aspiraciones de nuestro pueblo", afirmó la presidenta del Parlamento, Anita Among.

Las organizaciones que sean acusadas de incentivar las relaciones entre personas del mismo sexo pueden ser prohibidas durante diez años, según la norma.

Las reacciones de la sociedad civil fueron silenciadas en un país donde Museveni gobierna con mano de hierro desde 1986.

A nivel internacional, el proyecto de ley provocó indignación.

joe biden.jpg

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo hoy que la ley constituye una "trágica violación" de los derechos humanos y debe derogarse.

Un comunicado de la Casa Blanca detalló que Biden pidió al Consejo de Seguridad Nacional que analice "los compromisos de Estados Unidos con Uganda en todos sus aspectos", entre ellos, la asistencia a la lucha contra el sida y otras ayudas e inversiones.

Washington estudiará la posibilidad de imponer sanciones a Uganda y restringir la entrada en Estados Unidos de ugandeses implicados en abusos contra los derechos humanos o corrupción, según detalla el comunicado.

El jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, dijo en Twitter que la ley era "deplorable".

"La promulgación de la ley contra la homosexualidad por el presidente ugandés Yoweri Museveni es deplorable. Esta ley es contraria a los derechos humanos", escribió Borrell.

"El gobierno ugandés tiene la obligación de proteger a todos sus ciudadanos y hacer valer sus derechos fundamentales. Si no lo hace, pondrá en juego las relaciones con sus socios internacionales", añadió.