Copa Libertadores

River y una noche de Copa teñida de realismo mágico

El River de Gallardo recurrió a la épica para sobrevivir en esta Libertadores. Para los que pronostican su caída... nunca subestimen el corazón de un campeón.
Hugo Balassone
por Hugo Balassone |
El River de Gallardo

El River de Gallardo, y Enzo Pérez, en una noche de realismo mágico. 

Las imágenes eran de realismo mágico. Enzo Pérez en el calentamiento previo con una muslera en su pierna derecha siendo estimulado de cerca por un convaleciente Javier Pinola. Sin suplentes. Con los juveniles Lecanda y Peña debutando en la primera en estas circunstancias. Con titulares que no serían titulares como Fontana y Carrascal. Contra la pandemia y contra los rigurosos reglamentos. Contra los francotiradores agazapados que esperan la caída del imperio.

El domingo llevando a Boca a penales, y sobre todo anoche, este River demuestra orgulloso que sigue siendo competitivo en tiempos de covid. Los anticuerpos para proteger a un arquero improvisado se sustentaron en la solidez de una defensa donde Lecanda, Maidana y Martínez impedían la posibilidad de algún intento del rival.

Podrá atenuarse la dimensión del triunfo desde la impotencia de Independiente Santa Fe, pero ésta conquista de River nos recuerda la valentía que muestra este equipo. Los nombres son otros, pero el gen de este equipo nació con Gallardo. Y pasa el tiempo, y cuando parece doblarse como el domingo en La Bombonera, tiene oportunidades para reivindicarse.

Estas dificultades en el cierre de la temporada lo expusieron a demostrar de qué material esta construido este ciclo inolvidable. Y la empatía que los une se demuestra en la solidaridad para estar a la altura a pesar del cansancio y la falta de variantes en el complemento.

También en esa entrega hubo algo de respuesta al entrenador, que había quedado como el responsable por desafiar las reglas de la Conmebol. La negativa a incluir a un arquero los invitó al juramento frente a la adversidad.

River salió a avasallarlo y consiguió una diferencia rápida que luego sostuvo con determinación. La historia le reservará a Enzo Pérez un lugar de privilegio ante la nobleza para asumir el reto de ocupar el arco sin el oficio para hacerlo, y arrastrando una lesión.

A pesar de todas los obstáculos, y con el morbo constatado por más de 20 puntos de rating, River recurrió a la épica para sobrevivir en esta Libertadores. En definitiva, para aquellos que pronostican su caída, nunca subestimen el corazón de un campeón.

Se habló de