Alegatos finales

Juicio al "hombre gato": el fiscal de la causa pidió que se lo declare culpable

El fiscal consideró que Gil Pereg cometió un "asesinato despiadado" con "plena consciencia de sus actos". Se espera que hoy el jurado de a conocer su decisión.
 Juicio al hombre gato: el fiscal de la causa pidió que se lo declare culpable.

 Juicio al "hombre gato": el fiscal de la causa pidió que se lo declare culpable.

En su alegato de clausura, el fiscal mendocino Fernando Guzzo pidió este miércoles al jurado popular que dicte un veredicto de culpabilidad para el israelí Gilad Pereg, más conocido como el "hombre gato", por los asesinatos de su madre y de su tía, quienes fueron halladas enterradas en los fondos de su casa de la localidad de Guaymallén en enero de 2019,

El funcionario judicial consideró que el israelí cometió un "asesinato despiadado" con "plena consciencia de la criminalidad de sus actos". En este sentido, expresó: "Nunca negamos que tiene una enfermedad, que padece una patología" pero dijo que "no es inimputable". Se espera que hoy el jurado popular de a conocer su veredicto.

En tanto, su abogado defensor se explayó sobre los problemas de salud mental del acusado y pidió la "inimputabilidad" de Pereg, así como una condena por "homicidio atenuado".

El "Hombre gato" y el doble crimen de su madre y su tía

El doble crimen de las israelíes -su madre, Phyria Saroussy (63), y su tía, Lily Pereg (54)- fue descubierto el 26 de enero de 2019 cuando, luego de días de búsqueda por Mendoza e, incluso, Chile, los cuerpos fueron hallados enterrados en un predio propiedad de Pereg, ubicado en calle Julio Argentino Roca 6079, de Guaymallén.

La búsqueda de las mujeres se había iniciado el 12 de enero, cuando Pereg, un hombre de 1.90 metros de altura, cabeza rapada, que solía vestir remera y short y que se hacía llamar en el barrio "Nicolás", denunció ante la policía la desaparición de ambas, quienes habían ido a visitarlo a Mendoza.

Desde su detención, el israelí evidenció una extraña conducta: maullaba y actuaba como felino. En rigor, en la propiedad donde encontraron los cadáveres convivía con decenas de gatos. En la primera audiencia del juicio que se lleva en su contra, el "hombre gato" tuvo que ser desalojado de la sala porque no paró de "maullar".

Se habló de
s