Casa Rosada

Alberto Fernández se vuelve a poner el traje de Presidente: suspendió reunión de gabinete de Juan Manzur y volvió a ocupar el centro de la Casa Rosada

Alberto retoma de a poco la agenda que mezcla reuniones en la Casa Rosada, con actos y recorridas de campaña. ¿Qué rol ocupa ahora Manzur?
Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
Alberto Fernández retomó la actividad plena en Casa Rosada

Alberto Fernández retomó la actividad plena en Casa Rosada, tras más de 10 días de bajo perfil por la derrota en las PASO.

En medio de un clima de incertidumbre en la Casa Rosada por los cambios en la Corte Suprema de Justicia, el presidente Alberto Fernández volvió a ocupar el centro del escenario tras más de 10 días de bajo perfil que lo mantuvo al margen de las principales decisiones políticas del Gobierno tras la derrota en las PASO y la crisis por los cambios en el Gabinete.

De a poco, Alberto retomó esta semana una agenda que mezcla reuniones en la Casa Rosada con gremios y ministros en el marco de actos de gestión, con recorridas de campaña electoral en barrios del conurbano bonaerense.

El miércoles, por primera vez, el presidente desplazó al nuevo jefe de Gabinete, Juan Manzur, de la centralidad total que venía ocupando desde que asumió el pasado 22 de septiembre.

De la hiperactividad de Manzur al retorno de Alberto Fernández

Alberto Fernández se volvió a reunir con la CGT en Casa Rosada. Acordaron impulsar nueva ley sobre condiciones laboraldes.jpg

Desde el cambio de gabinete, la hiperactividad de Manzur contrastaba con la escasa actividad del Presidente después de la crisis por la derrota del Frente de Todos en las PASO, que había desplazado a Alberto Fernández a un clima de total misterio en las últimas dos semanas.

Sin agenda oficial en la residencia de Olivos, el Presidente había pasado entre el 22 de septiembre (el día que renunciaron todos los ministros kirchneristas) hasta la semana pasada, la mayor parte del tiempo acompañado solo por su círculo más íntimo: la primera dama, Fabiola Yañez y el secretario General de Presidencia, Julio Vitobello, el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz y el nuevo vocero, Marcelo Martín, los únicos que lo siguen a todos lados.

Se suman al puñado de funcionarios del entorno más cercano al Presidente, el jefe de asesores, Juan Manuel Olmos, con quien suele almorzar casi todos los días.

Pero el retorno a la normalidad empezó el jueves pasado, tras el primer acto que compartió Alberto con la vicepresidenta Cristina Kirchner en la Casa Rosada para anunciar la ley de promoción de la agroindustria.

El Presidente había quedado relegado a apariciones esporádicas en casas de vecinos del conurbano solo difundidas por las redes sociales.

Alberto Fernández en Moreno.jpg
El presidente Alberto Fernández en nueva recorrida de campaña con vecinos del municipio bonaerense de Moreno.

El presidente Alberto Fernández en nueva recorrida de campaña con vecinos del municipio bonaerense de Moreno.

En el entorno del presidente, admiten que Alberto Fernández cambió el ánimo después de asumir la derrota y ahora con el nuevo slogan de campaña: “Escuchamos y tomamos nota de las demandas de la gente” y el nuevo gabinete en marcha con Manzur.

Cambio en el clima de reuniones en la Casa Rosada y las salidas de Manzur

Manzur con los ministros Carla Vizzotti (Salud) y Gabriel Katopodis (Obras Püblicas) entregando ambulancias para las provincias..jpg

El jefe de Gabinete, Juan Manzur no esconde sus aspiraciones presidenciales para 2023 y el ministro del Interior, Wado De Pedro, tampoco esconde que es el delegado de Cristina Kirchner para monitorear todas las acciones del Gobierno; por eso, se vio a ambos participando de casi todos los actos junto a Manzur y de las reuniones políticas del Presidente con la CGT.

Eso sí, todo el gobierno comparte el nuevo slogan de campaña y de gestión: escuchar a las demandas de la gente en los barrios, con encuentros cara a cara: desde el presidente para abajo, ministros y candidatos, pero también de los intendentes y gobernadores del PJ que reclaman medidas para recuperar al electorado peronista perdido.

La crisis de la Corte, la CGT y empresarios de la Construcción como aliados

Ministros Juan Manzur, Martín Guzmán, Wado De Pedro, Claudio Moroni y Matías Kulfas en la Convención Anual de la Cámara Argentina de la Construcción.jpg

El martes el retorno fue completo: Alberto difundió a través de sus voceros que estaba en control de las novedades de la Corte Suprema de Justicia, y que la jueza Elena Highton de Nolasco le había avisado personalmente, por teléfono antes de presentar su renuncia.

El presidente permaneció todo el día en la residencia de Olivos, sin agenda pública pero cerró la jornada con su primer discurso público después de aquel reencuentro tenso con Cristina en el Museo de la Casa Rosada:

Fue para anunciar en el predio de La Rural, en la Convención Anual de la Cámara de la Construcción el programa para transformar planes sociales en empleos genuinos con subsidios del Estado y apuntó contra los empresarios que tienen sociedades offshore.

Por el foro antes habían pasado los principales ministros. Manzur, De Pedro, Martín Guzmán, Matías Kulfas y Claudio Moroni. Pero el mensaje fue que cerró el Presidente.

Un día después, Alberto ordenó suspender la segunda reunión de gabinete completo que había convocado Manzur para este miércoles con su participación en Olivos, y cambió toda la agenda.

Alberto retomó el centro de las reuniones con la CGT, la CTA y una docena de gremios en Casa Rosada, mientras mandó a Manzur a recorrer actos de anuncios de obras y entregas de ambulancias en el conurbano con otros ministros.

Más tarde, se sumó a las reuniones convocadas por Manzur y Wado De Pedro en la Casa Rosada con los gobernadores de La Pampa, Sergio Ziliotto y de La Rioja, Ricardo Quintela.

El Gobierno comprendió que haber corrido del centro de la escena al Presidente empezaba a preocupar por la situación de debilidad de jefe del Poder Ejecutivo. De a poco, en Balcarce 50 intentan reconstruir la autoridad debilitada por las internas. ¿El clima en el gobierno empieza a normalizarse?

s