Cambios en el Gobierno

Alberto Fernández y Silvina Batakis: la primera foto oficial de la reunión que mantuvieron en Olivos

La flamante ministra de Economía se mostró sonriente con el Presidente en lo que fue la primera foto oficial después de una extensa reunión en la Quinta de Olivos.
Alberto Fernández sumó a Silvina Batakis a su encuentro con Joe Biden.   

Alberto Fernández sumó a Silvina Batakis a su encuentro con Joe Biden. 

 

Pasadas las 8.20, la flamante funcionaria arribó este lunes a la Quinta de Olivos, donde tuvo una extensa reunión de más de cuatro horas con Alberto Fernández. El objetivo fue trazar los lineamientos a seguir y componer el Gabinete económico que la acompañará en la cartera gubernamental más complicada que tiene hoy el país.

Batakis, quien hasta el momento se desempeñaba como secretaria de Provincias del Ministerio del Interior, mantuvo un desayuno de trabajo en Olivos con el mandatario y con el canciller Santiago Cafiero.

Después de ese encuentro, la imagen que trascendió es entre el Presidente y la reciente ministra de Economía donde se los ve a ambos muy sonrientes.

Batakis asumirá recién a las 17. Según informó la portavoz presidencial "por el momento no está previsto" que hable el presidente Alberto Fernández. Por otro lado, según informaron fuentes del entorno del presidente a A24.com todas las medidas que tome la nueva ministra se anunciarán por medios oficiales.

Embed

La agenda de Silvina Batakis para los próximos días

La designación de Silvina Batakis como nueva ministra de Economía viene a completar las tareas pendientes de Martín Guzmán, entre las que se encuentra la renegociación de la deuda con el Club de París, la definición de las nuevas tarifas de luz y gas, y promover una baja de la inflación.

Batakis deberá reprogramar su agenda para viajar a la capital francesa en momentos en que los vencimientos de la deuda con los Estados europeos se aproximan y se requiere de una nueva negociación para reprogramar los pagos.

El encuentro con la organización de acreedores estaba previsto para el próximo miércoles 6 de julio, con el objetivo de obtener una modificación de las metas para el segundo trimestre y renegociar nuevas condiciones de tasas de interés y plazos.

silvina batakis.jpg

La ministra viene de desempeñarse en el manejo de las relaciones fiscales y financieras con las provincias, lo que le augura un gran base de apoyo de los gobernadores, en particular del oficialismo.

La urgencia de las cuestiones económicas apura la necesidad de enviar señales a los actores domésticos y del exterior que la ayuden a transitar los primeros momentos.

Además, en la Quinta de Olivos también se encuentra presente el canciller Santiago Cafiero, hombre de confianza del presidente. La agenda próxima de la funcionaria, en paralelo, incluirá la continuidad del mercado de bonos en pesos, el cepo ajustado a las importaciones para acumular reservas, la aceleración de la inflación y la continuidad del acuerdo con el FMI.

Los principales problemas que deberá asumir Batakis como ministra de Economía

Por otro lado, le tocó negociar con la Ciudad de Buenos Aires el redireccionamiento de los fondos coparticipables adicionales por el traspaso de la seguridad al distrito, aunque esta tarea se encuentra pendiente de definición en la Corte Suprema.

Al mismo tiempo, no podrá descuidar algunas cuestiones macroeconómicas, como la renegociación de la deuda en pesos que va venciendo y sobre la cual es preciso reprogramar los plazos, para lo cual deberá coordinar con el Banco Central el manejo de la tasa de interés y la asistencia financiera al Tesoro.

A Batakis también le espera la revisión de las metas cuantitativas acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI) dentro del actual programa de Facilidades Ampliadas, que le permita al país acceder a otro tramo de financiación con fondos frescos y para reforzar el sistema de reservas.

Las negociaciones con el FMI comenzarán antes de fin de mes, aunque el organismo le dio al Gobierno argentino un margen de maniobra más amplio para que el cumplimiento de las metas fiscales pueda administrarse a lo largo del año siempre que a fin de 2022 el déficit sea del 2,5% del PBI.