icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

Massa cambia su estrategia: con aval de Alberto, deja la sombra de la rosca y levanta su perfil en el Frente de Todos

Massa cambia su estrategia: con aval de Alberto, deja la sombra de la rosca y levanta su perfil en el Frente de Todos
Sergio Massa, con Alberto Fernández, Malena Galmarini y Fabiola Yañez en el acto del 17 de octubre (Foto: archivo).

Como si hubiera dejado pasar un tiempo prudencial en virtud de la “unidad”, Sergio Massa está empezando a volver a ser el que fue. Seguridad, instituciones, diálogo abierto: ítems que pueden chocar con cierto ideario kirchnerista pero que el tigrense quiere mantener vivos dentro del Frente de Todos. Quizás también forzado por las circunstancias -apatía gubernamental, tensiones internas y reorganización de la oposición-, el jefe del Frente Renovador tiene decidido que fortalecerá su perfil propio para sumar a eventuales aliados. El 2021 es mañana.

En los últimos días hubo algunos gestos que, bien mirados, hablan de su cambio de estrategia. Ya no será el político “burócrata” encerrado en los muros del Congreso o los almuerzos de cúpula; tampoco el dirigente peronista encolumnado en una disciplina ideológica sin ambages. Su postura es, hoy, defender al Gobierno y al Frente de Todos desde su propia identidad.

Por eso sorprendió el último sábado cuando, después de un día de liturgia peronista, fue a cenar al programa de Mirtha Legrand (conducido por Juana Viale) y soportó, estoico, cuestionamientos sobre la marcha de la gestión y sus viejas promesas de no volver con Cristina Kirchner. También puso su mejor cara ante los comentarios -siempre sagaces- de Jorge Asís sobre la encerrona del Gobierno con la cuarentena. Muy pocos de los peronistas que estuvieron en el acto de la CGT hubieran estado dispuestos a sumarse a esa mesa de etiqueta.

Sergio Massa en en la mesa de Mirtha, conducida por Juana Viale
Sergio Massa en en la mesa de Mirtha, conducida por Juana Viale

Así y todo, por ahora tiene el ok de Alberto para moverse con autonomía. “Amplía y nos equilibra”, reconocen en la Casa Rosada ante la consulta de A24.com.

En los meses que quedan del año, Massa desplegará una agenda propia que buscará dar contenido o cubrir los resquicios que el kirchnerismo, por decisión o incapacidad, deja vacantes. Un raid que tendrá su corolario en noviembre con un congreso del Frente Renovador, su criatura; el cuerpo al que le tuvo que pedir “permiso” el año pasado para volver a aliarse con el kirchnerismo.

Primero hizo una incursión en Mar del Plata (viejo botín peronista hoy en manos de Juntos por el Cambio), donde el lunes firmó convenios para obras en el puerto. Un día después anunció créditos para pymes desde Avellaneda junto a José Ignacio de Mendiguren, presidente del BICE y uno de sus delegados en el Gobierno. Para que no haya especulaciones, el tigrense compartió ese acto con el intendente Jorge Ferraresi, vice del Instituto Patria y habitual escudero de Cristina.

“Queremos posicionarnos dentro de la coalición y mostrar nuestra identidad, que dicho sea de paso no cambió nunca”, dicen cerca de Massa. El Frente Renovador quiere seguir siendo el espacio “moderado” de la alianza y ofrecer una pista de aterrizaje para que puedan sumarse radicales vecinalistas, independientes y sectores de la juventud. Una suerte de estrategia 2013 reloaded.

Cómo sigue la agenda massista

Antes de que termine el mes, Massa va a concretar una de sus apuestas más fuertes para ese objetivo: el 30 de octubre, el mismo día en que se cumplen 37 años de las elecciones que marcaron la recuperación de la democracia, el tigrense presentará una “escuela de gobierno” con Ricardo Alfonsín. Se llamará "ProyectAr" y funcionará bajo la órbita del Frente Renovador.

Pensada para atraer a los jóvenes, esta iniciativa buscará replicar conceptos de la vieja idea de “tercer movimiento histórico” acuñada por Raúl Alfonsín, un proyecto de ensueño que marcaría la unión del peronismo y el radicalismo. “El acto lo van a cerrar Ricardo, de la UCR, y Malena, del peronismo”, se entusiasman en el entorno del tigrense, como para ponerle firma a la intención de alcanzar una unidad mayor.

En noviembre, en tanto, el Frente Renovador hará un congreso partidario. El mandato será defender al Gobierno y fortalecer al Frente de Todos, dos factores del mismo producto. Para el massismo, un partido sólido y amplio contribuye a expandir los límites de la coalición. El lavagnismo -que tiene funcionarios en el Gobierno -puede estar a la vuelta de la esquina.

Ese congreso se reunió por última vez en mayo del año pasado para darle “libertad de acción” a Massa ante la posibilidad, firme en aquel entonces, de aliarse con el kirchnerismo. Fue también una suerte de despedida del tigrense de su madrina política Graciela Camaño, que en esa oportunidad se cobijó en las listas de Roberto Lavagna. El hijo pródigo volvía al reducto. La avenida del medio ya no iba más por el medio.

por Nicolás Poggi @PoggiNico
SUBIR

NWS

Ovación

Show