Poder Judicial

Causas por corrupción: empieza la etapa final de un juicio clave contra Cristina Kirchner, Lázaro Báez y Julio De Vido

Se trata de una causa clave por delitos de corrupción. La Justicia programó tres audiencias semanales para escuchar los alegatos. ¿Alguien puede ir preso?
Rosario Bigozzi
por Rosario Bigozzi |
Causas por corrupción: empieza la etapa final de un juicio clave contra Cristina Kirchner, Lázaro Báez y Julio De Vido

El primer turno será para la Unidad de Información Financiera (UIF), que actúa como querellante, aunque aún hay dudas sobre si pedirá la condena o absolución de cada uno de los acusados. Para la UIF el Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2) dispuso tres días de exposición, por lo que esta misma semana se resolverá la incógnita.

La siguiente semana habrá feria judicial, de modo que el proceso continuará en agosto con el alegato de los fiscales federales Diego Luciani y Sergio Morla, quienes contarán con 9 encuentros para lo que se presume será un detallado argumento incriminatorio.

Luego, los abogados defensores podrán desarrollar sus descargos en tres audiencias cada uno y por orden alfabético: el empresario Lázaro Báez; los ex jefes de distrito de Santa Cruz, Mauricio Collareda y Raúl Daruich; el exministro de Planificación, Julio De Vido; el exsubsecretario de Obras Públicas, Abel Fatala; la expresidenta, Cristina Fernández; el exjefe de distrito de Vialidad provincial, Héctor Garro; el exsubsecretario de Coordinación de la Obra Pública, Carlos Kirchner; el exsecretario de Obras Públicas, José López; ex Vialidad en Río Gallegos, Raúl Pavesi; el exadministrador general de la Dirección Nacional de Vialidad, Nelson Periotti; los ex funcionarios santacruceños, José Santibáñez y Juan Villafañe.

Tomando en cuenta los plazos máximos que tiene cada parte para pronunciarse ante el tribunal, el veredicto podría conocerse entre octubre y noviembre de este año. Lo cierto es que se trataría de una situación inédita en la historia, porque los jueces deberían definir si la actual vicepresidenta es culpable o inocente de los cargos que la colocan como jefa de una asociación ilícita para defraudar al Estado.

En el juicio de Vialidad se juzgan las presuntas irregularidades en la concesión de 52 obras públicas que recibieron las empresas de Báez para Santa Cruz durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. Según la acusación esas irregularidades fueron el pago de sobreprecios para obras que no se terminaron y la falta de antecedentes técnicos para acceder a los trabajos.

El rol de los querellantes tras tres años de audiencias

En mayo del 2019 se inició el juicio oral a cargo del TOF 2, integrado por los jueces Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Andrés Basso. En ese momento, el proceso tenía dos partes querellantes: la UIF y la OA (Oficina Anticorrupción).

Ambos organismos nacionales estaban dirigidos por funcionarios designados por el expresidente Mauricio Macri. La OA por Laura Alonso, y la UIF por Mariano Federici.

Su actitud en las audiencias era más ofensiva, atada a la expectativa de probar sus sospechas de corrupción durante el mandato kirchnerista.

Sin embargo, con el nuevo gobierno la situación cambió. La Oficina Anticorrupción, comandada ahora por Felix Crous, desistió de su rol de querellante y solicitó su apartamiento. Entre sus fundamentos sostuvo que su nuevo perfil es trabajar en la prevención del delito.

Por su parte, la Unidad de Información Financiera decidió no anticipar su estrategia. Hace unos días, el organismo antilavado que conduce Juan Carlos Otero, recibió el rechazó del tribunal cuando solicitó postergar su alegato porque necesitaba más tiempo para prepararlo.

Como sea, esta semana deberá argumentar su opinión ante lo expuesto durante el juicio, aunque algunas fuentes adivinan que podría sostener un planteo condenatorio para todos los imputados, excepto para la vicepresidenta Fernández.

Con este panorama, sólo queda el Ministerio Público Fiscal (MPF) para acusar. Los fiscales trabajan a puertas cerradas con sus equipos evitando filtraciones. Están analizando la prueba que se sumó durante el proceso, que incluyó unas 110 declaraciones testimoniales. Se descuenta que pedirán condenas para todos.

Los alegatos se transmitirán en vivo

Las audiencias de alegatos serán públicas, por lo que se transmitirán en vivo a través de You Tube.

Para preservar el derecho de los imputados a conocer de qué se los acusa tienen obligación de estar presentes, en este caso virtualmente debido a la nueva modalidad como consecuencia de la pandemia. Es así que Cristina Fernández y el resto de los imputados deberán conectarse para garantizar su asistencia.

Recordemos que la vicepresidenta pidió permiso para ausentarse durante casi todo el juicio excusada por sus tareas legislativas, pero esa dispensa no corre para esta etapa.

Si pidiera una excepción, el TOF 2 se encontraría en una disyuntiva que no prevé el Código Procesal, salvo por cuestiones de salud. Tampoco hay antecedentes que permitan pronosticar cuál sería la respuesta de los jueces.

s